Cortar contacto innecesario con personas, puede restaurar rápidamente tu energía

Si tu salud, negocio o energía están en declive, intenta reducir el número de contactos.

Sí, la comunicación es sin duda necesaria y útil.

Reuniones, conversaciones, emails, mensajes, todos nos conectan con el mundo circundante. Sin embargo, el exceso de comunicación no es menos peligroso, que su ausencia completa.
Cada contacto que hacemos con personas, resulta en gastos emocionales, en ambos lados. Nos comunicamos con nuestros allegados sin poner un esfuerzo adicional, frente a ellos somos nosotros mismos. Ellos nos conocen, nuestro carácter, nuestros hábitos, nuestros puntos de vista personales y la forma en que vivimos.

Con extraños, incluso si son buenas personas, nos esforzamos mucho más. Dicha comunicación puede ser agotadora porque estamos gastando energía para mantener una buena postura, hablar correctamente y educadamente, seguir la entonación, prestar atención a lo que dicen y responder  y ser pacientes.
Sin embargo, la comunicación frente a frente no es la única forma en que nos agotamos. Cada contacto quita un poco de nuestra fuerza y ​​energía. Un teléfono y una alarma que suenan constantemente pueden incluso causar depresión.
Visitar eventos que no son de ninguna utilidad para ti, interminables charlas, conversaciones sobre lo que le interesa a la otra persona, correspondencia por cortesía: al final del día, todos se sienten terriblemente fatigados. Incluso si no hiciste ningún trabajo y solo mantuviste la comunicación, se te secará.

Y luego el cansancio crónico se convierte en agotamiento crónico. ¿El diagnostico? Has sido envenenado con exceso de comunicación. ¿La cura? Reducción de la comunicación y tiempo libre adicional.

Mantener viva una conversación vacía o escuchar una larga confesión no es algo que quieras hacer. Sé que no asistir a una reunión a la que se suponía que asistirías te hace sentir incómodo, pero ¿qué sentido tiene si no te sirve de nada?

Reducir el contacto innecesario puede restaurar rápidamente tu energía. Será  obvio quién era quien se estaba alimentando de ti, es decir, estas personas se extrañarán que no estas para ellos  y mostrarán el deseo de sacarte de tu miseria y soledad.
A tu teléfono llegarán llamadas de atención y todos los mensajes de "Estoy preocupado", "¿Dónde estás". El mejor consejo que te podemos dar es ¡Corta a estas personas!

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares.