Diferencias entre el Alzheimer y el envejecimiento


Nuestra memoria cambia a medida que envejecemos, pero la pérdida de memoria que afecta negativamente la vida cotidiana no es un signo común de envejecimiento y en realidad puede ser un síntoma del inicio de la demencia. Este fenómeno causa un deterioro lento de la memoria, el razonamiento y la lógica, con el tipo más común conocido como "Alzheimer"...
Una enfermedad grave que interrumpe el funcionamiento de las células cerebrales e incluso detiene su actividad.

Entonces, ¿cómo se puede saber si la fuente de los problemas de memoria es el proceso natural de envejecimiento o el desarrollo de demencia cuando aparecen signos que pueden indicar ambos? Utilizando la información en el siguiente artículo podrás distinguir entre una situación que requiere atención y entre los procesos naturales que afectan a todos.

¿Cuál es la diferencia entre el envejecimiento natural y el Alzheimer?

Todos sabemos que a medida que envejecemos, nuestro cerebro y cuerpo se vuelven más débiles. En un proceso natural de envejecimiento, significa que podemos experimentar una desaceleración en el pensamiento y el movimiento, pero nuestra inteligencia no se verá afectada. Por otro lado, en el caso de la enfermedad de Alzheimer, el daño a las células nerviosas del cerebro hará que los cambios en la memoria empeoren a medida que se dañan más células. Aunque es posible desarrollar Alzheimer a la edad de 30, 40 y 50 años, en la mayoría de los casos afecta a personas de 65 años o más.
Los cambios en la memoria causados ​​por la vejez se relacionarán con los nombres de personas o lugares, pero los cambios causados ​​por el Alzheimer se expresan a través del olvido que afecta gravemente la capacidad de uno para trabajar e incluso participar en una vida social y pasatiempos. Se recomienda que te familiarices con las siguientes 10 secciones para ayudarte a determinar si lo que estás experimentando es un proceso natural de envejecimiento o el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Si notas estos signos en tus padres o incluso en ti mismo, se recomienda que consultes a un médico para confirmar o refutar tus inquietudes.

1. Pérdida de memoria que interfiere con la vida cotidiana

Uno de los signos más comunes de la enfermedad de Alzheimer, especialmente en las primeras etapas de la enfermedad, es el olvido de la información recientemente aprendida. Otros signos incluyen olvidar fechas o eventos importantes, repetir la misma pregunta, una y otra vez, depender en gran medida de ayudas para la memoria (por ejemplo, notas) o miembros de la familia para cosas que uno normalmente podría cuidar de sí mismo hasta hace poco.

Cambios relacionados con la edad:

Si ocasionalmente tu o tus padres olvidan o se pierden una reunión, pero lo recuerdas después de un tiempo, es una señal de que es solo la vejez y no la enfermedad de Alzheimer. Siempre que el problema de memoria no interfiera con tu funcionamiento normal y no te haga olvidar muchas cosas, no tendrás que preocuparte demasiado.

2. Dificultad para planear con anticipación o resolver problemas

Algunas personas con Alzheimer a veces sienten un cambio en su capacidad para planificar y seguir instrucciones claras, especialmente cuando trabajan con números. Por ejemplo, les resulta difícil cocinar usando recetas o hacer un seguimiento de las facturas mensuales. Además, muchos también sufren dificultades de concentración y tardan mucho tiempo en hacer cosas que antes realizaban en menos tiempo.

Cambios relacionados con la edad:

Si tu o tus padres se equivocan al calcular las cuentas de vez en cuando, esto no es un signo de la enfermedad de Alzheimer, sino simplemente una falta de atención de parte del proceso de envejecimiento. Esto es natural, y si repasas los números nuevamente, probablemente notarás los errores.

3. Dificultad para completar tareas en casa, en el trabajo o incluso en el ocio

Las personas con Alzheimer a menudo tienen dificultades para completar tareas diarias simples. Pueden tener dificultades para viajar a un lugar al que han viajado varias veces antes, trabajar con números o incluso seguir las reglas de un juego favorito.

Cambios relacionados con la edad:

Si se necesita ayuda para que la TV funcione, o para solucionar un problema de computadora o teléfono, no es necesariamente una señal de Alzheimer, sino simplemente una dificultad para trabajar constantemente cambiando la tecnología, lo cual es difícil incluso para una persona que no padece Alzheimer.

4. Confusión sobre el tiempo y el lugar

Las personas con Alzheimer pueden olvidar por completo la fecha de hoy, qué día fue ayer e incluso en qué estación del año nos encontramos. Además, pueden tener dificultades para entender procesos que no están teniendo lugar inmediatamente y, a veces, incluso olvidar dónde están o a dónde van.

Cambios relacionados con la edad:

Si olvidas qué día de la semana es, pero lo recuerdas que en algún momento, es un signo de vejez y no de Alzheimer. Ten en cuenta que a veces incluso los jóvenes olvidan el día y la fecha, y las razones a veces incluyen la falta de una rutina semanal. Esto puede ser causado, por ejemplo, al jubilarse y perder el sentido del fin de semana en comparación con el resto de la semana.

5. Dificultades en la visión y comprensión de imágenes y relaciones espaciales

Para algunas personas, los problemas de visión son un signo de Alzheimer. Estas personas tendrán dificultades para leer, medir distancias o notar las diferencias entre ciertos tonos o colores. Además, pueden sufrir problemas de percepción espacial, como no reconocerse a sí mismos cuando pasan por un espejo, lo que les hace pensar que alguien está en la habitación con ellos.

Cambios relacionados con la edad:

Se sabe que la visión se ve afectada por el envejecimiento y, por lo tanto, la visión borrosa no es necesariamente un signo temprano de la enfermedad de Alzheimer. Además, un problema con la visión puede estar relacionado con otras enfermedades, como cataratas o diabetes, por lo que una vez que notes estos cambios, debes consultar a un médico para descartar la variedad de posibles problemas.

6. Desarrollo de dificultades en el uso de palabras oralmente y por escrito

Las personas con Alzheimer pueden tener dificultades para unirse a una conversación, dejar de hablar en medio de una conversación, perder el hilo de los pensamientos mientras hablan, y repetirse varias veces sin darse cuenta.
También pueden experimentar dificultades para usar un vocabulario rico o incluso encontrar el nombre correcto para los objetos y las personas con las que están familiarizados. Esto incluye llamar a sus hijos o sus amigos por nombres incorrectos.

Cambios relacionados con la edad:

Si es difícil encontrar la palabra correcta para lo que quieres decir, no necesariamente indica el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. El envejecimiento hace que muchos procesos cerebrales se desaceleren y la memoria misma ya no funciona como lo hacía en el pasado. Siempre y cuando no confundas las palabras y las llames por un nombre que no les pertenece, ese problema de memoria no es necesariamente un signo de la enfermedad de Alzheimer.

7. Desplazamiento de cosas e incapacidad para volver sobre los pasos

Una persona con Alzheimer puede colocar objetos en lugares a los que no pertenece sin darse cuenta, y con frecuencia pierde objetos y no puede volver sobre los pasos que tomó para encontrarlos. A veces, los pacientes de Alzheimer incluso pueden culpar a otra persona por el robo y, a medida que pasan los años y la enfermedad empeora, esto puede ocurrir con más frecuencia.

Cambios relacionados con la edad:

Si te resulta difícil recordar de cuando en cuando dónde se colocaron las gafas o el control remoto, no es necesariamente una señal de la enfermedad de Alzheimer. Es posible que estos sean problemas con los que ya hayas lidiado en el pasado y que se vean agravados por la vejez. Siempre que no sea un caso irracional, como dejar los zapatos en el refrigerador, no hay razón para preocuparse demasiado.

8. Pobre juicio y dificultad para tomar decisiones

Las personas con Alzheimer pueden sentir un cambio en su juicio o habilidades para tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que tomen malas decisiones sobre el dinero y se apresuren a entregar grandes cantidades de dinero a los agentes de telemercadeo. Además, pueden prestar menos atención a la limpieza y el aseo personal.

Cambios relacionados con la edad:

Tomar decisiones incorrectas de vez en cuando no necesariamente significa que tienes la enfermedad de Alzheimer. Los vendedores de teletienda son a menudo profesionales que saben cómo "ordeñar dinero" mediante el uso de emociones en lugar de recurrir a la lógica. Entonces, incluso en este caso, mientras tú o tus padres aún puedan decir "no, gracias" y sepan que no necesitan un producto que se venda, no hay motivo de preocupación.

9. Evitar las actividades sociales o el trabajo

Las personas con Alzheimer pueden dejar de dedicarse a pasatiempos ​​y evitar las reuniones sociales y todo lo relacionado con el trabajo. Incluso pueden dejar de amar mirar el fútbol porque no pueden seguir a su equipo favorito. La razón de estos cambios es la percepción de todas las dificultades que los acompañan, lo que les hace darse cuenta de que algo anda mal con ellos y que no pueden funcionar como lo hicieron en el pasado.

Cambios relacionados con la edad:

Si te sientes agotado por el trabajo o si deseas evitar la interacción social, no es necesariamente una señal de que la enfermedad de Alzheimer esté involucrada. El agotamiento a una edad más avanzada del trabajo en el que has participado durante muchos años tiene sentido, y evitar el contacto con amigos, especialmente cuando te sientes obligado, es solo una señal de que tu cuerpo y tu mente necesitan un descanso.

10. Cambios en el estado de ánimo y la personalidad

Las personas con Alzheimer pueden convertirse en personas completamente diferentes y responder a situaciones de forma diferente a como lo harían normalmente. Pueden estar confundidos, deprimidos, ansiosos o estresados. También puede ser fácil para ellos sucumbir a la tristeza en el hogar y el entorno de trabajo, o experimentar depresión mientras están fuera de su zona de confort.

Cambios relacionados con la edad:

Si tu o tus padres se sienten nerviosos o inseguros después de un cambio, solo significa que has adaptado tus propias maneras de hacer las cosas y no estás listo para cambiarlas en este punto de tu vida. Los cambios en la rutina a una edad más avanzada irritarían y molestarían a cualquiera, por lo que no es necesariamente un signo de la enfermedad de Alzheimer. Ten en cuenta que los cambios de humor también pueden ser signos de otras enfermedades, por lo que es posible que desees consultar con tu médico de cabecera.

Unas palabras para terminar...

Distinguir entre los procesos de envejecimiento natural y el Alzheimer a veces puede ser difícil, pero si o alguien de tu entorno experimenta algunos de los síntomas que no son cambios relacionados con la edad, debes consultar a un médico para obtener las pruebas y el tratamiento adecuados. También es importante tener en cuenta que cualquier cambio radical por sí solo puede indicar otras enfermedades, por lo que se recomienda no apresurarse a pensar que puedes tener Alzheimer, sino consultar a un médico para obtener una opinión profesional.
Si te resultó de utilidad esta información compártela con tu familia y tus amigos, regálanos un "Me gusta" 👍 y brindanos tu opinión en los comentarios.¡Gracias,amores bellos!🙏
Fuente: todo-mail.com

0 comments