Por qué decir no es bueno para ti y para ellos

Por qué decir no es bueno para ti y para ellos


Muchas veces nosotros, los complacientes, nos vemos atrapados en situaciones en las que creemos que deberíamos estar, o que creemos que deberíamos querer, sólo para descubrir que no son exactamente lo que pensábamos que serían.

Nos enamoramos de la gente y nos mienten, empezamos una carrera y descubrimos que no es lo que esperábamos, nos piden que seamos voluntarios en una actividad para la que no tenemos tiempo.

Hacemos estas cosas porque queremos ayudar a la gente, queremos sentir amor, nos da miedo “abandonar” algo en lo que hemos invertido mucho tiempo/dinero.

Gran parte de la justificación que nos damos es que, si nos quedamos el tiempo suficiente, quizá las cosas cambien o se nos hagan más fáciles. Hemos llegado hasta aquí, ¿no? Quizá lo hagan.

Por qué decir no es bueno para ti y para ellos

Pero, ¿y si no? ¿Cuánto tiempo es demasiado para comprometerse con algo que no está en línea con nuestro yo más elevado? Todas estas son preguntas que se nos plantean en nuestro camino energético.

Cada día se nos presentan una serie de opciones. La forma en que tomamos esas decisiones determina en gran medida si somos fieles a nosotros mismos, a nuestras necesidades y a nuestros objetivos o no.

Cada vez que tomamos una decisión para nosotros, nos acercamos más a nuestro yo más elevado y a la satisfacción de nuestro papel aquí en la Tierra. A las personas que complacen a la gente a menudo les cuesta decir que no porque temen decepcionar a la gente o sienten empatía por el trabajo o el dolor que tendrán que soportar sin ellos.

Mi pregunta a los que complacen a la gente es: si tu corazón no está en esa relación, en ese trabajo o en ese puesto de voluntario, ¿por qué no creas el espacio para que entre una persona que pueda prosperar en él? Como ves, decir no, retirarse o declinar una invitación a participar no es necesariamente algo malo en estas situaciones.

Más bien, te permite honrarte a ti mismo y, al mismo tiempo, abrir una oportunidad de amor, trabajo o experiencia a otra persona que puede sacar mucho provecho de ello. En este sentido, dar un paso atrás puede crear espacio para que dos personas den un paso adelante.

La idea de que tenemos que asumirlo todo o complacer a todo el mundo nosotros mismos es una falacia que muchas personas “amables” tenemos en la cabeza. Creemos que sacrificándonos estamos ayudando a otra persona.

Queremos ayudar a la gente, así que lo hacemos. No me malinterpretes: a veces realmente lo hacemos. Ser desinteresado es una hermosa cualidad que no debe subestimarse. Otras veces, sin embargo, nos dejamos atrapar por nuestra servidumbre a los demás.

El mensaje que me he sentido inspirada a compartir contigo hoy es que cuando algo te hace daño o te aleja de lo que más te conviene, está perfectamente bien decir no. Está bien poner límites. Está bien cuidar de ti mismo y de tus necesidades. Cuando estás satisfecho, eres mejor para ti mismo y para los demás.

Aquí tienes un mantra que puedes utilizar para recordar esto en los momentos en los que sientas que necesitas un poco más de fuerza en las próximas semanas.

"Soy luz. Soy amor. Cuando actúo en línea con mi mejor yo, no puedo equivocarme".

En amorosa co-creación,

Katie IndiCrow
👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

Puedes seguir a Katie en Tumblr como Katie InidCrow, su blog en www.indicrowenergetics.com