Por qué los empáticos atraen a las personas tóxicas (y cómo romper el ciclo)

A los empáticos les gusta ayudar a la gente. Intentan ver lo mejor en las personas. Le dan a la gente el beneficio de la duda. Asumen la responsabilidad de sus acciones y se disculpan cuando descubren, que han lastimado a alguien. Creen que las otras personas también son buenas, decentes y justas.

Esas son cosas buenas, ¿verdad?
Bueno, no siempre

Los demás.

Los empáticos se topan con problemas, cuando se conectan con personas que tienen metas, motivos y patrones de comportamiento que les son totalmente ajenos. Pueden ser impulsados por una necesidad de dinero, poder o atención. Ponen sus necesidades por encima de las de los demás. No se disculpan porque no creen que hagan nada con disculparse. Si alguien se lastima en el proceso de conseguir lo que quieren, ese es el precio de hacer negocios.
Si bien, no todos los demás son psicópatas, sociópatas o narcisistas, algunos no hacen daño pero igual hay que acercarse a todos con la misma precaución. Si tu “yo empático” se involucra con uno de estos “otros”, como soci@ potencial, amig@, compañer@ de trabajo, jefe o incluso algún miembro de la familia, te expones a ser abusado, dañado o simplemente maltratado en general.

La verdad triste

Los empáticos atraen a los “otros”, porque no solo se responsabilizan por sí mismos, sino que también se inclinan por la responsabilidad de otras personas y por las relaciones en las que se encuentran.

Si los empáticos creen, o se les hace creer, que los “otros” están molestos, enojados, lastimados o incluso abusados por algo que le hicieron o dejaron de hacer, los empáticos asumirán la responsabilidad de solucionarlo.
Los empáticos efectivamente eximen a los “otros”, de toda responsabilidad por cualquier cosa que hagan, culpándose a sí mismos.

Los “otros” están más que felices de dejarlos hacer eso. Incluso cuando se les enfrentan a sus malos comportamientos, manipulan lo que ha sucedido a su alrededor, para lo que los empáticos parezcan ser los culpables.

Qué tremendo trato... para los “otros”.

Lecciones para aprender

Entonces, empáticos, tomen control.

No son responsables de cómo se sienten los demás.

No siempre es su culpa.

No son los únicos responsables de "arreglar" una relación.

Nunca entenderán por qué, los demás les tratan mal hasta que comprendan que:

Ellos no son como ustedes. No son buenas personas, no se sienten responsables de cómo actúan y no son reparables.
Una vez que renuncien de sus posiciones auto-asignadas como "Administradores del Universo" y devuelvan la responsabilidad a aquellos de quienes la han tomado, ya no atraerán  a los “otros”.
Si te resulto de utilidad esta información compártela con tu familia y tus amigos en tu red social favorita y regalanos un "Me Gusta" en nuestra página de Facebook!¡Gracias!🙏
Fuente: Janeson59