8 señales de que estás reprimiendo tus emociones

8 señales de que estás reprimiendo tus emociones


Las emociones pueden ser algo complicado. En un mundo ideal, solo podríamos sentir lo que necesitamos sentir para poder procesar nuestras experiencias y avanzar en la curación y el crecimiento.

Desafortunadamente, no vivimos en ese mundo.

En cambio, obtenemos cosas como:

“¡No tengo tiempo para estar triste! ¡Tengo que ir a trabajar!"

“Agárrate, magdalena. Todo el mundo tiene problemas”.

“A nadie le importa de todos modos. Entonces, ¿por qué debería molestarme?

Y entonces reprimimos nuestras emociones, por la razón que sea, porque la vida avanza y no podemos detenernos. Además, la gente puede ser ilusa al respecto.

El problema es que las emociones negativas no desaparecen sin más. En cambio, se empaquetan en una pequeña caja pequeña en algún lugar de tu cerebro. Cada vez que reprimes una emoción, se mete en la caja. Cuanto más ocultas esas emociones y no las procesas, más se llena la caja hasta que se abulta por las costuras.

¿Y luego qué pasa? Finalmente se abre, por supuesto.

El resultado final son problemas de salud física y mental que podrían haberse evitado si hubiera tratado con esos sentimientos cuando los tuviste. Reprimir las emociones aumenta los niveles de estrés, lo que puede alterar el equilibrio químico de tu cuerpo, causar ansiedad y depresión, así como una serie de otros problemas.
A continuación, te dejamos ocho señales que te puede indicar que podrías estar reprimiendo tus emociones. Si las reconoces, es hora de sentarse y lidiar con lo que realmente sientes.

8 señales de que estás reprimiendo tus emocione

1. Evitas la confrontación

Muchos de nosotros detestamos la confrontación. Ciertamente, soy culpable de ello. Hago todo lo posible para evitar una pelea o una discusión tensa, hasta el punto de que le estaré despotricando a mi pareja sobre algo mientras le envío un mensaje de texto: "¡Claro, no te preocupes!". La confrontación es dolorosa. Puede agravarse aún más por problemas de salud mental, ya que es un camino seguro hacia brotes de ansiedad social, miedo al abandono o sentirse incomprendido.

La confrontación no debería ser una cosa tan aterradora. Las personas deben aceptar la retroalimentación como una posibilidad de crecimiento, y deben ofrecerla de una manera que no se sienta atacada. Si ambos evitan los roles ofensivo y defensivo que son demasiado tentadores para caer, entonces la confrontación puede ser rápida, indolora y beneficiosa.

Supón que te das cuenta de que constantemente evitas posibles confrontaciones, en la medida en que dañas tus relaciones o tu sentido de identidad. En ese caso, esta es una señal importante de que estás reprimiendo tus emociones. No está buscando la liberación de trabajar a través de tu enojo, decepción o resentimiento, por lo que solo crecerán en tu interior. También te estás preparando para repetir estas emociones cuando la situación vuelva a surgir, ya que la persona no tiene idea de que te has saltado este momento de confrontación.

2. A menudo explotas por pequeñas cosas

No hace falta mucho para ponerte en marcha. Una taza de café derramada, un tren que llega tarde, un artículo que se olvidó. Incluso, la camarera que se olvidó de traer su porción extra de ketchup podría ser el truco. Se siente como si estuvieras explotando por cada pequeña cosa.

Pero no lo eres, porque no es el ketchup o el café lo que te está moliendo y alimentando una reacción tan dramática. Estás enojado o molesto por muchas cosas, todas las cuales se acumulan mucho más que esa porción de ketchup, pero simplemente no has liberado esto.

Así que explotas por una cosa pequeña. Tal vez sea porque es suficiente para llevarte al límite. Quizás porque ese evento es solo otro caso en el que las cosas van mal. Pueda que  estés desplazando tu ira, ya que te sientes más fácil enojarte con tu pareja por no botar la basura que abordar los problemas reales presentes en tu relación.

Si las cosas pequeñas realmente están moliendo sus engranajes, hay dos causas posibles:

  • Tienes problemas de ira que resolver o estás demasiado estresado, hasta el punto de que te desquitas con el menor de los estímulos.
  • Has estado reprimiendo tus emociones durante demasiado tiempo.
Necesitas abordar tus sentimientos a medida que surjan, ya que tarde o temprano, los dejarás salir. Y si es lo último, todos deberían agacharse cuando finalmente lo hagas.

3. No te sientes tú mismo

Cuando estás reprimiendo continuamente tus emociones, estás en la posición de interpretar a un personaje. Básicamente, estás actuando como alguien que está bien con lo que sucedió o que no tiene ningún problema abrumador en este momento. Pero desempeñar este papel puede ser agotador y puede crear una división entre quién es eres y quién finges ser .

Si no sientes que eres la misma persona socialmente que en privado, debes considerar por qué es así y si te sientes cómodo compartiendo cómo te sientes.

Si no te sientes como tú mismo con tus amigos más cercanos, esto es algo que debes cambiar. Es natural adaptarse ligeramente a diferentes personas, pero esto debe centrarse en una parte específica de tu personalidad en lugar de llenar los vacíos de la misma. Si te sientes distante de la persona que estás en público; necesita abordar qué emociones ha estado albergando durante demasiado tiempo.

4. Usas muchas distracciones

Esto puede ser difícil de detectar hoy en día, dada la medida en que las redes sociales y Netflix se han infiltrado en nuestra vida diaria. Pero si te preocupa estar reprimiendo tus emociones y te encuentras desplazándote sin pensar en Facebook cuando ocurre, esta es una señal importante.

Parte de embotellar tus emociones es evitarlas. No quieres discutir algo, así que pones una película en su lugar. Estás tentado a responderle a tu amigo y confrontarlo, así que abres Instagram para distraerte.

Pero la distracción puede ir más allá de las acciones en el momento de la emoción y puede girar en torno a todos nuestros mecanismos de afrontamiento. Las personas que fuman o beben mucho a menudo tienen más estrés o emociones reprimidas, por lo que usan la sustancia como una cura para el problema.

Veo este, particularmente en temas relacionados con la depresión. Las personas pueden quedarse dormidas para evitar confrontar cómo se sienten y minimizar las horas del día con las que tienen que lidiar. Con la depresión de alto funcionamiento, a menudo te mantendrás demasiado ocupado para evitar estar solo con tus pensamientos y emociones, lo que también es una forma de reprimirlo todo.

Si no puedes estar solo o sentarte en silencio, es muy probable que estés usando distracciones para reprimir tus emociones.

5. Las personas emocionales te hacen sentir incómodo

Hay un límite para esto, así como excepciones a la regla, como ocurre con todas las cosas en la vida. Nadie quiere quedarse atrapado cuidando a la chica borracha que no deja de llorar por su novio. Pocos quieren estar cerca de la persona que no puede ver las noticias sin buscar un pañuelo.

Pero las muestras primarias de emoción, como alguien que llora cuando está de duelo o acaba de recibir malas noticias, no deberían hacer que te sientas nervioso. Debes ser capaz de consolar a las personas que expresan emociones o, como mínimo, ser capaz de presenciarlas sin retirarte.

Cuando alguien está tan afectado por las manifestaciones emocionales que se cierra o se siente incómodo consigo mismo, puede ser un signo revelador de represión emocional. Si no confrontas y manejas tus emociones, ver a alguien hacer eso provoca una colisión interna. Es posible que tengas ciertos estigmas con respecto a la demostración de emociones, quizás aprendidos en la infancia, que te dificultan expresar cómo te sientes o ver a otros hacerlo.

No tienes que expresar tanta emoción como los demás. Pero, si las emociones están causando confusión interna, hay una razón para ello, y puede ser satisfactorio superarlo.

6. Siempre te sientes ansioso

Puedes sentirte ansioso cuando eliges no confrontar algo, incluso puede ser por eso que lo haces. Tal vez, sentirte ansioso cuando te obligan a no hablar. Puede ser inductor de ansiedad contener tus emociones y no sentirte cómodo al compartirlas. El cuerpo también experimenta ansiedad en el esfuerzo de engañarse a sí mismo y reprimir ciertas emociones.

