5 razones por las que los chismes son tóxicos

5 razones por las que los chismes son tóxicos


No se gana nada con los chismes. 5 razones para permanecer al margen.

¿Por qué participar en chismes?
Lo mejor es evitarlos: no pretendas saber algo que no sabes; si no has sido testigo de algo, abstente de comentarlo.
Los malintencionados son los que juzgan sin haber visto nada por sí mismos, pero se inventan muchas historias de la nada.

Por desgracia, todavía hay gente que tiene mucho que aprender.
También hay quienes buscan engañarnos, y esto puede ser difícil de aceptar.
Los chismes y rumores contienen tres elementos tóxicos, porque no sólo hacen daño a quien los difunde, sino también a quienes los oyen y a quienes son objeto de ellos.

Cuando te enfrentes a chismes o historias, ya sea sobre otra persona o incluso sobre ti mismo, lo mejor es no prestarles atención.
No participes en el juego y no valides la situación, porque quienes buscan hacer daño sólo pueden tener éxito si consiguen la atención y el reconocimiento de los demás.

Quien invierte su tiempo en su propio desarrollo no tiene tiempo que dedicar a criticar a los demás.

5 razones por las que los chismes son tóxicos

Escuchar chismes, habladurías y relatos ficticios es agotador. Incluso, cuando somos nosotros quienes los difundimos, el daño que causamos vuelve invariablemente en forma de negatividad, malas vibraciones y una sensación de vacío en nuestra vida personal y social.

No se gana nada con los chismes. 5 razones para permanecer al margen.

Alejarse de las habladurías puede aportar muchos beneficios a tu vida. A continuación,  5 razones importantes para hacerlo:

1. Fomenta la positividad

Los chismes tienden a ser negativos y a propagar energía poco saludable. Al distanciarte de los rumores, mantienes un ambiente más positivo a tu alrededor, lo que puede mejorar tu estado de ánimo y el de los demás.

2. Conserva las relaciones<

Los rumores pueden dañar las relaciones personales y profesionales. Al evitar participar en chismes, construyes confianza y respetabilidad en tus relaciones con los demás.

3. Alejarse de los chismes ahorra tiempo y energía

Las habladurías suelen ser una pérdida de tiempo y energía. Al centrarte en conversaciones significativas y productivas, puedes lograr más y sentirte menos agotado.

4. Fomenta la confianza en uno mismo

Negarse a participar en chismes demuestra madurez y confianza en uno mismo. Demuestras que no necesitas menospreciar a los demás para sentirte bien contigo mismo.

5. Evitar los chismes es una señal de respeto

Evitar chismes es una señal de respeto hacia los demás. Tratas a las personas con dignidad y no contribuyes a difundir rumores o juicios injustos. Evitar las habladurías puede mejorar tu bienestar, tus relaciones y tu autoestima. Es una opción positiva que puede tener un impacto significativo en tu vida.

Las personas que hablan mal de los demás no suelen ser bien recibidas, porque como dice el refrán: "Lo que Laurence dice de Virginia dice más de Laurence que de Virginia". Después de todo, ¿quién estaría dispuesto a confiar en alguien que habla mal de todo el mundo?

Es esencial reflexionar sobre lo que nos preocupa, omitir palabras innecesarias y no meternos en temas sobre los que no estamos cualificados para debatir u opinar. De hecho, es importante recordar que antes de pronunciar cualquier palabra, conviene filtrar nuestro mensaje a través de al menos tres momentos diferentes.

Para ilustrar esta noción, veamos una breve historia que resume perfectamente este problema:

Un joven discípulo acude a su sabio filósofo y le dice:

Un joven discípulo va a ver a su sabio filósofo y le dice: "Maestro, un amigo mío ha hablado mal de usted...".

El filósofo le interrumpe diciendo: "¡Espera! ¿Lo que vas a decirme ha pasado los tres filtros?”

El discípulo pregunta, perplejo: "¿Los tres filtros?”

El filósofo explica: "Sí, el primer filtro es la verdad. ¿Estás seguro de que lo que quieres decirme es totalmente exacto?”

El discípulo responde: "No, escuché al hombre hablar de ello a algunos de sus vecinos".

El filósofo prosigue: "Al menos ya lo has pasado por el segundo filtro, que es la bondad. ¿Lo que me vas a decir beneficiará a alguien?".

El discípulo reflexionó y dijo: "En absoluto, al contrario".

El filósofo sonrió y concluyó: "Bien, entonces. El último filtro es el de la necesidad. ¿Es realmente necesario que yo sepa lo que tanto te preocupa?

El discípulo se da cuenta y admite: «No es necesario.»

El sabio sonríe de nuevo y concluye: "Entonces, si no es verdad, bueno o necesario, enterrémoslo en el olvido.”

Los chismes sólo tienen un poder: la atención de quienes los escuchan.

Si algo no nos gusta, tenemos el poder de quitarle su único poder: nuestra atención. En realidad, hay pocas cosas que puedan afectarnos si no les damos crédito o atención.

Abstenerse de participar en chismes es vital para mantener una actitud sana hacia nuestras relaciones, nuestro bienestar y nuestra autoestima. Cuando escuchamos las palabras de los demás, en cierto modo dejamos que entren en nuestra mente.

Con el tiempo, estas palabras se instalan y acaban por perturbar el equilibrio personal y mental que mantenemos a través de la sinceridad, el respeto, la humildad, la generosidad y el honor.

En última instancia, esto crea un cálculo emocional y social que puede provocar problemas y conflictos en nosotros mismos y en nuestras relaciones.

Por eso es beneficioso no dejar que nadie nos transmita chismes o historias que alteren nuestra percepción de la realidad y afecten a la forma en que entendemos nuestros propios pensamientos y emociones, así como nuestro respeto por los demás y por nosotros mismos.

Sandra V.



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

⚠️ Aviso Importante: ⚠️ Este contenido se proporciona solo con fines informativos y educativos. No debe interpretarse ni usarse como sustituto del diagnóstico, consejo o tratamiento profesional. Si tienes preocupaciones o dudas, consulta siempre a un especialista de confianza.

Transforma tu vida

Recibe inspiración y estrategias de superación personal directo en tu correo.
Solo tu email, pura motivación. ¡Únete ya!

Utilizamos Elastic Email como nuestro servicio de automatización de marketing. Al enviar este formulario, acepta que la información que proporciona se transferirá a Elastic Email para su procesamiento de acuerdo con sus Términos de uso y Política de privacidad.