Tai Chi chuan para mejorar la calidad de vida física y mental. Historia real.

Tai Chi chuan para mejorar la calidad de vida física y mental. Historia real.


¡Qué impredecibles pueden ser nuestras vidas! Lo sé de primera mano. Desde mi infancia me fascinaba el ballet. Ni siquiera sé de dónde venía, porque crecí en una familia con un padre contable y una madre enfermera. Pero cuando vi “El lago de los cisnes” en la televisión, me enamoré de él durante mucho tiempo.

Tuve la suerte de que en nuestra ciudad había un estudio de ballet para niños y mis padres me consiguieron una plaza. Mientras mis amigos y compañeros de colegio disfrutaban de su despreocupada infancia, yo me dedicaba por completo a la danza. Todos los días practicando, cuidando la comida y el peso, no he visto ninguna luz blanca- ¡en la mente sólo era la danza!

Por supuesto que no fue fácil, pero mis esfuerzos han dado sus frutos, me convertí en la mejor de nuestra ciudad en mi grupo de edad y me auguraron una maravillosa carrera y éxito. Ingresé en la Academia Estatal de Coreografía y me alegré de perfeccionarme en el arte que me apasiona.

Tai Chi chuan para mejorar la calidad de vida física y mental.  Historia real.

Al final del primer año conocí a mi primer amor, el brillante y encantador Alex. Nos conocimos por casualidad en la fiesta de cumpleaños de un amigo común, y después no parecimos separarnos nunca. Admiraba mi gracia y mi forma de bailar, y a mí me gustaba su carácter ligero y amable. Pero nuestra historia de amor terminó abrupta y trágicamente.

Un amigo suyo le había prestado una moto para darme una sorpresa, llevarme a dar una vuelta y concertar una cita insólita. Pero nos sorprendió una tormenta en una carretera suburbana y Alex perdió el control. Aquel día me quedé sin un ser querido y sin futuro: mi pierna estaba prácticamente recomponiéndose pieza a pieza. Bailar estaba descartado, era un veredicto.

La larga y ardua rehabilitación me convirtió en una reclusa. Si no hubiera sido por mi madre, probablemente me habría echado las manos a la cabeza y habría seguido a Alex. Pero mis parientes me contuvieron, hicieron todo lo posible por devolverme el gusto por la vida.

No sé cómo lo hicieron, pero mis padres me regalaron un viaje a China por mi cumpleaños # 24. Yo ya estudiaba psicología y pensaba escribir un artículo científico sobre las diferencias de mentalidad. Así que me enviaron a conocer la forma de pensar de otra nación. Pasé una semana inolvidable en Pekín, hice excursiones, vi la Muralla China. Todavía no me acostumbraba a la cocina especial, pero en general me gustaba.

Pero lo más valioso que pude sacar de aquel viaje fue la increíble práctica del Taijiquan (Tai Chi chuan)1 Los chinos lo hacen en masa, saliendo a la calle en parques y plazas, para ellos es tan común como desayunar. Al principio sólo me atrajo la curiosidad. Luego me sorprendió descubrir que los movimientos del Tai chi son como una especie de danza, que va acompañada de una inmersión profunda en uno mismo, en su cuerpo y en su mundo interior.

La conservadora de nuestro grupo turístico me contó que el taijiquan es un arte antiguo similar a las artes marciales, pero que está más dirigido a fortalecer las conexiones entre el espíritu y el cuerpo humanos. Me dijo que el taijiquan no sólo permite a las personas estar más en forma y sanas, sino que también las lleva a un estado de armonía. De este modo se establece un equilibrio entre dos principios, el Yin y el Yang.

Esta maravillosa mujer nos dio un curso introductorio de Tai Chi chuan. Me gustó tanto que quise aprender esta práctica inusual. Cuando volví a casa, encontré un entrenador y empecé a aprender el arte de armonizar mi cuerpo y mi espíritu, paso a paso. Era tan bueno como bailar, y en cierto modo incluso mejor, porque revela la naturaleza humana de una forma muy profunda.

Fue como un soplo de aire fresco para alguien que se ahogaba y me devolvió la alegría de vivir. Ahora me he graduado con honores y ofrezco asesoramiento psicológico a personas que han vivido experiencias similares a la mía. A menudo utilizo el tai chi chuan en mi trabajo, porque he comprobado por mí misma cómo ayuda a sanar el alma y el cuerpo.

Tai Chi chuan para mejorar la calidad de vida física y mental.  Historia real.

Acerca del Taijiquan según Wikipedia:

(1) El taijiquan, taichí, taichi o taichí chuan (en chino, 太極拳; en pinyin, tàijí quán; literalmente 'supremo puño definitivo' o 'sublime último puño') ​ es un arte marcial desarrollado en China, practicado en la actualidad por millones de personas en el mundo entero.

En la República Popular China el taichí es una actividad muy popular. En los parques de las ciudades se puede observar por las mañanas a miles de personas ejercitando sus movimientos lentos y fluidos.

Primordialmente, el taichí chuan es un arte marcial interno (en chino, 內家拳; pinyin, nèijiāquán) para la lucha cuerpo a cuerpo, ya sea armada o desarmada. En tiempos más recientes se lo considera cada vez más como una práctica físico-espiritual​ para mejorar la calidad de vida tanto física como mental. Por una parte, sería muy provechosa para la salud, mientras que por otra constituye una técnica de meditación (meditación en movimiento). ​

El 17 de diciembre de 2020 la UNESCO incluyó la práctica del taichí chuan, de forma oficial, en el listado de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram

Transforma tu vida

Recibe inspiración y estrategias de superación personal directo en tu correo.
Solo tu email, pura motivación. ¡Únete ya!

Utilizamos Elastic Email como nuestro servicio de automatización de marketing. Al enviar este formulario, acepta que la información que proporciona se transferirá a Elastic Email para su procesamiento de acuerdo con sus Términos de uso y Política de privacidad.