Todos estos momentos se suman y llegas a un punto en el que la ansiedad casi se convierte en tu estado natural. Excepto que es agotador y desadaptativo, no puedes vivir en este estado elevado de miedo. Necesitas poder relajarte, y esto requiere que hagas frente a las emociones para que puedan eliminarse de manera eficiente de tu mente.

Si andas sobre cáscaras de huevo o con golpe en el estómago, es posible que no estés lidiando con tus emociones de manera efectiva.

7. Tienes dolores de cabeza frecuentes

¡Sorpresa! Reprimir tus emociones no solo afecta tu estado de ánimo y tu salud mental, sino también tu salud física. Habla de una conexión mente-cuerpo.

Si experimentas dolores de cabeza regulares y no hay una dolencia física subyacente (o vives exclusivamente de café), esto podría indicar que estás luchando por controlar tus emociones. Notarás esto especialmente si te resulta difícil concentrarte y no distraerte.

Siempre asegúrate de considerar las causas físicas de tu dolor de cabeza u otras dolencias, pero también reconoce que tu estado mental alimenta directamente esto. Cuando tu cuerpo está en un estado elevado de estrés, no puede funcionar de manera óptima y notarás los efectos de esto. La represión emocional te llevará al estrés, ya que no te estás expresando y estás condenado a repetir las situaciones, lo que en última instancia puede causar dolores de cabeza y más.

8. Tienes problemas digestivos

¿Sabías que el cerebro y el tracto gastrointestinal están íntimamente relacionados? Es cierto, hasta el punto de que a veces se hace referencia al intestino como “el segundo cerebro”. No solo tu cabeza se ve afectada por las emociones reprimidas, sino que tu intestino también comparte el daño.

Las emociones a menudo se sienten en el estómago, como la tristeza, el nerviosismo, el miedo, la alegría y la ira. Piensa en cuando te sientes nervioso y “enfermo del estómago”, o emoción en forma de mariposas. Una mente ansiosa y abrumada provoca desarmonía en el intestino. Los síntomas incluyen malestar estomacal, hinchazón, estreñimiento, náuseas y diarrea. Estás reteniendo algo, incluso si es solo emocional, y el daño causará una gran inquietud.

Incluso, el simple hecho de descansar, trabajar con tus emociones por ti mismo o con asesoramiento ya puede proporcionar tranquilidad a tu sistema. La ansiedad y otros problemas de salud mental no solo afectan tu mente; causan estragos en todo tu sistema.

Si alejas una emoción, no desaparece. El sentimiento se ha gestado en el interior y permanecerá en alguna parte hasta que se solucione. Algunas personas creen que permanece en nuestra mente, alimentando las emociones posteriores. Otros creen que las emociones se llevan dentro de nuestras extremidades o ciertas partes de nuestro cuerpo. Todo lo que importa es lo que crees.

Puede ser aterrador lidiar con tus emociones. Perdí a alguien muy cercano a mí hace casi dos años, y solo estoy reconociendo el dolor. Tenía miedo de abordarlo de cabeza porque pensé que me ahogaría en él, así que lo empujé y me distraje lo mejor que pude. Pero estaba ahí, me hizo llorar por las cosas pequeñas, me hizo enojar por el más mínimo error, me quitó la felicidad. Lidiar con eso todavía me asusta, pero estoy eliminando mi dolor, pieza por pieza, para poder encontrar el camino de regreso a la felicidad y el amor en su esencia.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.

📚 Otros están leyendo...


Este contenido es solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.

Transforma tu vida

Recibe inspiración y estrategias de superación personal directo en tu correo.
Solo tu email, pura motivación. ¡Únete ya!

Utilizamos Elastic Email como nuestro servicio de automatización de marketing. Al enviar este formulario, acepta que la información que proporciona se transferirá a Elastic Email para su procesamiento de acuerdo con sus Términos de uso y Política de privacidad.