Ignorar los chismes es la mejor opción para ser feliz

Ignorar los chismes es la mejor opción para ser feliz


“Recordemos que la verdad siempre sale a la luz, a pesar de todos los chismes y el mal que puedan rodearnos, porque el bien es más poderoso que el mal en el marco de nuestras vidas, al igual que en la ficción”

Es normal y esperable que padres, familiares y amigos cercanos se preocupen por nosotros y nos hagan preguntas sobre nuestras vidas.

En estos casos, se trata de afecto y consideración, pues quienes nos quieren nos prestan atención con intenciones sinceras. Sin embargo, hay quienes parecen saberlo todo sobre nuestras vidas, incluso más que nosotros mismos, y lo que es peor, personas a las que apenas conocemos porque no forman parte de nuestra vida.

Hay personas que acostumbran a hablar de la vida de los demás a quien quiera escucharlos, estén donde estén. Desde la distancia, controlan a qué hora llegamos y nos vamos, qué almorzamos y con quién, si planchamos o no la ropa, si trabajamos correctamente, con quién nos relacionamos... en definitiva, son los biógrafos de servicio. Tenemos la sensación de estar constantemente vigilados por cámaras ocultas.

Ignorar los chismes es la mejor opción para ser feliz

Si los biógrafos de la vida de los demás sólo hicieran esto por ellos mismos, sería menos irritante. Pero no, se empeñan en hablar de nosotros a los demás, la mayoría de las veces denigrando nuestra imagen, señalando lo que consideran deficiente. Necesitan apagar cualquier fulgor que pueda ensombrecer su supuesta superioridad, en el trabajo y en la vida en el mundo exterior, haciendo todo lo posible, de forma peligrosamente encubierta, para que jefes y colegas nos consideren poco fiables.

Algunas de las relaciones sentimentales que entablamos también se caracterizan por un control excesivo de nuestras vidas, pero en estos casos el control es explícito, ya que se nos pregunta constantemente dónde hemos estado, con quién y qué hemos hecho. ¿Es esta persona incapaz de darse cuenta de que elegimos estar con ella porque quisimos; nadie nos obligó a nada?

Intentar controlar la vida de otra persona es tan inútil como recoger hojas mientras sopla el viento.

Las personas son como son y no cambian por voluntad propia. Cambiamos nuestro comportamiento cuando somos realmente conscientes de que nos perjudica, y sólo si queremos. Controlar en exceso a tu pareja no evitará que mienta. Controlar el trabajo de tu colega no evitará que llegue tarde. Nadie tiene poder sobre la vida de los demás, por suerte o por desgracia. Sentirnos presionados y acorralados a menudo nos incita a la rebelión y a la tentación de hacer exactamente lo que la otra persona quiere. Nuestra naturaleza es rebelde y reacciona negativamente ante el control externo: la vida, liberadora en su esencia, aborrece las cadenas de cualquier tipo.

Las personas que se complacen en querer saberlo todo sobre la vida de los demás parecen individuos vacíos e infelices, porque no pueden encontrar nada bueno en sí mismos, es decir, no ven nada que merezca la pena en sí mismos y necesitan buscar algo fuera. Tratar de menospreciar a los demás con murmuraciones no sólo es cobarde, sino que también demuestra debilidad emocional y de carácter. El vacío interior y el desprecio por uno mismo deben ser tan insoportables que entonces se combaten con la exposición venenosa de la vida de los demás. Los que están insatisfechos con su vida no soportan ver sonreír a nadie y pueden intentar atraer a todos los que les rodean a su miserable oscuridad -en vano, la mayoría de las veces, porque los que brillan por sí mismos no se inmutan por esas pequeñeces.

En lo que respecta a las parejas, el sentido común dice que alguien que asfixia a su pareja suele sentirse inseguro e incapaz de ser una persona atractiva. Tienen una visión tan negativa de sí mismos que no pueden concebir la posibilidad de que la otra persona quiera estar con ellos, porque no se ven como alguien digno de ser amado. También puede ser el infiel y querer evitar que la otra persona sea igual porque, en una ironía egoísta, no aceptaría que su pareja hiciera exactamente lo mismo que él le hace sufrir. Se trata de alguien que engaña, miente y traiciona con facilidad, pero nunca soportaría que le mintieran, engañaran o traicionaran. Pero los celos excesivos en el amor implican problemas mucho más complejos que ése; lo importante aquí es evitar las relaciones controladoras.

Las preocupaciones de los padres por los progresos de sus hijos, de los amigos por nuestra salud física y emocional, del jefe por nuestras tareas, del profesor por nuestro aprendizaje, son bienvenidas y necesarias, porque nos motivan. Sin embargo, ser observado y criticado de forma negativa por personas que no se preocupan lo más mínimo por nuestro bienestar es molesto y desagradable. Podemos incluso intentar hacer entender a los intrusos que estamos incómodos y que buscan algo más provechoso en lo que ocuparse, pero difícilmente nos escucharán.

Ignorémoslos, no soportan el desprecio de nadie y no son dignos de que perdamos un segundo de nuestras vidas con ellos. Recordemos que al final siempre sale la verdad, a pesar de todos los chismes y de todo el mal que nos rodea, porque el bien es más poderoso que el mal en la historia de nuestras vidas, igual que en la ficción. Porque no somos telenovelas, no somos famosos, así que no hace falta.

Por Virginia V.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram