Horóscopo 2019. Por Jimena La Torre

Llega la luz que nos ilumina

Sagitario optimiza y mejora la energía de todos.
La presencia del mejor planeta, Júpiter, en el signo al cual rige como primer y único regente es muy importante para la humanidad: es tiempo de mejoras energéticas y de encuentro de la felicidad.

Luego de que el año de Escorpio pusiera en exposición todas las miserias más fuertes del ser humano, ahora es tiempo de disfrutar, de divertirse, y lo que no se puede resolver, se deja pasar.

La vida termina siendo un carnaval, las penas terminan en risas. Es un año para sentirse libre, pero el peligro es caer en libertinaje. Porque luego llega el año de Capricornio y se juntan Júpiter, Saturno y Plutón en lo más alto del cielo para disputar la gran lucha del bien (Júpiter) contra el mal (Plutón), con Saturno de jurado…

Descubre la carta del tarot de tu signo zodiacal para diciembre

Diciembre es un gran mes para el final de año, en particular en amor y la salud, sobre todo si trabajamos nuestro interior y nuestros miedos. Vamos a generar una energía muy positiva durante este mes.
Diciembre es propicio para sacar a la luz nuestros valores humanos. Si apostamos por ello, conseguiremos ser mejores personas y nos acercaremos a un estado de felicidad plena.

La vida es una aventura maravillosa, algunas veces dura, pero recuerda que nada en este plano mata, solo nuestros miedos, como mucho nos sentimos ahogados, pero siempre teniendo la fuerza de respirar hasta el infinito.

En definitiva si apostamos por las cosas sencillas de nuestro día a día, encontraremos un impulso muy importante para conseguir todos nuestros sueños.

Recuerda que muchas veces somos nosotros mismos, quienes complicamos las cosas, déjate guiar por tu interior y actúa de de forma honesta.

Agotamiento psicológico: A veces no se cae por debilidad, sino por haber sido demasiado fuertes

¡Ya no aguanto, ya no puedo más! ¿Te suena familiar?

A veces nos derrumbamos por haber sido demasiado fuertes, por haber soportado demasiado
Por haber estado disponibles durante demasiado tiempo, por haber asumido demasiadas responsabilidades…
Cuando hay muchos "demasiados" en nuestra vida, es normal que suframos un profundo agotamiento psicológico.

El agotamiento psicológico suele ser un proceso lento, se va acumulando gota a gota sin darnos cuenta.

El problema es que termina "estallando", a menudo por situaciones sin importancia a las que en otras circunstancias ni siquiera les hubiéramos prestado atención.

La gota que colma el vaso puede ser absolutamente cualquier cosa que nos ponga frente a frente con la imposibilidad de seguir adelante.

Entonces nos desplomamos, literal o metafóricamente.

¿Qué es el agotamiento psicológico y cuáles son sus causas?

Es un estado de extremo cansancio mental y emocional, que a menudo también se acompaña de la sensación de falta de fuerza física.

Ese estado de desgaste extremo está provocado por un desbordamiento de los recursos emocionales y/o cognitivos.

En otras palabras: no damos más de nosotros. A menudo se experimenta como una especie de inercia física y mental, una sensación de "pesadez" que envuelve el día a día.

Las causas del agotamiento psicológico son variadas, aunque en muchos casos se aprecia una constante: dar demasiado y recibir muy poco.

El agotamiento psicológico aparece como resultado de una entrega constante y hasta desmesurada, ya sea en al trabajo, a los demás, a un proyecto que nos apasiona pero también nos consume, a los problemas cotidianos, a las tareas del día a día…

Al mismo tiempo, no recibimos prácticamente nada a cambio que pueda equilibrar la balanza.

No podemos descansar y relajarnos lo suficiente, no pasamos tiempo de calidad a solas con nosotros mismos y no recibimos suficiente atención, cariño y comprensión de las personas cercanas.

En práctica, es como si solo sacáramos energía de nuestro cajero emocional pero no nos preocupáramos por hacer ingresos periódicos.

En otros casos ese cansancio mental está provocado por demasiados cambios en muy poco tiempo, aunque estos sean positivos.
Sin embargo, al ocurrir tan rápido, no podemos gestionarlos y nos sentimos desbordados.

En estos casos, aunque aparentemente tengamos todo lo que deseamos, en nuestra mente tenemos encendido una especie de sensor que nos indica que algo está fallando.

Cansancio mental: Síntomas premonitorios del agotamiento

1. Pérdida de energía. La sensación de agotamiento psicológico suele reflejarse primero a nivel físico, por lo que es normal que te sientas sin energías, incluso apenas te levantas por la mañana, de manera que cuando abres los ojos piensas que no podrás afrontar la jornada.

2. Irritabilidad. Uno de los síntomas más evidentes del agotamiento psicológico es el nerviosismo, la irritabilidad y la hipersensibilidad ya que pierdes el autocontrol.

A la vez, comienzas a interpretar los estímulos como si fueran amenazas, lo cual te lleva a reaccionar poniéndote a la defensiva.

3. Insomnio. A menudo detrás del agotamiento psicológico se esconden problemas no resueltos, que dan vueltas una y otra vez en tu mente, de manera que no te dejan conciliar un sueño reparador.
4. Anhedonia. Incapacidad para disfrutar de los pequeños placeres de la vida, las cosas que antes disfrutabas ya no te animan, es como si de repente el mundo hubiera perdido sus colores.

En algunos casos, puedes sentir como si flotaras en una especie de limbo lejano que te distancia de la realidad.
5. Pérdida de la motivación. Cuando estás extremadamente agotado, simplemente no encuentras la motivación para involucrarte en nuevos proyectos o hacer esas cosas que antes te apasionaban.
Cualquier tarea te parece titánica y desarrollas una profunda apatía hacia el mundo. También suelen aparecer sentimientos de desencanto, desilusión y desesperanza.

6. Fallos de memoria. La atención es uno de los primeros procesos psicológicos que se afectan cuando estás agotado, lo cual también conduce a despistes frecuentes.

Es probable que olvides los recados, que no recuerdes donde dejaste las llaves o que incluso te resulte difícil recordar qué comiste el día anterior.

Esto se debe a que tu mente está demasiado saturada como para seguir procesando y almacenando información a nivel consciente.
7. Lentitud de pensamiento. El agotamiento psicológico también afecta los procesos cognitivos, por lo que puedes percibir que piensas con mayor lentitud o que te cuesta muchísimo trabajo pensar.

Lo que antes hacías rápidamente, te cuesta mucho más y a veces incluso te resulta difícil darle un sentido lógico a las ideas en la mente o seguirle la pista a un discurso largo.

¿Quiénes son más vulnerables al agotamiento psicológico?

Todos podemos agotarnos psicológicamente, sobre todo cuando atravesamos situaciones de la vida particularmente estresantes, pero existen algunas características de personalidad que nos pueden hacer más vulnerables a ese agotamiento mental.

– Perfeccionismo. Las personas perfeccionistas, que se exigen mucho a sí mismas, terminan añadiendo un peso extra sobre sus hombros que a la larga representa más estrés.

– Dificultad para delegar. Las personas que quieren asumir todas las tareas, porque creen que los demás no sabrán hacerlas o no estarán a la altura, son más propensas a sufrir agotamiento psicológico debido a un exceso de responsabilidades.

– Sensibilidad extrema. Las personas que son muy empáticas e hipersensibles, son más propensas a sufrir un estado de agotamiento emocional debido a que a menudo asumen los problemas de los demás como propios, sin ser capaces de establecer una distancia psicológica de protección.

– Incapacidad para relajarse. A algunas personas, por las características de su sistema nervioso, les cuesta más relajarse y desconectar que a otras. Es como si su cerebro trabajara a mil revoluciones por minuto constantemente. Sin embargo, a la larga, eso termina pasando factura.

Remedios para el cansancio mental: Las 5 reglas a seguir

Cada quien debe hallar su propio remedio para el cansancio mental, lo cual significa que debes detectar qué está consumiendo tu energía y enfrentar ese problema, quizá desde una perspectiva diferente.

Recuerda que a veces un cambio de perspectiva basta para cambiarlo todo, sin que nada cambie.

No obstante, he aquí 5 reglas generales que deberías seguir para lidiar con el agotamiento psicológico:

1. Descansa. Para ser eficaz y productivo, necesitas descansar.

En la vida, es fundamental encontrar un equilibrio entre el trabajo y las obligaciones y el tiempo libre y el descanso. Asegúrate de encontrar el tiempo para relajarte, de manera que se convierta en un hábito cotidiano y puedas prevenir el agotamiento psicológico.

2. Prioriza. El día tiene 24 horas, aunque quieras no puedes alargarlo. Por tanto, debes aprender a priorizar teniendo en cuenta no solo las cosas que parecen ser urgentes sino también aquellas que más te apasionan y te brindan satisfacción.

Llenar tu jornada con tareas que generan agobio y estrés también causa un profundo cansancio mental, por lo que debes asegurarte de encontrar un equilibrio.

3. Exígete menos. Sé un poco más realista, no eres un superhombre o una supermujer. A veces no pasa nada si te equivocas, si las cosas no salen perfectas o si las aplazas. Se trata simplemente de que no te añadas una presión innecesaria.
4. Sé compasivo contigo mismo. Se trata de relacionarte contigo mismo asumiendo una actitud más positiva y compasiva.

Consiste en modular el discurso que mantienes contigo brindándote confianza y tranquilidad, en vez de recriminarte y criticarte duramente. Un discurso que añada más estrés y malestar se convertirá en el combustible que alimente el agotamiento psicológico.

5. Reencuéntrate. El agotamiento psicológico suele crear a nuestro alrededor una capa compuesta por preocupaciones, presiones, deberes, angustias y autoexigencias que, a la larga, hace que nos olvidemos de nosotros mismos.

Por eso, es importante que encuentres un espacio para estar a solas contigo, unos momentos del día en los que simplemente respires con tranquilidad y conectes con tus necesidades, sueños y anhelos.

Por Jennifer Delgado
Fuente: Rinconpsicologia.com

Elige una runa y descubre lo que te depara el futuro

A lo largo de la historia, las runas se han visto como símbolos sagrados y muchos dicen que son una fuente mística de poder y conocimiento transmitidos por los dioses antiguos.
Se pensó que primero se usaron para propósitos de adivinación y luego para escribir y guardar registros.

Las runas pueden ser una excelente herramienta para el empoderamiento personal, ayudando en el crecimiento espiritual y el asesoramiento personal.

¿Sabes que hay muchos lados desconocidos de nosotros mismos? Entender los hechos acerca de nuestra propia mente y cuerpo se hace importante.

Nuestro equipo les trae el día de hoy, este oráculo que te ayudará a entender acerca de lo que el futuro cercano tiene para ti.
Todo lo que tienes que hacer es elegir cualquiera de las runas que te atraiga más  y averiguar lo que el futuro te depara!