Si no te lo permites, aunque lo desees con todas tus fuerzas, no llegará

Solemos creer que la vida nos pone trampas, que no somos capaces de materializar lo que deseamos, pero lo que nos cuesta ver es que no estamos realmente vibrando con aquello que deseamos. No vemos con claridad de que aquello que decimos y sentimos desear, está totalmente ajeno a nosotros por la cantidad de barreras que hemos colocado en el medio.

No basta con desearlo, debemos sentirnos dueños de la experiencia, debemos tener plena confianza en que somos capaces de crear, que efectivamente podemos alimentar nuestros deseos y verlos manifestarse en nuestras vidas.
Cuando hay una voz interior, diciéndonos: no puedes, ¿de verdad crees que haciendo lo que haces, llegarás a dónde quieres?, no eres suficiente, hay miles mejores capacitados que tú, eres muy joven, ya es muy tarde… Es prácticamente imposible manifestar aquello que deseamos.
Pues para muchos aquí acaba el sueño, reconocen esa voz y recuerdan con claridad sus palabras… Si esa voz existe en mí, no puedo manifestar lo que deseo… Pues adiós a lo que deseo. Pero resulta que esa voz no debe tener la última palabra y es nuestro deber convencernos de que somos capaces de llegar a donde deseamos, mientras exista determinación, confianza y coherencia.
Cuando estamos seguros de algo, las dudas no tienen cabida. Si estamos en un tren y sabemos que ese tren pertenece a una ruta determinada, con un destino específico, no nos preocupamos en cada estación pensando: y si el tren no llega al lugar a donde voy, y si se desvía por otra ruta, y si lo intersectan, y si las vías se rompen…. Bueno quizás alguien con un toque de paranoia o un poco alterado podría pensar en todo lo que podría salir mal.

Sin embargo, lo estándar es que tomemos un tren hacia un destino y nos dispongamos a disfrutar del viaje, no importa cuántas paradas haga, ni tampoco cuánto tardemos en llegar, estamos seguros de que lo haremos y vamos confiados en que el resultado no será diferente al esperado.

Algo así debe pasar cuando realmente deseamos algo, debemos olvidarnos de lo que nos haga dudar, debemos deslastrarnos de cualquier creencia limitante, debemos enfocarnos en ello y no en muchas cosas que nos hagan desviarnos una y otra vez y simplemente confiar. No importan los cómo, de verdad, no importan, pero debes convencerte de ello, debes permitirte tu conexión con esa fuente ilimitada que es capaz de crear lo que imagines. Desea, confía, permítete y espera con paciencia, que una vez que levantes esas barreras que normalmente creas, lo manifestarás sin mayor complicación.

También te puede Interesar...

COMPARTEcon tus amigos en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp
Por: Sara Espejo
Fuente: RincondelTibet.com