El lado oscuro del despertar espiritual. Lo que nunca se dice

La espiritualidad se trata de estar mejor conectados con nosotros mismos o con todo lo que es. De hecho, es completamente mágico y hermoso experimentar la magia y la unidad que nos rodean y  las conexiones espirituales que suelen traer.

La pregunta en realidad es ¿cómo podemos llegar a este punto? ¿Cómo podemos llegar a ser aún más espirituales o cómo es el camino hacia la  espiritualidad?

Los despertares espirituales tienen lados oscuros y sinceramente, también pueden ser desordenados.
El camino que lleva a descubrir nuestro “yo espiritual” puede ser bastante accidentado  y también habrá muchos obstáculos. La espiritualidad no siempre es bella y perfecta.
La espiritualidad se volverá hermosa una vez que nos demos cuenta de que nuestro viaje será lo que hagamos, o una vez que nos aceptemos a nosotros mismos, a otras personas y nuestras experiencias sobre qué o quiénes son esas personas y experiencias.

Convertirse en una persona más espiritual significa que debemos tener la capacidad de mirarnos a nosotros mismos, a los demás, y también a situaciones con un pequeño prejuicio.

De hecho, la espiritualidad nos enseñará a no odiar a quienes nos lastiman, sino a amarlos más. Además, nos enseñará a aprender las lecciones de cada herida, justo antes de curarla.

Sin embargo, esto realmente no pinta la imagen perfecta de las vibraciones Zen, ¿verdad? ¿Acaso la espiritualidad no nos hace felices y tranquilos?

Muchas personas no están conscientes de este hecho, pero lo que a menudo desencadena los despertares espirituales son eventos traumáticos o eventos que cambiarán nuestras vidas.
Estas sesiones llenas de acontecimientos generalmente nos envían en una espiral y algunas veces hacia arriba, mientras que otras veces hacia abajo. Entonces comenzamos a ver nuestra vida desde otra perspectiva, y generalmente, esto llevará a una búsqueda del tesoro espiritual.

Entonces, comenzamos a buscar respuestas, ya que sabemos que tiene que haber una razón particular para todo lo que sucede. También pueden aparecer algunas sensaciones nuevas  y pueden ser sentimientos, ver y escuchar más.

Finalmente, comenzaremos a aceptar la idea que dice que probablemente haya algo más en la experiencia de lo que nuestros ojos pueden encontrar. Una vez más, vamos a buscar respuestas.

Por lo general, cuando empezamos a despertar, nos sentiremos completamente desconectados de las personas que nos rodean, al igual que nos alejamos de las vieja  vida  que una vez vivimos. Será un momento hermoso, o doloroso, y confuso al mismo tiempo.

Lo que sucede es que el alma se despierta y busca desenterrar a la persona que realmente somos. Sin embargo, ¿cómo podemos desenterrar el ser único sin desentrañar también todos los aspectos de nosotros mismos que no nos gustan? ¿Cómo pueden curarse los aspectos sin reconocer nuestras heridas primero?

Despertarse significa mirar cada cosa que está dentro de nosotros y alrededor de nosotros: tenemos que mirarnos a nosotros mismos, a nuestras vidas y a aquellos que están en ella.

Necesitamos observar profundamente cada situación que se nos presenta. Este es el comienzo de la curación y las transformaciones.
Al descubrir el lado espiritual, nuestro espíritu nos llevará en un viaje, que no está destinado a lastimarnos o herirnos, sino a ayudarnos y sanarnos para que podamos volver a estar completos una vez más.

Debemos recordar que elevar las vibraciones no solo significa vivir vidas positivas o tener pensamientos positivos y felices. De hecho, pensar y actuar la mayor parte del tiempo positivamente requerirá mucho trabajo, cuando todavía estamos rotos por dentro.

Necesitamos volver a nuestro ser único para alinear nuestras vibraciones con las de experiencias verdaderamente espirituales. Y  para devolver nuestro ser único, necesitamos curar cada herida que ya no queremos ver.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares.