Donde no puedas ser tú, mejor no estar

Si no puedes ser tú ahí donde te encuentras ahora, pon distancia. Ganarás en salud mental y protegerás el valioso tejido de tu autoestima.

Donde no puedas ser tú, mejor no estar. Porque ser fiel a la propia identidad, valores y dignidades requiere ser fuerte de corazón y valiente en decisiones. Al fin y al cabo, la vida ya es lo bastante complicada para que otros apaguen nuestras valías y autoestimas, para que nos hagan encajar a la fuerza en espacios y dinámicas que no van con nosotros, que nos hacen sentir mal, que oxidan el ánimo.
Esta reflexión en la que seguramente todos estamos de acuerdo tiene un curioso, pero importante matiz. ¿A qué nos referimos cuando decimos "ser tú"? Es decir, ¿qué significa ser tú mismo? Por extraño que nos parezca son muchas las personas que aún no han logrado dar forma a este músculo, al corazón de la propia personalidad.

Definirnos, conocer dónde están nuestros límites, dónde nuestras pasiones, haber realizado una buena reflexión sobre todo lo vivido, tener claro qué deseamos para nosotros mismos, son pequeños ejemplos de esa piedra angular de la salud mental. Porque defender nuestra esencia y apreciar lo que somos es bienestar y es vitalidad.

Así, es muy común ver a personas que se definen a sí mismas por aquello que hacen: "soy policía", "soy profesora de autoescuela", "soy operario de fábrica", "soy padre de familia". Ahora bien, más allá de lo que hagamos o dejemos de hacer, hay algo más. Porque las personas no somos solo aquello a lo que nos dedicamos, somos lo que soñamos, lo que hemos vivido, lo que no queremos, lo que esperamos de la vida…

Y todo ello merece ser defendido, protegido a diario.
"Las personas reales están repletas de seres imaginarios". -Graham Greene-

¿Tu personalidad es A o B?

La teoría de la personalidad tipo "A" y tipo "B" fue introducida por Meyer Friedman y Ray Rosenman en los años cincuenta. Según la teoría, hay dos tipos de personalidad.

Tipo "A" y Tipo "B"

Aquellos que están bajo el lado Tipo "A" del espectro de personalidad están más motivados, más enfocados, más ambiciosos y más orientados hacia los objetivos. También es probable que se estresen más y sean más propensos a sufrir trastornos mentales y enfermedades físicas.
En el otro extremo del espectro se encuentra las personas que están bajo el Tipo "B" del espectro de personalidad.

Estas son personas son más relajadas, van con la corriente y viven en el presente. Saben disfrutar del viaje y también del destino.

También se afirma que, las personas Tipo "A", tienen más probabilidades de sufrir trastornos mentales y enfermedades cardíacas, debido a su estilo de vida de alto estrés, que las personas Tipo "B".

Estos dos son los extremos del espectro de personalidad y siempre es mejor tomar lo mejor de ambos extremos y tener una personalidad equilibrada.

Pero en el mundo altamente competitivo de hoy, la mayoría de las personas caen en el espectro de personalidad Tipo "A".

Si te estás preguntando, si eres una personalidad Tipo "A", estás en el lugar correcto.

Nuestro equipo te trae un test visual gratuito y muy interesante para evaluar si eres una persona Tipo "A" o no.

¡Comencemos!.

Observa la ilusión óptica que se te presenta a continuación y responde ¿qué fue lo primero de la imagen que llamó tu atención?


El lenguaje secreto de los árboles

Si miras un bosque a través de una lente darwiniana, verás árboles individuales luchando entre sí por recursos finitos como el agua, los nutrientes y la luz solar. Los ganadores toman lo que pueden y viven el tiempo suficiente para reproducirse, mientras que los perdedores terminan luchando por sobrevivir.
Sin embargo, en los últimos años, esta visión de “supervivencia de los más aptos” de los bosques está dando paso a algo completamente diferente. La investigación muestra que los árboles tienen relaciones mucho más complejas. Cooperan, comparten recursos, se advierten del peligro, crían árboles más jóvenes y trabajan juntos para crear una comunidad vibrante y saludable, algunos podrían decir como una familia o viejos amigos.
Si bien algunos científicos preferirían una forma menos poética, y menos antropomórfica, de describir las interrelaciones de los árboles, hay pocas dudas de que nuestra visión anterior de los árboles como solitarios que luchan por la supremacía individual ya no es válida.

Peter Wohlleben, un forestal alemán y autor de La vida oculta de los árboles: lo que sienten, cómo se comunican, es uno de los principales defensores de este cambio en la forma en que hablamos de los árboles.
En una entrevista con Smithsonian , se refiere a ciertos pares de árboles como "viejos amigos", que podrían recordar a los Ents en el Señor de los Anillos, como un árbol . Pero esta descripción es menos tolkienes que de lo que parece. Wohlleben se refiere a la estrecha conexión entre pares de árboles. A veces está tan cerca, dijo, que si un árbol muere, su compañero generalmente muere poco después.

Los árboles tienen muchas formas de comunicarse entre sí. Uno importante es a través de las redes de hongos subterráneas, también conocidas como redes de micorrizas. Los filamentos fúngicos se unen a las puntas de los árboles como raíces de los pelos, formando una red que conecta los árboles en lo que algunos han apodado la "red de madera ancha", dijo Wohlleben.

A través de estas redes subterráneas, los árboles comparten agua y nutrientes, y se comunican con otros árboles sobre desafíos ambientales como la sequía, las enfermedades y los ataques de insectos. Los hongos, sin embargo, no están en esto por nada. Se alimentan del azúcar que producen los árboles a través de la fotosíntesis.

Los árboles más viejos también apoyan a los más jóvenes que tienen menos acceso a la luz solar porque están sombreados bajo el dosel del bosque. Los árboles más grandes suministran azúcar a las raíces de los árboles más jóvenes a través de la red subterránea. Algunas investigaciones han encontrado que los árboles pueden incluso diferenciar entre las puntas de las raíces de los árboles relacionados y no relacionados, y ajustar a dónde envían los nutrientes.

La red subterránea de árboles no solo comparte savia entre árboles. Los científicos han identificado señales químicas, hormonales y eléctricas que pasan de árbol a árbol, y muchas de las señales parecen indicar alarma y angustia. La investigación sugiere que las plantas pueden incluso comunicarse a través del sonido, produciendo un ruido crepitante en sus raíces que es inaudible para las personas.

Los árboles también se comunican a través del aire, liberando feromonas y otros productos químicos para alertar a otros árboles del peligro. En el África subsahariana, la acacia espinosa sombrilla emite una señal de angustia cuando una jirafa mastica sus hojas. Cuando un árbol cercano capta esta señal, aumenta el nivel de taninos en sus propias hojas, haciéndolos menos apetecibles para las jirafas.
Cuando las orugas mastican olmos y pinos, los árboles liberan feromonas que atraen a las avispas parásitas. Las avispas ponen sus huevos en las orugas, que luego se los comen de adentro hacia afuera cuando eclosionan. Otros árboles responden a la saliva del venado al aumentar los químicos en las hojas para que tengan un mal sabor al venado.

Algunas personas señalan que esta comunicación y cooperación complejas entre árboles son signos de que están conscientes en algún nivel. Otros argumentan que la genética y la selección natural es todo lo que se necesita para que estas habilidades se desarrollen, no acciones intencionales o conciencia del bosque.

Lo que sea que haga que los árboles funcionen juntos, la investigación muestra que los bosques no se ajustan perfectamente a la versión de "supervivencia del más apto" de la evolución darwiniana que permanece en nuestras mentes, incluso 150 años después de su introducción.

Suzanne Simard, investigadora de árboles en la Universidad de British Columbia en Vancouver, le dijo a Smithsonian que los árboles se benefician cuando cooperan. Cuando los árboles comparten recursos, los bosques son más sanos y estables. Esto, a su vez, ayuda a que los árboles vivan más tiempo y se reproduzcan más a menudo.

También descubrió que algunos de los árboles más grandes y más antiguos del bosque están más conectados, lo que los hace lo que ella llama "árboles centrales" o "árboles madre". Este tipo de interrelaciones es importante cuando se trata de manejar bosques. La tala de "árboles madre" puede dañar todo el bosque al privar a los árboles más jóvenes de nutrientes y protección muy necesarios.

Este tipo de consideraciones serán aún más importantes, ya que los rápidos cambios climáticos obligan a los árboles a adaptarse a condiciones ambientales completamente diferentes. El conocimiento del lenguaje secreto de los árboles también puede alterar la experiencia de caminar a través de un bosque, rodeado de organismos estacionarios que aún se apoyan entre sí como familiares o amigos.
Siéntete libre de dejar tu comentario y comparte con tus amigos en tu red social favorita
Autor: Shawn Radcliffe
Traducción: Tahita
Fuente: scienceandnonduality.com