La diferencia entre simpatía y compasión

La diferencia entre simpatía y compasión


Mientras avanzamos en el camino de nuestra vida, vamos a llegar a percibir la diferencia. La lástima por otras personas o autocompasión representa la simpatía humana; sin embargo, no es amor ni compasión.

La compasión es sanadora, ya que eleva y posee la fuerza de la paloma del Espíritu Santo. Este mundo está sobrecargado de simpatía humana. Por ejemplo, está presente en todas las telenovelas.

Las atracciones simpáticas de las personas son como las de los cuerpos planetarios que crean su propia astrología - los tirones y empujes de los imanes de tales relaciones simpáticas existentes entre los cuerpos.

Entonces, las relaciones simpáticas son entretenidas por individuos que moran principalmente en la conciencia astral o física. La mayor parte de este mundo sustenta la autoidentidad, o el sentimiento de seguridad y protección, en los lazos simpáticos entre las personas y en la simpatía humana.

La diferencia entre simpatía y compasión

Cuando no tenemos un amor perfecto, podemos dejar de amar a alguien de repente, pues ya no manifiesta algo que esperamos de él.

Esperamos que hagan algo de una manera específica para satisfacer nuestras necesidades, así que cuando no lo hacen, de repente, ya no ven nuestra actitud simpática o amable.


Más bien, sentimos autocompasión. Lloramos, nos lamentamos y hacemos berrinches. Incluso, podemos volvernos físicamente brutales y violentos. Podemos decidir que esa persona ya no será nuestra amiga, así que la echaremos de nuestra casa o de nuestro club.

La otra persona ni siquiera será capaz de imaginarse cómo pueden ocurrirle estas cosas a alguien de repente.

Pues bien, esto no le sucederá a nadie cuando su amor sea perfecto; definitivamente le sobrevendrá a alguien cuando la simpatía represente lo fundamental de su relación.

El significado del amor perfecto es que como cada persona es creada por Dios y conoce a Dios, tiene la capacidad instantánea de amarlo en el otro.

Por lo tanto, pueden seguir amando a Dios en el otro independientemente de lo que haga su persona exterior.

Pueden disfrutar de la luz, que es la fuente de cada célula viviente, incluso cuando toda la conciencia que utiliza el campo de fuerza ya no está sirviendo a Dios. Cada uno de nosotros no puede dejar de amar a Dios.

De hecho, Dios representa el fuego presente en el corazón de la célula que compone esos bancos en los que estamos sentados. Hay personas que no aman las cosas inanimadas.

En realidad, no les gusta esto o aquello u otra cosa porque no les gusta su forma, su color o su diseño. Se supone que no debemos experimentar ningún odio, ya que Dios definitivamente representa el amor.

Esto es muy simple. Cuando alguien no es capaz de amar, entonces no conoce su Poderosa Presencia YO SOY.

Cuando se den cuenta por una vez y hagan contacto con ella, el fuego de amor será intenso en el descenso, mientras que descenderá como el Espíritu Santo del Padre y del Hijo.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

Transforma tu vida

Recibe inspiración y estrategias de superación personal directo en tu correo.
Solo tu email, pura motivación. ¡Únete ya!

Utilizamos Elastic Email como nuestro servicio de automatización de marketing. Al enviar este formulario, acepta que la información que proporciona se transferirá a Elastic Email para su procesamiento de acuerdo con sus Términos de uso y Política de privacidad.