No hagas de la espiritualidad tu nueva zona de confort. Es hora de vivir la vida

Dejamos que nuestra iniciación en el despertar espiritual se vuelva solitaria, rara vez le damos salida a nuestros sentimientos y expresiones y mantenemos todo dentro de nosotros mismos.

Cometemos el error de no devolver al mundo real las lecciones que hemos absorbido en nuestro viaje espiritual. Esto causa mucho tormento dentro de nosotros mismos.

Nuestro viaje hacia el despertar espiritual está plagado de este conflicto. No podemos conciliar nuestra nueva idea con nuestro viejo yo. Nuestro viaje al espiritualismo, en la mayoría de las ocasiones, ha sido iniciado por una fase traumática en nuestra vida.
Eso nos inclina hacia una vida tranquila de paz y soledad. Pero, deberíamos estar haciendo lo contrario. Debemos asimilar lo que hemos aprendido y experimentado y aplicar este poder divino para sanar y transformar a los demás.

Esta podría ser quizás, la lección más difícil en nuestro viaje espiritual. Esto es más cierto para aquellos que siempre han sido pisoteados toda su vida.
Pero si queremos captar la inspiración del amor absoluto y genuino, debemos estar abiertos a la idea de que podemos ser lastimados en el proceso. Pero ese es un pequeño precio a pagar si queremos ayudar a la sociedad y a nosotros mismos en el proceso.

Hemos pasado por mucho, antes de llegar a este estado. Hemos experimentado e incorporado mucho. Ahora es nuestro deber compartir este tesoro con otros.
Alojarse dentro de nuestro propio capullo puede parecer reconfortante. Pero eso indica que no hemos podido completar nuestro viaje. Permanecemos insatisfechos hasta que hayamos devuelto a la sociedad todo lo que hemos recogido en nuestro viaje espiritual.

Esto podría significar involucrarse espiritualmente e incluso físicamente en la sociedad, una vez más. Necesitas descender de tu posición elevada y lidiar con las muchas injusticias que ves a tu alrededor.
Hay una necesidad de involucrarse tanto espiritual como físicamente en este mundo. Su despertar espiritual es un desapego temporal de la sociedad, no se esfuerce por hacerlo permanente.

Somos seres sociales tanto en la dimensión física como espiritual y necesitamos ser asimilados completamente una vez que estamos espiritualmente despiertos.
Vemos personas que están profundamente en el mundo espiritual pero que aún sufren porque no han logrado integrar todo lo que han ganado espiritualmente en su mundo físico. La espiritualidad no es un viaje que deba traer dolor y desapego.

Es un período de desconexión temporal, pero el viaje termina con nuestra asimilación a la sociedad. La vida no está destinada a sufrir aisladamente de la sociedad.

Aprenda a seguir su intuición que lo llevará de regreso a donde comenzó, pero más rico en experiencia y comprensión.

Cuéntanos cómo va tu viaje espiritual y comparte con tus amigos en tu red social favorita

También te puede Interesar...

Recuerda cada día sonreír, agradecer y apreciar tu preciada vida