ūüĆ≥ El lenguaje secreto de los √°rboles

Si miras un bosque a través de una lente darwiniana, verás árboles individuales luchando entre sí por recursos finitos como el agua, los nutrientes y la luz solar. Los ganadores toman lo que pueden y viven el tiempo suficiente para reproducirse, mientras que los perdedores terminan luchando por sobrevivir.

Sin embargo, en los √ļltimos a√Īos, esta visi√≥n de “supervivencia de los m√°s aptos” de los bosques est√° dando paso a algo completamente diferente. La investigaci√≥n muestra que los √°rboles tienen relaciones mucho m√°s complejas. Cooperan, comparten recursos, se advierten del peligro, cr√≠an √°rboles m√°s j√≥venes y trabajan juntos para crear una comunidad vibrante y saludable, algunos podr√≠an decir como una familia o viejos amigos.
Si bien algunos científicos preferirían una forma menos poética, y menos antropomórfica, de describir las interrelaciones de los árboles, hay pocas dudas de que nuestra visión anterior de los árboles como solitarios que luchan por la supremacía individual ya no es válida.
El lenguaje secreto de los √°rboles
Peter Wohlleben, un forestal alemán y autor de La vida oculta de los árboles: lo que sienten, cómo se comunican, es uno de los principales defensores de este cambio en la forma en que hablamos de los árboles.

En una entrevista con Smithsonian , se refiere a ciertos pares de √°rboles como "viejos amigos", que podr√≠an recordar a los Ents en el Se√Īor de los Anillos, como un √°rbol . Pero esta descripci√≥n es menos tolkienes que de lo que parece. Wohlleben se refiere a la estrecha conexi√≥n entre pares de √°rboles. A veces est√° tan cerca, dijo, que si un √°rbol muere, su compa√Īero generalmente muere poco despu√©s.
Los √°rboles tienen muchas formas de comunicarse entre s√≠. Uno importante es a trav√©s de las redes de hongos subterr√°neas, tambi√©n conocidas como redes de micorrizas. Los filamentos f√ļngicos se unen a las puntas de los √°rboles como ra√≠ces de los pelos, formando una red que conecta los √°rboles en lo que algunos han apodado la "red de madera ancha", dijo Wohlleben.

A trav√©s de estas redes subterr√°neas, los √°rboles comparten agua y nutrientes, y se comunican con otros √°rboles sobre desaf√≠os ambientales como la sequ√≠a, las enfermedades y los ataques de insectos. Los hongos, sin embargo, no est√°n en esto por nada. Se alimentan del az√ļcar que producen los √°rboles a trav√©s de la fotos√≠ntesis.

Los √°rboles m√°s viejos tambi√©n apoyan a los m√°s j√≥venes que tienen menos acceso a la luz solar porque est√°n sombreados bajo el dosel del bosque. Los √°rboles m√°s grandes suministran az√ļcar a las ra√≠ces de los √°rboles m√°s j√≥venes a trav√©s de la red subterr√°nea. Algunas investigaciones han encontrado que los √°rboles pueden incluso diferenciar entre las puntas de las ra√≠ces de los √°rboles relacionados y no relacionados, y ajustar a d√≥nde env√≠an los nutrientes.

La red subterr√°nea de √°rboles no solo comparte savia entre √°rboles. Los cient√≠ficos han identificado se√Īales qu√≠micas, hormonales y el√©ctricas que pasan de √°rbol a √°rbol, y muchas de las se√Īales parecen indicar alarma y angustia. La investigaci√≥n sugiere que las plantas pueden incluso comunicarse a trav√©s del sonido, produciendo un ruido crepitante en sus ra√≠ces que es inaudible para las personas.

Los √°rboles tambi√©n se comunican a trav√©s del aire, liberando feromonas y otros productos qu√≠micos para alertar a otros √°rboles del peligro. En el √Āfrica subsahariana, la acacia espinosa sombrilla emite una se√Īal de angustia cuando una jirafa mastica sus hojas. Cuando un √°rbol cercano capta esta se√Īal, aumenta el nivel de taninos en sus propias hojas, haci√©ndolos menos apetecibles para las jirafas.

Cuando las orugas mastican olmos y pinos, los árboles liberan feromonas que atraen a las avispas parásitas. Las avispas ponen sus huevos en las orugas, que luego se los comen de adentro hacia afuera cuando eclosionan. Otros árboles responden a la saliva del venado al aumentar los químicos en las hojas para que tengan un mal sabor al venado.

Algunas personas se√Īalan que esta comunicaci√≥n y cooperaci√≥n complejas entre √°rboles son signos de que est√°n conscientes en alg√ļn nivel. Otros argumentan que la gen√©tica y la selecci√≥n natural es todo lo que se necesita para que estas habilidades se desarrollen, no acciones intencionales o conciencia del bosque.
Lo que sea que haga que los √°rboles funcionen juntos, la investigaci√≥n muestra que los bosques no se ajustan perfectamente a la versi√≥n de "supervivencia del m√°s apto" de la evoluci√≥n darwiniana que permanece en nuestras mentes, incluso 150 a√Īos despu√©s de su introducci√≥n.

Suzanne Simard, investigadora de √°rboles en la Universidad de British Columbia en Vancouver, le dijo a Smithsonian que los √°rboles se benefician cuando cooperan. Cuando los √°rboles comparten recursos, los bosques son m√°s sanos y estables. Esto, a su vez, ayuda a que los √°rboles vivan m√°s tiempo y se reproduzcan m√°s a menudo.

Tambi√©n descubri√≥ que algunos de los √°rboles m√°s grandes y m√°s antiguos del bosque est√°n m√°s conectados, lo que los hace lo que ella llama "√°rboles centrales" o "√°rboles madre". Este tipo de interrelaciones es importante cuando se trata de manejar bosques. La tala de "√°rboles madre" puede da√Īar todo el bosque al privar a los √°rboles m√°s j√≥venes de nutrientes y protecci√≥n muy necesarios.

Este tipo de consideraciones ser√°n a√ļn m√°s importantes, ya que los r√°pidos cambios clim√°ticos obligan a los √°rboles a adaptarse a condiciones ambientales completamente diferentes.El conocimiento del lenguaje secreto de los √°rboles tambi√©n puede alterar la experiencia de caminar a trav√©s de un bosque, rodeado de organismos estacionarios que a√ļn se apoyan entre s√≠ como familiares o amigos.
Si√©ntete libre de dejar tu comentario y comparte con tus amigos. ¡Aseg√ļrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest!

Lo que otros est√°n leyendo...

Autor:Shawn Radcliffe
Traducción: Tahita
Fuente: scienceandnonduality.com