5 consejos para para aquellos que viven para los demás

5 consejos para para aquellos que viven para los demás


Deja de hacerlo todo por los demás, ¡empieza a hacerlo por ti!

¿Estás cansada de vivir para complacer a los demás? ¿Sientes que no tienes tiempo ni espacio para dedicarte a lo que te gusta? ¿Te gustaría sentirte más libre y feliz?

Si la respuesta es sí, entonces es hora de que cambies tu actitud y empieces a hacer las cosas por ti misma.

No se trata de ser egoísta o indiferente, sino de valorarte y respetarte.

Tú también tienes derecho a perseguir tus sueños, a expresar tu opinión, a decir que no cuando algo no te conviene.

Tú también mereces cuidarte, mimarte y disfrutar de la vida.

No dejes que nadie te haga sentir culpable o inferior por querer ser tú misma.

5 consejos para para aquellos que viven para los demás

Recuerda que la única persona con la que vas a estar siempre eres tú, así que más vale que te lleves bien contigo.

Deja de hacerlo todo por los demás, ¡empieza a hacerlo por ti!

Muchas veces nos creemos que podemos con todo y que debemos tenerlo todo controlado. Y así nos va, que nos olvidamos de nosotros mismos y nos quemamos por dentro.

Hay mujeres que viven para los demás: los hijos que educan, los familiares que cuidan, las parejas, y a veces todo resulta imposible. Los hombres también pueden ser así, pero este tipo de personalidad se da más en las mujeres.

Dan mucho y reciben poco. Estas personas lo hacen todo y por todos para no enfrentarse a sus propios problemas. Sin embargo, muchos de ellos no entienden cómo esto puede afectarles a largo plazo.

Todo tiene un límite. Tarde o temprano, estas decisiones se convierten en un peso emocional y psicológico. Aunque tu mente te diga "aguanta y sigue adelante", tu cuerpo llega a su límite y se resiente.  Tu cuerpo sufre.

Si te sientes identificado con esto, si te notas agobiado y con cambios de humor constantes, hazte un favor y descansa. Baja el ritmo de tu vida y reflexiona sobre estas cinco preguntas. Te harán mucho bien.

1. ¿Cuándo fue la última vez que te relajaste con un poco de paz y tranquilidad?

El silencio es bueno para el cerebro. Te da espacio para pensar. Regálate un "baño" de silencio y soledad cada día. Así podrás procesar las cosas de la mejor manera. También podrás conectar contigo misma.

Muchas mujeres pasan el día entero cuidando de los demás. Se ocupan de familiares dependientes, de los niños, de la casa, etc.

Normalmente, estas mujeres no tienen los momentos de silencio que necesitamos cuando estamos estresadas. El silencio y la soledad les parecen raros e innecesarios. Pero es importante que te reserves una hora de silencio al día.

2. ¿Conversas con personas importantes para ti?

Las charlas profundas hay que tenerlas con personas que te escuchen y te comprendan. Son amigos y otras personas que tienen un vínculo emocional contigo.

Estas conversaciones te ayudan a liberarte de muchos problemas internos y a entender mejor algunos aspectos de tu vida diaria para verlos desde otro punto de vista. En un mundo que cambia tan rápido, las conversaciones se van perdiendo. Disfrútalas al máximo. Queda con la gente para hablar de todo y de nada.

3. Aunque creas que puedes hacerlo todo, no es así. Tienes derecho a llorar.

No tienes 30 horas al día, y no, no puedes dedicar el 90% de tu tiempo a los demás. Creer que "lo puedo todo" y que "tengo que hacer todo lo que quieren que haga" no te beneficia en nada.

Además, probablemente te cueste decir "no puedo". Pero es necesario y útil empezar a decir una de estas frases en voz alta:

  • Hoy estoy cansada. No puedo ayudarte.
  • Probablemente tampoco podré ayudarte dentro de unos días. Necesito tiempo para mí.
  • No, he decidido que no puedo hacer lo que me pides. Me agobia.
  • No me siento bien y necesito cuidarme.

4. Siéntete muy orgullosa de ti misma y valórate cada día.

Las personas acostumbradas a hacer todo por los demás no se sienten valoradas. Porque todos piensan que les deben algo. Al fin y al cabo, están aquí para ayudar, apoyar, fortalecer, ser una mano amiga y ocuparse de todo.

Pero si los demás no son capaces de agradecer todo lo bueno que haces, tienes que hacerlo tú misma. No hay nada malo en ser respetada y querida. Es bueno sentirse orgullosa de todo lo bueno que haces y ser tu propio apoyo diario.

5. Aprende a cuidar de ti.

Otras personas controlan tu tiempo, tus emociones, tus cuidados, tu atención y tu energía. Pero tú puedes ofrecerte mucho más a ti misma.

  • Regálate tiempo para ti.
  • Hazte regalos. Cómprate algo que te guste.
  • Haz algo que te divierta cada día.
  • Viaja.
  • Cuida tu aspecto.
  • Haz amigos que te hagan reír.
No tengas miedo de pensar en ti. Realiza cambios en tu vida si sabes que lo necesitas. Ante todo, vives para ti, y tu vida debe ser tuya.

Por Sandra V.



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

⚠️Aviso Importante: ⚠️ Este contenido se proporciona solo con fines informativos y educativos. No debe interpretarse ni usarse como sustituto del diagnóstico, consejo o tratamiento profesional. Si tienes preocupaciones o dudas, consulta siempre a un especialista de confianza.