Vivir el presente: Alcanzar la libertad del ahora

“La buena noticia es que el presente está aquí, ahora mismo. La mala noticia es que el hábito del pensamiento lineal es difícil de liberar".

Los términos "estar presente" y "vivir en el ahora" se han convertido en clichés en el camino espiritual y en la tradición no dual que se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Hablamos del poder del ahora, del momento sin tiempo, y de que "solo existe el ahora".
En el movimiento de pensamiento positivo, liberamos el pecado como un obstáculo, luego lo reemplazamos con la carga del pensamiento negativo. Ahora, nuestro mayor desprecio es la acusación de estar distraído y por lo tanto, no estar presente en lo que es.

Estoy siendo un poco gracioso, pero el punto esencial sigue siendo: la clave para despertar, está en la conciencia de lo que es. Esto es cierto en todas las tradiciones.

Una idea que cruza todas las tradiciones

Los sufíes dicen que un momento claro es todo lo que se necesita. La tradición Zen hace la pregunta desafiante: "¿Qué falta en este momento?" Jesús habló continuamente del reino de la integridad y la perfección como una realidad siempre presente.

Los maestros hindúes modernos como Sri Nisargadatta Maharaj y Papaji nos invitan a estar tranquilos y descansar naturalmente en la conciencia YO SOY. El "marinero" Bob Adamson, un estudiante australiano de Sri Nisargadatta Maharaj, nos pregunta: "¿Qué tiene de malo en este momento, a menos que lo piensen?"
Ah, sí. Pensar puede interferir. Pensar implica recuerdos del pasado e ideas proyectadas sobre el futuro. Como aprendimos desde la infancia, el razonamiento discursivo formula y luego refuerza una visión lineal de la realidad basada en la idea de que un "yo" se está moviendo a través del tiempo. Este sentido del yo, a menudo llamado ego, solo existe condicionalmente, no es nuestra realidad.

Sin embargo, muy a menudo tratamos de usarlo para encontrar esa realidad. Existe la sensación de que, si puedo trabajar lo suficiente o dejarlo ir, encontraré el momento sin tiempo y seré libre. No podemos, es tan imposible pensar en nosotros mismos en la iluminación como encontrar suficiente tiempo para estar presente.

Las buenas noticias y las malas noticias

Si hay un poco de comprensión crucial que podemos tener en nuestros corazones, es que el conocimiento intelectual, por sutil o profundo que sea, es incapaz de despertarnos a lo que es. No hay sustituto para la experiencia directa.

La buena noticia es que el presente está aquí, ahora mismo. Estamos inmersos en el océano de la conciencia infinita e intemporal mientras los peces están en el agua. La mala noticia es que el hábito del pensamiento lineal es difícil de liberar. Los largos años que los monjes pasan meditando en un monasterio zen buscando satori lo atestiguan, al igual que los buscadores que prueban la paciencia del gurú con las mismas viejas preguntas que surgen del anhelo de satisfacer la mente discursiva y su necesidad.

Todos los días, en todos los sentidos, cada vez es mejor, dice el ego espiritual y de pensamiento positivo. ¿Cómo podría ser eso, si cada momento es perfecto? responde el gurú interno.

Cómo no darse por vencido en la búsqueda de la libertad interior

En este punto, muchos de nosotros nos alejamos del camino. Después del entusiasmo inicial, nos quejamos de que estas cosas no funcionan y nos desencantamos. Espera: ¿Queremos libertad radical o un encarcelamiento más cómodo y autosatisfecho?

Suponiendo que queremos libertad, ¿cómo se puede lograr? Ofrezco cinco enfoques que te invito a observar:

1. Ya estás aquí. Ya eres libre.

Contempla la idea de que obtener la iluminación en el futuro cuando nos hemos perfeccionado es simplemente evitar la presencia natural despierta siempre disponible en cada momento.

2. Considera dejar ir la historia, sea cual sea la historia.

Las historias nos informan y nos involucran desde la infancia en adelante. Sin embargo, podemos quedar atrapados en nuestra historia, nuestra visión de quiénes somos y lo que nos ha sucedido. Imagínate cómo sería si eligieras publicar esa historia hoy. ¿Cómo sería eso?

3. Ríete con compasión.

Ser demasiado serio puede ser enemigo de la alegría. Cuanto más estresados ​​estamos, más serios y rígidos nos volvemos. La risa nos relaja y nos suaviza. Sin embargo, recuerda que no estamos eligiendo reírnos a expensas de los demás, sino en respuesta a una humanidad compartida.

4. Investigue la flotabilidad.

Las boyas descansan en el agua pero también fluyen con las olas. Se mantienen flotantes para que su luz brille o su marcador sea visible. ¿Podemos hacer lo mismo, haciendo sentir nuestras presencias de manera hábil y alegre?

5. Cállate.

Es sorprendente lo que sucede cuando simplemente podemos estar callados . Vemos, escuchamos y experimentamos más intensamente y una sensación de paz llena nuestras mentes y calma nuestros cuerpos.

Cada uno de estos enfoques es como un mantra con un componente de acción. Cantamos, contemplamos, luego actuamos. Es la aplicación práctica que nos impide perdernos en el pensamiento.

Una vez que hemos experimentado un momento de estar presente de esta manera, la afirmación que comenzó este artículo ya no es solo una declaración agradable y positiva. Ahora se convierte en una realidad viva.

Vivo en el ahora, no hay otro lugar para vivir. Cuando lo hago, la comprensión divina está activa en mí porque libero lo extraño por lo esencial. Estar presente me libera.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡

También te puede Interesar...

Autor: Paul John Roach

Paul presenta un programa de radio semanal titulado "Espiritualidad mundial" en la red de radio por Internet Unity.fm. Paul ha escrito varios artículos para la revista Unity y otras publicaciones de Unity. Actualmente está trabajando en dos libros.