15 pasos para perdonar a alguien que te ha hecho daño

15 pasos para perdonar a alguien que te ha hecho daño


Por Dr. Wayne W. Dyer

Perdonar a los demás es esencial para el crecimiento espiritual.  Tu experiencia con alguien que te ha hecho daño, aunque dolorosa, ya no es más que un pensamiento o un sentimiento que llevas contigo. Estos pensamientos de resentimiento, ira y odio representan energías lentas y debilitantes que te restarán poder si sigues dejando que estos pensamientos ocupen espacio en tu cabeza. Si pudieras liberarlos, conocerías más paz.

A continuación, comparto cómo perdonar a alguien que te ha hecho daño en 15 pasos:

Paso 1: Pasar al siguiente acto

Tu historia pasada y todas tus heridas ya no están aquí en tu realidad física. No permitas que estén aquí en tu mente, enturbiando tus momentos presentes. Tu vida es como una obra de teatro con varios actos. Algunos de los personajes que entran tienen papeles cortos que interpretar, otros, mucho más grandes. Algunos son villanos y otros son buenos. Pero todos son necesarios, porque si no, no estarían en la obra.

15 pasos para perdonar a alguien que te ha hecho daño

Paso 2: Reconectarse con el espíritu

Ponte de acuerdo contigo mismo para permanecer siempre conectado con el Espíritu, incluso cuando parezca lo más difícil. Si haces esto, permitirás que prolifere cualquier grado de armonía perfecta para el que tu cuerpo fue diseñado. Entrega tus heridas a Dios, y permite que el Espíritu fluya a través de ti.

Tu nuevo acuerdo con la realidad, en el que has mezclado tu yo físico y tu personalidad con tu yo espiritual conectado a Dios, comenzará a irradiar una energía superior de amor y luz. Dondequiera que vayas, otros experimentarán el resplandor de tu conciencia de Dios, y la desarmonía y el desorden y todo tipo de problemas simplemente no florecerán en tu presencia. Conviértete en “un instrumento de tu paz”, como desea San Francisco en la primera línea de su famosa oración.

Paso 3: No te vayas a dormir enfadado

Cada noche, cuando me voy a dormir, me niego rotundamente a utilizar este precioso tiempo para repasar cualquier cosa que no quiero que se refuerce en las horas que paso inmerso en mi subconsciente. Elijo imprimir en mi mente subconsciente mi concepción de mí mismo como un creador Divino en alineación con la sola mente. Reitero mis yoes, que he colocado en mi imaginación, y recuerdo que mi sueño estará dominado por mi último concepto despierto de mí mismo. Soy pacífico, estoy contento, soy amor, y atraigo hacia mí sólo a aquellos que están alineados con mis ideales más elevados de mí mismo.

Este es mi ritual nocturno, evitando siempre cualquier tentación de pasar por encima de cualquier temor a lo desagradable que mi ego pueda estar pidiéndome que revise. Asumo la sensación en mi cuerpo de que las afirmaciones que hago ya están cumplidas, y sé que me estoy dejando programar mientras duermo, pues al día siguiente me levanto sabiendo que soy un espíritu libre.

“En el sueño el hombre impresiona a la mente subconsciente con la concepción que tiene de sí mismo.” - Neville Goddard

Paso 4: Cambia el enfoque de culpar a los demás a entenderse a sí mismo

Siempre que se sienta molesto por la conducta de los demás, desvíe la atención de aquellos a quienes responsabiliza de su angustia interior. Cambia tu energía mental y permítete estar con lo que sientes: deja que la experiencia sea como sea, sin culpar a los demás de tus sentimientos. Tampoco te culpes a ti mismo. Simplemente permite que la experiencia se desarrolle y Afírmate a ti mismo que nadie tiene el poder de hacerte sentir incómodo sin tu consentimiento, y que no estás dispuesto a conceder esa autoridad a esta persona en este momento.

Proponte experimentar libremente tus emociones sin llamarlas “malas” ni tener que ahuyentarlas. De este modo, habrás dado un paso hacia el autodominio. Es importante evitar la culpa e incluso el deseo de comprender a la otra persona; en su lugar, céntrate en comprenderte a ti mismo.

Al asumir la responsabilidad de cómo eliges responder a cualquier cosa o persona, te estás alineando con la hermosa danza de la vida. Al cambiar la forma en que eliges percibir el poder que los demás tienen sobre ti y verás un nuevo mundo brillante de potencial ilimitado para ti y sabrás al instante cómo perdonar y dejar ir cualquier cosa.

Paso 5: Evita decirle a la gente lo que tiene que hacer

Evita pensamientos y actividades que impliquen decirle a la gente que es perfectamente capaz de tomar sus propias decisiones lo que tiene que hacer. En su familia, recuerde que no eres dueño de nadie. El poeta Kahlil Gibran te lo recuerda:

“Tus hijos no son tus hijos. Son los hijos del anhelo de la Vida por sí misma. Vienen a través de ti, pero no de ti…”


Esto siempre es cierto. De hecho, ignora cualquier inclinación a dominar en todas tus relaciones. Escucha en lugar de exponer. Presta atención a ti mismo cuando tengas opiniones críticas y observa adónde te lleva la autoatención. Cuando sustituyas la mentalidad de propiedad por la de permitir, empezarás a ver el verdadero despliegue del Tao en ti mismo y en los demás. A partir de ese momento, estarás libre de frustraciones con aquellos que no se comportan de acuerdo con tus expectativas dominadas por el ego.

Paso 6: Aprende a soltar y a ser como el agua

En lugar de intentar dominar con tu contundencia, sé como el agua: fluye por dondequiera que haya una abertura. Suaviza tus bordes duros siendo más tolerante con las opiniones contrarias. Interviene menos y sustituye dirigir y decir por escuchar. Cuando alguien te ofrezca su punto de vista, intenta responder con: "Nunca lo había pensado, gracias. Lo pensaré un poco".

Cuando renuncies a interferir y optes en cambio por fluir como el agua -suave, delicada y discretamente- te convertirás en el perdón mismo.

Imagínate a ti mismo con las mismas cualidades que el agua. Permite que tu ser suave, débil, flexible y fluido entre en lugares donde antes estabas excluido por tu inclinación a ser sólido y duro. Entra suavemente en la vida de aquellos con los que te sientes en conflicto: Imagínate a ti mismo entrando en su interior, viendo quizás por primera vez lo que están experimentando. Mantén esta imagen de ti mismo como agua que fluye suavemente y observa cómo cambian tus relaciones.

Paso 7: Asume la responsabilidad de tu parte

Eliminar la culpa significa no asignar nunca a nadie la responsabilidad de lo que estás experimentando. Significa que estás dispuesto a decir: “Puede que no entienda por qué me siento así, por qué tengo esta enfermedad, por qué he sido víctima o por qué he tenido este accidente, pero estoy dispuesto a decir sin ningún tipo de culpa o resentimiento que lo asumo. Vivo con ello y soy responsable de tenerlo en mi vida".

Si asumes la responsabilidad de tener la experiencia, al menos tienes la oportunidad de asumir también la responsabilidad de eliminarla o de aprender de ella. Si de alguna manera (quizás desconocida) eres responsable de esa migraña o de ese sentimiento de depresión, entonces puedes ponerte manos a la obra para eliminarlo o descubrir cuál es su mensaje para ti. Si, por el contrario, alguien o algo más es responsable en tu mente, entonces, por supuesto, tendrás que esperar a que cambie para que mejores. Y es poco probable que eso ocurra. Así que te vas a casa sin nada y te quedas sin nada cuando en realidad la paz está en la otra cara de la moneda.

Paso 8: Deja ir los resentimientos

¿Qué causa el enfado y la ira después de una disputa? La respuesta genérica sería una lista de lavandería detallando por qué la otra persona estaba equivocada y lo ilógico e irrazonable de su comportamiento, concluyendo con algo así como: “¡Tengo derecho a enfadarme cuando mi [hija, suegra, ex marido, jefe o en quien estés pensando] me habla de esa manera!”.

Pero si estás interesado en vivir una vida llena de Tao, es imperativo que inviertas este tipo de pensamiento. Los resentimientos no provienen de la conducta de la otra parte en un altercado; no, sobreviven y prosperan porque no estás dispuesto a poner fin a ese altercado con una ofrenda de amabilidad, amor y auténtico perdón. Como dice Lao-Tzu

“Alguien debe arriesgarse a devolver la injuria con amabilidad, o la hostilidad nunca se convertirá en buena voluntad.” - Lao-Tzu


Así que cuando todos los gritos, chillidos y palabras amenazadoras se hayan expresado, habrá llegado el momento de la calma. Recuerda que ninguna tormenta dura para siempre, y que en tu interior siempre hay semillas de tranquilidad. Hay un tiempo para la hostilidad y un tiempo para la paz.

Paso 9: Sé amable en lugar de correcto

Hay un proverbio chino que dice: “Si vas a buscar venganza, será mejor que caves dos tumbas”, lo que me está diciendo: tus resentimientos te destruirán.

El mundo es como es. Las personas que se comportan “mal” en el mundo están haciendo lo que se supone que deben hacer. Puedes procesarlo como quieras. Si te llenas de ira por todos esos “problemas”, eres una persona más que contribuye a la contaminación de la ira.  En lugar de eso, recuerda que no tienes necesidad de hacer que los demás se equivoquen ni de tomar represalias cuando te han hecho daño.

Imagina que alguien te dice algo que consideras ofensivo y, en lugar de optar por el resentimiento, aprendes a despersonalizar lo que acabas de oír y respondes con amabilidad. Estás dispuesto a enviar libremente las energías superiores y más rápidas del amor, la paz, la alegría, el perdón y la amabilidad como respuesta a cualquier cosa que se te presente. Lo haces por ti. Prefieres ser amable a tener razón.

Paso 10: Practica el Dar

En medio de discusiones o desacuerdos, practica dar en lugar de tomar antes de salir. Dar implica dejar atrás el ego. Mientras éste quiere ganar y mostrar su superioridad siendo contrario e irrespetuoso, tu naturaleza Tao quiere estar en paz y vivir en armonía. Puedes reducir casi a cero el tiempo que pasas discutiendo si practicas este procedimiento:

Estés donde estés, siempre que sientas que se agitan en ti emociones fuertes y notes que sientes la necesidad de “tener razón”, recita en silencio las siguientes palabras de la Oración de San Francisco:

“Donde haya injuria, [déjame llevar] el perdón.”


Sé un dador de perdón como él enseña: Lleva el amor al odio, la luz a la oscuridad y el perdón a la injuria. Lee estas palabras a diario, pues te ayudarán a superar las exigencias de tu ego y a conocer la plenitud de la vida.

Paso 11: Deja de buscar ocasiones para ofenderte

Cuando vives en o por debajo de los niveles ordinarios de conciencia, gastas una gran cantidad de tiempo y energía encontrando oportunidades para ofenderte. Un telediario, un extraño maleducado, alguien que dice palabrotas, un estornudo, una nube negra... cualquier cosa es buena si estás buscando una ocasión para ofenderte. Conviértete en una persona que se niega a sentirse ofendida por nadie, por nada ni por ninguna circunstancia.

Si tienes suficiente fe en tus propias creencias, descubrirás que es imposible sentirse ofendido por las creencias y la conducta de los demás.

No sentirse ofendido es una forma de decir: “Tengo control sobre cómo me voy a sentir, y elijo sentirme en paz independientemente de lo que observe que sucede”. Cuando te sientes ofendido, estás practicando el juicio. Juzgas a otra persona como estúpida, insensible, grosera, arrogante, desconsiderada o tonta, y entonces te sientes molesto y ofendido por su conducta. Lo que quizá no sepas es que cuando juzgas a otra persona, no la defines. Te defines a ti mismo como alguien que necesita juzgar a los demás.

Paso 12: No vivas en el pasado - Permanece en el presente

Cuando nos resulta difícil perdonar, a menudo es porque no estamos viviendo el presente y en cambio, damos más importancia al pasado. Asignamos una buena parte de nuestra energía y atención a lamentarnos por los viejos tiempos que se han ido para siempre como la razón por la que hoy no podemos ser felices y sentirnos realizados. “Todo ha cambiado”, “Nadie respeta a nadie como antes...”. Esto es asignar la responsabilidad al pasado de por qué no puedes ser feliz hoy.

Es dudoso que otras criaturas desperdicien el momento presente en pensamientos sobre el pasado y el futuro. Un castor sólo hace cosas de castor y las hace en el momento justo. No se pasa el día rumiando que sus hermanos castores recibieron más atención o que su padre castor se escapó con una castora más joven cuando él era pequeño. Siempre está en el ahora. Podemos aprender mucho de las criaturas de Dios sobre cómo disfrutar del momento presente en lugar de consumirlo enfadados por el pasado o preocupados por el futuro. Practica vivir el momento apreciando la belleza que te rodea ahora.

Paso 13: Acepta tus momentos oscuros

En un universo que es un sistema inteligente apoyado por una fuerza creativa divina, no puede haber accidentes. Por duro que sea reconocerlo, tuviste que pasar por lo que pasaste para llegar a donde estás hoy, y la evidencia es que lo hiciste. Es muy probable que cada avance espiritual que hagas en tu vida vaya precedido de algún tipo de caída o aparente desastre. Esos tiempos oscuros, accidentes, episodios duros, rupturas, periodos de empobrecimiento, enfermedades, abusos y sueños rotos estaban todos en orden. Ocurrieron, así que puedes asumir que tenían que ocurrir y no puedes evitar que ocurran.

Acéptalos desde esa perspectiva y luego compréndelos, acéptalos, hónralos y, por último, transfórmalos.

Paso 14: Abstente de juzgar

Cuando dejes de juzgar y te conviertas simplemente en un observador, conocerás la paz interior. Con esa sensación de paz interior, te encontrarás más feliz y libre de la energía negativa del resentimiento. Además, los demás se sentirán mucho más atraídos hacia ti. Una persona pacífica atrae energía pacífica.

Si voy a ser un ser de amor viviendo desde mi yo más elevado, eso significa que el amor es todo lo que tengo dentro de mí y todo lo que tengo para dar. Si alguien a quien amo elige ser algo distinto de lo que mi ego preferiría, debo enviarle los ingredientes de mi ser más elevado, que es Dios, y Dios es amor.

Mi crítica y condena de los pensamientos, sentimientos y comportamiento de los demás -independientemente de lo correcto y moral que mi yo humano me convenza de que es- es un paso que me aleja de la realización de Dios. Y es la conciencia de Dios la que permite que mis deseos se cumplan, siempre y cuando estén alineados con mi Fuente de ser. Se me puede ocurrir una larga lista de razones por las que debería juzgar y condenar a otro hijo de Dios y por qué, rayos, tengo razón. Sin embargo, si quiero perfeccionar mi propio mundo -y deseo tanto hacerlo- entonces debo sustituir estos juicios por amor.

Paso 15: Enviar amor

Pasé años estudiando las enseñanzas de Patanjali, y él nos recordó hace varios miles de años que cuando somos firmes -lo que significa que nunca flaqueamos en nuestra abstención de pensamientos de daño dirigidos hacia los demás- entonces todas las criaturas vivientes dejan de sentir enemistad en nuestra presencia.

Ahora sé que todos somos humanos: tú, yo, todos nosotros. De vez en cuando nos resbalamos y nos apartamos de nuestro yo más elevado para juzgar, criticar y condenar, pero esto no es una razón para elegir practicar ese tipo de interacción. Sólo puedo decirte que cuando finalmente lo entendí, y envié sólo amor a otro de los hijos de Dios a quien había estado juzgando y criticando, obtuve el resultado inmediato de satisfacción interior.

Te insto a que envíes amor en lugar de esos juicios y críticas a los demás cuando sientas que impiden tu alegría y felicidad, y los mantengas en ese lugar de amor. Observa que si te mantienes firme, cuando cambias tu forma de mirar las cosas, las cosas que miras cambian.

Meditación para terminar con amor

Imagínate al final de una pelea o una disputa importante. En lugar de reaccionar con viejos patrones de ira residual, venganza y dolor, visualiza que ofreces amabilidad, amor y perdón.

Hazlo ahora mismo enviando estos pensamientos de “verdadera virtud” a cualquier resentimiento que tengas. Haz que ésta sea tu respuesta habitual ante cualquier altercado futuro: Termino con amor, ¡pase lo que pase!

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

Dr. Wayne W. Dyer

Transforma tu vida

Recibe inspiración y estrategias de superación personal directo en tu correo.
Solo tu email, pura motivación. ¡Únete ya!

Utilizamos Elastic Email como nuestro servicio de automatización de marketing. Al enviar este formulario, acepta que la información que proporciona se transferirá a Elastic Email para su procesamiento de acuerdo con sus Términos de uso y Política de privacidad.