9 consejos para dejar de preocuparte por lo que no puedes controlar

9 consejos para dejar de preocuparte por lo que no puedes controlar

¿Eres el tipo de persona que siempre te preocupas por lo que la gente piensa de ti o de tus acciones? ¿Piensas siempre en tus errores pasados y en las cosas que podrías haber hecho de otra manera? ¿Agotas tu tiempo pensando en lo que te pasa porque la persona que amas no puede quererte como tú deseas? Estresarse por estas cosas es normal. De hecho, todo el mundo tiene la tendencia a preocuparse por cosas sobre las que no tienen ningún control y detenerlo es más fácil decirlo que hacerlo.

Cuando estamos estresado, fatigado tomamos decisiones rápidamente sin pensar en las consecuencias porque queremos "bloquear" algo, paralizándonos y no hacemos nada en absoluto, o nos apresuramos a hacer suposiciones para llenar los vacíos de nuestro conocimiento. Ninguna de estas respuestas nos hace sentir más seguros; de hecho, normalmente terminan haciéndonos más estresados.
Sin embargo, este hábito solo te provocará estrés, ansiedad y depresión. Por eso tienes que ayudarte a ti mismo a romper este hábito. Es difícil de hacer, pero es posible. Aquí hay algunas formas efectivas que puede practicar para dejar de preocuparte por las cosas que no puedes controlar
 9 consejos para dejar de preocuparte por lo que no puedes controlar

1. Aprende a dejarte llevar.

Una fuente principal de frustración e infelicidad es no poder soltarse. Claro, dejar ir siempre es difícil, pero recuerda que siempre hay cosas que no puedes cambiar. ¿Llegaste tarde? ¿Hiciste algo que hirió a alguien? ¡Ya sucedió! no se puedes volver atrás en el tiempo. Lo que sí puedes hacer es aceptar la consecuencia y dejarla ir. Solo entonces podrás avanzar y concentrarte en lo que debes hacer a continuación.

2. Concéntrate en las cosas que puedes controlar.

Como regla general, debes mirar hacia adentro en lugar de hacia afuera para encontrar las cosas sobre las que tienes control.  Si hiciste mal en el pasado, piensa en las cosas que puedes hacer ahora para corregirlo. Si hay cosas que no puedes controlar, también hay muchas cosas que aún puedes cambiar. Por lo tanto, elige lo que valga tu tiempo y esfuerzo.

3. Sal de tu zona de confort.

Otra forma de dejar de preocuparte es tomar el valor de hacer algo diferente. Ábrete al mundo. Conocer gente, prueba  cosas nuevas, mantén la cabeza en alto y sorpréndete con las cosas que realmente eres capaz de hacer. Salir de tu zona de confort seguramente puede marcar la diferencia en la forma en que ve las cosas.

4. Esfuérzate por convertirte en una mejor persona .

En lugar de concentrarte en cosas que no puedes controlar, como complacer a todos, trata de convertirte en una mejor persona, no para nadie sino para ti misma. Aprende de tus errores pasados. Puede que no tengas control sobre tus decisiones pasadas o sobre quién puede quedarse y salir de tu vida, pero siempre tienes la oportunidad de hacerlo mejor y convertirte en una mejor persona.

5. Rodéate de gente positiva.

La positividad y la felicidad son contagiosas . ¿Alguna vez has entrado en una habitación llena de gente vibrante, alegre y sonriente y te sentiste instantáneamente positiva? De manera similar, ¿alguna vez te has encontrado rodeado por un grupo de personas negativas, infelices y hartas? Descubrirá que las emociones de otras personas se te pegarán a y tendrán un impacto en la forma en que te sientes. ¡Elige la compañía de personas felices, positivas y motivadas y no podrás evitar absorber algo de esa positividad!

6. Permanece abierto a los cambios.

Cuando estamos abiertos al cambio, generamos confianza. Estar abiertos al cambio no significa que  definitivamente  cambiaremos, más bien significa que estamos dispuestos a examinar una creencia actual frente a una nueva y determinar cuál es la verdadera. Si decidimos aceptar la nueva creencia, entonces estaremos felices y confiados con nuestra elección.

7. Evita culparte

Algunas cosas están más allá de nuestro control, así que no te culpes por completo. Es posible que hayas hecho algo inmaduro en el pasado, pero aún tienes la oportunidad de aplicar las lecciones que has aprendido. Culparte no te servirá de nada. No seas demasiado dura contigo misma. Más bien, inspírate en personas que han pasado por muchas cosas. Cree que también puedes mejorar.

8. Practica atención plena.

Trata de cerrar los ojos. Respirar. Meditar. Mantente enfocado. Adquiere el hábito de meditar durante 5 a 10 minutos todos los días. Una vez que se convierta en parte de tu rutina, te darás cuenta de lo beneficioso que es para ti.

9. Prueba un estilo de vida saludable.

Tu estilo de vida puede ser la fuente de tus propios problemas. Por ejemplo, te preocupa ganar tanto peso, pero no estás haciendo nada al respecto. ¿Qué tal dar algunos pequeños pasos en su lugar? Trata de hacer ejercicio todos los días. Evita comer demasiada comida rápida. Bebe más agua. Duerme lo suficiente. A veces, piensas que no puedes hacerlo, pero tu verdadero enemigo eres tú. Entonces, comienza a conquistarte a ti mismo.

👉 💡 Compartamos lo positivo {➕}. ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest!

Lo que otros están leyendo...