Sanando el origen del dolor emocional- Deepak Chopra

La mente humana, de por sí impaciente, provoca reacciones emocionales cuando nuestras ideas acerca de cómo deben ser las cosas chocan con cómo son en realidad. 


A veces nos atormentamos a nosotros mismos acerca de las opciones que hemos hecho, las palabras que hemos hablado, y el camino no tomado. 
O nos fijamos en el futuro, posponiendo nuestra felicidad con pensamientos sobre lo que es erróneo o no en el momento presente.

Estos pensamientos y juicios son la fuente de nuestro dolor emocional.

 La mente tiene una vida de creencias y expectativas acondicionadas a través de la cual se filtran todas las percepciones. Mientras que el cuerpo de forma espontánea suelta el dolor en el momento en que la causa subyacente se cura, la mente tiene el instinto misterioso de aferrarse. A través de la mente, creamos una prisión de sufrimiento y luego olvidamos que somos el arquitecto y que nosotros sostenemos la llave que nos hará libres.
Incluso después de años de trabajo de sanación emocional, todos a veces cometemos el error de creer que algo "allá afuera" nos hace estar enojados, deprimidos, ansiosos o miedosos. En realidad, los acontecimientos externos son sólo disparadores. La causa de todas las emociones está dentro. Al descubrir las falsas percepciones que nos hacen aferrarnos al dolor, podemos abrirnos a una profunda experiencia de Paz.

Prácticas para la liberación emocional

Cuando te encuentras invadido por una emoción negativa, las siguientes medidas pueden ayudarte a encontrar tu camino de regreso a tu centro de equilibrio, paz y bienestar.

Resiste el impulso de ignorar tus sentimientos, alejarlos o juzgarlos como malos. Pide ver lo que están tratando de decirte. Existen por una razón - Todas las emociones - incluyendo los más difíciles: se muestran para ayudarte.Te ayudarán a sintonizar con el mensaje que tu cuerpo quiere que escuches.

• Se objetivo. Si te identificas personalmente con la negatividad y piensas, ESTOY ENOJADO, DEPRIMIDO, TRISTE, ESTRESADO, etc, te va a ser muy difícil separarte de esos pensamientos y dejarlos ir. Aprende a ver todas las emociones, sólo como energía, como la electricidad que fluye a través de ti, pero no se trata de ti.

• Práctica la auto-compasión. Si te sientes abrumado, díte a tí mismo: "Nada de lo que mi miedo me dice, puede destruírme. Estoy teniendo una reacción fuerte en este momento, pero no es mi verdadero yo. Esto también pasará”.

Asume la responsabilidad. Si encuentras respuesta a determinadas situaciones, de la misma manera, pregúntate qué necesitas para aprender a cambiar tu respuesta automática.
Medita . La meditación es una de las mejores maneras de desafiar el poder de las emociones pegajosas y conectar con nuestro verdadero ser. En la meditación rompemos la progresión inconsciente de pensamientos y emociones, centrándonos en un nuevo objeto de atención. Por ejemplo, en la práctica de la Meditación Con Mantras , el objeto de la atención es un mantra que repetimos en silencio con nosotros mismos. Un mantra es un sonido puro, sin significado ni carga emocional para evitar desencadenar asociaciones. Esto permite que la mente se desprenda de sus preocupaciones habituales y experimente amplitud y calma interior. En el silencio de la conciencia, la mente deja de lado los viejos patrones de pensamiento y sentimiento y aprende a curarse a sí misma.

Sintoniza con tu cuerpo

La palabra emoción proviene del término latino emovere, que significa "poner en marcha". Como la etimología indica, las emociones son energía o sensaciones físicas asociadas con pensamientos en nuestra mente. Se mueven a través de nuestro cuerpo, y si prestamos atención, nos darán pistas valiosas que nos guiarán hacia la libertad emocional.

El cuerpo nunca miente. . . dice lo que las palabras no pueden El cuerpo sabe cómo temblar con el miedo, convulsionarse con la ira, o llorar de pena. La mayoría de nosotros estamos entrenados desde la infancia a ignorar o tratar de quitarnos de encima las emociones perturbadoras, pero la resistencia sólo intensifica el dolor. Si podemos empezar a practicar dar la bienvenida a nuestros sentimientos - todos nuestros sentimientos - encontraremos que dejan de gritar tan fuerte para ser oídos y en su lugar, imparten su sabiduría y luego se evaporan en la nada de la que proceden.

Toma un momento y sintoniza su tu cuerpo. Ve si hay un área que está llamando tu atención - un dolor en la espalda, acidez en el estómago, una presión en las sienes. Lleva toda tu atención al área y respira con facilidad.
Ahora, en tu imaginación, pregunta a tu cuerpo lo que está tratando de decirte. ¿Qué necesitas para liberarte de aquello a lo que te aferras? ¿Qué necesitas para abrazar lo que estás resistiendo? Si tu cuerpo revela esa necesidad, dá por lo menos un paso en la dirección correcta para cumplir con esa necesidad. A continuación, comprueba de nuevo tu cuerpo y ver si, como resultado de ser escuchado, está dispuesto a darte un poco de alivio.

No importa lo que ha sucedido en tu vida hasta ahora. Siempre somos capaces de hacer nuevas opciones que pueden mejorar nuestra situación de aquí en más.

Estamos íntimamente conectados con el campo infinito de la potencialidad pura, y por lo tanto tenemos la capacidad innata para responder de una manera creativa que nos permita hacer que surja algo nuevo que nos sane y nos deje seguir evolucionando.
Esta publicación fue seleccionada especialmente para ti, ya que nos pareció interesante que lo leyeras. Si lo encontraste útil, ayuda a otros compartiendo en cualquier red social: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp..
Traducido por Tahíta de la Web del Centro Chopra
>