Es absurdo intentar explicar a quienes se empeñan en no entender

Es absurdo intentar explicar a quienes se empeñan en no entender

Quienes se empeñan en no entender son innumerables.

La gente no siempre está dispuesta a entendernos, lo que puede crear dificultades en nuestras relaciones.

Aprender a conocerse puede llevar tiempo.

Cuando invertimos emocionalmente en una relación que nos importa, nos esforzamos por mantener una comunicación sana.

Siendo lo más transparentes posible.

Intentamos hablar abiertamente de los problemas.

Expresar nuestros puntos de vista y explicar las actitudes que pueden haber causado malestar o dolor.

Es absurdo intentar explicar a quienes se empeñan en no entender

Sin embargo, sólo podemos controlar lo que decimos, no la reacción de la otra persona. Aunque podemos hacer todo lo posible para que nos escuchen y comprendan, es crucial reconocer nuestros límites. Nuestros esfuerzos en una relación pueden estar motivados por nuestros sentimientos y nuestro deseo de felicidad con la otra persona, pero también es importante saber cuándo ha llegado el momento de dejarlo ir.

Algunas personas siguen obstinadas en su negativa a entender, y ninguna justificación les hará cambiar de opinión.

En esos casos, es inútil perder el tiempo intentando convencerles, sobre todo cuando sus percepciones se basan a menudo en su propia imaginación.

Debemos dar prioridad a nuestro propio bienestar y no sacrificarnos por otra persona, privándonos de amor, atención y respeto, sean cuales sean nuestras emociones.

Cada uno lleva su propia vida y toma sus propias decisiones, y es esencial reconocer que los demás no siempre compartirán nuestras creencias. Tenemos que ser capaces de seguir adelante, incluso en ausencia de nuestros seres queridos.

Puede ser muy difícil dejar marchar a alguien, pero es aún más doloroso despertarse un día y darse cuenta de que hemos dedicado gran parte de nuestra vida a cuidar de los demás, en detrimento de nuestra propia felicidad y realización.

No siempre seremos suficientes para los que nos rodean, no siempre se apreciarán nuestros esfuerzos y no siempre se tendrán en cuenta nuestras palabras. Es una realidad a la que tenemos que enfrentarnos y, por difícil que sea aceptarla, nuestra felicidad depende de cómo decidamos avanzar.

Cuando está claro que alguien está decidido a no entender lo que intentamos comunicar, resulta contraproducente perseverar o seguir dando explicaciones. Así que, en lugar de hundirnos más, tenemos que intentar volver a centrarnos en nosotros mismos y ponernos en primer lugar. Nos merecemos mucho más que alguien que se niega a confiar en nosotros.

Sigue tu propio camino y concéntrate sólo en aquellos que estén realmente interesados en comprenderte y apoyarte. Al hacerlo, encontrarás una mayor felicidad.

Sandra V.



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram