4 limitaciones que te impiden ser feliz

4 limitaciones que te impiden ser feliz


¿Es posible que estés obstaculizando tu propio éxito con limitaciones injustas? ¿A menudo pones límites a tus logros sin darte cuenta?

Cuando te dices a ti mismo cosas como "no puedo hacer eso" o "nunca podré resolver esto", te estás abocando al fracaso.

Con esta mentalidad negativa, estás admitiendo la derrota antes de intentar nada. Lo triste es que si no vigilas lo que dices y cómo vives, tus procesos de pensamiento y acciones negativas pueden contagiarse a tus hijos y a los que te rodean.

¿Sabes lo perjudicial que es para tu psique hablar negativamente de ti mismo? El lenguaje crítico no sólo disminuye la confianza en uno mismo, sino que puede arruinar la productividad. ¿Qué dirías si oyeras a otra persona declararse estas cosas negativas?

4 limitaciones que te  impiden ser feliz

Sin duda, le corregirías de inmediato y le darías ánimos. Las limitaciones que te pones a ti mismo pueden asfixiarte, así que necesitas aprender algunos trucos salvavidas para liberarte de estos límites autoimpuestos.

Creer esto a menudo nos lleva a sentirnos desanimados y tristes, aterrorizados de experimentar cosas nuevas. Veamos cuatro limitaciones autoimpuestas que impiden a las personas ser felices haciendo lo que realmente quieren.


1. Preocupación exagerada por lo que los demás piensen de ti

No des tanta importancia a las opiniones de los demás como para que influyan directamente en tus decisiones. Eres un individuo único, y lo que decides hacer o no hacer depende principalmente de ti.

Es esencial darse cuenta de que los juicios de los demás a menudo dicen más de ellos que de ti. Lo que es correcto para ti puede no coincidir con la opinión general, pero eso no significa necesariamente que sea una mala decisión. No estoy sugiriendo que adoptes una actitud narcisista y rechaces todas las críticas u opiniones, sino que empieces a filtrar los comentarios que sólo pretenden devaluarte.

Así que evita dejarte llevar por los dramas de los demás, porque lo que la gente dice de ti sólo representa una perspectiva personal, no una verdad absoluta. En lugar de negarte oportunidades potenciales por miedo a ser juzgado, avanza. Aléjate de las influencias negativas y vive tu vida de acuerdo con tus propios valores y creencias.

2. Buscas la aprobación de los demás.

Desde pequeños nos enseñan normas que a veces no coinciden con nuestras aspiraciones, que no reflejan nuestra realidad. Se nos anima a creer que nuestras vidas deben satisfacer de algún modo las expectativas de los demás, sobre todo de aquellos con quienes compartimos nuestra vida y a quienes apreciamos.

Aunque las opiniones de estas personas importan, no deben ser vinculantes. Es esencial cultivar nuestro propio pensamiento y no vivir una existencia que se ajuste estrictamente a la de los demás.

Cuando perseguimos nuestras pasiones y lo que amamos, nuestra felicidad puede ser contagiosa. Aunque las personas que nos importan no estén totalmente de acuerdo con nuestras elecciones, si nos quieren sinceramente, siempre nos apoyarán. Estarán a nuestro lado, incluso cuando nos enfrentemos a contratiempos, dispuestos a consolarnos y a sugerirnos soluciones en las que quizá no habíamos pensado antes.

Así que encuentra el valor para expresar lo que piensas, sé decidido y persigue tus sueños con determinación.

3. Miedo a no tener éxito

El éxito de los demás no significa que estés condenado al fracaso. Cada uno de nosotros tiene límites en la vida, pero eso no significa que el éxito esté fuera de nuestro alcance.

A menudo resulta tentador buscar excusas para enmascarar nuestro propio miedo al fracaso o nuestra falta de valor.

Sin embargo, los que triunfan no lo hacen por arte de magia, sino mediante el trabajo arduo y la determinación de superar todos los obstáculos que se interponen en su camino para alcanzar su meta. No progresarás sentándote todo el día a lamentarte de tu insatisfacción, sino teniendo el valor de enfrentarte a tus miedos.

Todos nos enfrentamos a retos en la vida, pero la forma en que decidimos afrontarlos determina su impacto en nuestras propias existencias. Estos retos pueden ayudarnos a crecer o conducirnos al fracaso. Depende de cada uno de nosotros decidir cómo queremos afrontarlos.

4. Permitir que la negatividad invada tu mente

Tus pensamientos tienen mucho peso. Lo que permitas que consuma tu mente gobernará tu vida. Cuando permites que tu mente sea consumida por la negatividad, estás creando una zona de guerra mental.

Debes entender que el miedo es un mentiroso, y la ansiedad es el gran simulador. Cada vez que tengas un pensamiento negativo, ¿necesitas evaluarlo? ¿La idea se basa en la verdad o en la mentira?

No puedes controlar las decisiones de los demás, pero puedes ser consciente de tu vida. Tu bienestar mental depende de purgar la negatividad.

Palabras finales

¿Qué limitaciones has puesto en tu vida que tienen te tienen inmóvil? Recuerda que eres tú peor enemigo. La buena noticia es que todo esto tiene arreglo.

Tienes el poder dentro de ti para hacer cambios y tomar las riendas de tu vida. ¿Va a ser fácil? No. ¿Vas a luchar por volver a las andadas? Sí.

Sin embargo, si cambias tu mentalidad y desarrollas una actitud de determinación, puedes lograr cualquier cosa que desees. ¿Hay situaciones en tu vida con las que no estás contento y quieres arreglarlas?  Empieza por citar afirmaciones positivas para que tu cerebro se impregne de positivismo. En poco tiempo, ni siquiera te reconocerás.

¡Mucho éxito!



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

⚠️Aviso Importante: ⚠️ Este contenido se proporciona solo con fines informativos y educativos. No debe interpretarse ni usarse como sustituto del diagnóstico, consejo o tratamiento profesional. Si tienes preocupaciones o dudas, consulta siempre a un especialista de confianza.