Descubre el efecto de las palabras nuestro ADN

Descubre el efecto de las palabras nuestro ADN

Durante siglos, los maestros espirituales, gurúes y yogui creían que nuestros cuerpos son programables por medio del lenguaje y los pensamientos. Por un lado, nos enseñaron que las meditaciones causan sanación interior y abren nuestras mentes a niveles más altos de conciencia. También nos enseñaron que las afirmaciones constantes pueden cambiar nuestras energías.

En el estudio de la espiritualidad, el lenguaje es una herramienta poderosa no solo en la meditación y las afirmaciones, sino también en otros métodos espirituales, especialmente en la hipnosis.

Un grupo de científicos y lingüistas se adentraron en el estudio del ADN humano y lo que descubrieron respalda el concepto de que el lenguaje realmente tiene un efecto en nuestros cuerpos que va más allá de los aspectos de la psicología.

El biofísico y biólogo molecular Pjotr Garjajrev y su equipo estudiaron la parte dominante de nuestro ADN, que se considera “ADN basura”. Según Science, solo el 10% de nuestro ADN se usa para construir proteínas. Esto significa que solo el 10% de nuestro ADN se utiliza para la construcción de nuestros cuerpos humanos, dejando el 90% como “ADN basura”. Garjajrev cree que esta parte predominante de nuestro ADN tiene un propósito. Presupuso que el 90% se utiliza para el almacenamiento de datos y en la comunicación.
Descubre el efecto de las palabras nuestro ADN

Descubrieron que el 90% de nuestro ADN tiene un propósito lingüístico. Contiene gramática natural que ha establecido reglas al igual que los diferentes lenguajes humanos que estamos usando ahora. Esto explica que los lenguajes humanos no surgieran espontáneamente. En cambio, son un producto de lo que se encuentra en el 90% de nuestro ADN. Después de todo, la parte dominante no es simplemente “ADN basura”, sino que juega un papel importante en la comunicación.

Además, Garjajrev analizó el comportamiento vibratorio de dicho “ADN basura”. Experimentó con qué formas de energía reacciona esta parte del ADN y cómo reacciona. Lo que descubrieron fue fascinante. El 90% de nuestro ADN reacciona con cierto tipo de frecuencia; uno que tiene características de lenguaje. Esto significa que una gran parte de nuestro ADN reaccionará al lenguaje en forma de rayos láser modulados que usaron durante su experimento o de ondas de radio como las que se encuentran en nuestras voces.

A través de su experimentación, Garjajrev y su equipo llegaron a la conclusión de que nuestro ADN puede modificarse sin cortar ni reemplazar ningún gen. Podemos modificarlo a través de ondas de radio en forma de nuestras palabras. Tal forma de energía podría no producir resultados tan fuertes e inmediatos como los producidos por un rayo láser modulado, pero con una aplicación constante, creará un cambio en nuestro ADN.

Asimismo, los mismos investigadores también descubren que un cambio en nuestro ADN puede provocar agujeros de gusano. Los agujeros de gusano son equivalentes microscópicos de los agujeros negros y también tienen las mismas cualidades. Sirven como "agujeros" o "puentes" a otros universos o dimensiones y facilitan un intercambio de información a través del tiempo en el espacio. Esta información luego es absorbida por el "ADN basura" y provoca la modificación del ADN. Este descubrimiento muestra la capacidad de almacenamiento de datos del 90% de nuestro ADN.

En conexión con el estudio de la espiritualidad, los datos recibidos de otras dimensiones son las impresiones que obtenemos del reino espiritual y tales impresiones crean un cambio en nosotros. Un ejemplo de estos cambios incluye la adquisición de la intuición psíquica o la sanación interior.

Mucha gente piensa que los campos de la ciencia y la espiritualidad se contradicen entre sí, pero este estudio nos demuestra que tal creencia está lejos de ser cierta.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.
Por Recordatorio Consciente