Habrá días difíciles, pero ten la certeza que todo va a mejorar

Seguramente, ha habido momentos de tu vida en los que has creído todo está perdido. Te duele el corazón, te sientes afligido, piensas que no vales nada, que nadie puede ayudarte, y que ya no puedes más.

Y sí, te hablo de momentos tristes, y que normalmente has tenido que enfrentar solo o sola. Es un hecho que, en momentos de mayor dificultad o frustración, la gran mayoría de los que deberían estar a nuestro alrededor se alejen y nos dejen solos.

De ser así, descuida. Todos alguna vez hemos transitado situaciones complejas y hemos experimentado la tentación de tirar todo a la basura y decir: “ya no vale la pena seguir adelante”. Si este también es tu caso, espera. Antes de pensar y decir eso, quisiera que leas lo siguiente:

Habrá días difíciles, pero ten la certeza que todo va a mejorar…

Las circunstancias tarde o temprano llegarán. Nadie está libre de padecer un mal momento. Pero es obvio que la solución no está en tirar todo a la basura y dejarse morir; eso no es solucionar un problema, sino más bien crear otro más grande.
Habrá días difíciles, pero ten la certeza que todo va a mejorar
Parecerá ilógico, pero en los momentos difíciles es donde más debes intentar animarte, fortalecerte, motivarte y estar dispuesto a que todo sea mejor. No suena sencillo, lo sé. Pero tampoco puedes permanecer estático. Debes hacer algo. Tendrás que seguir batallando.

Muchas veces las derrotas, las soledades y las frustraciones te pondrán en situaciones límites, que te producirán angustia, depresión y tristeza. Pero, eso no quiere decir que todo esté perdido.

Algo deberás hacer. Algo puedes hacer. Sobre alguien te tendrás que apoyar o sostener, incluso si ese alguien eres tú mismo.

Comienza haciendo lo siguiente:

1. Acepta la situación difícil

Tendrás que asumir la derrota, la frustración, el error o el resultado negativo. Tendrás que aceptar que estás viviendo un momento duro y difícil. Negarlo sería una locura y sería una manera de darle más poder a ese momento negativo para que te tumbe. Así pues, llora si tienes que llorar. Siente si tienes que sentir. Porque es parte de la vida.

Negar el sufrimiento, no quita el problema. Y lo mejor que podrás hacer es enfrentar la realidad tal cual está sucediendo, y vivir el momento. La solución no está ni en embriagarse, ni en drogarse, ni en huir de la situación. Esto no te ayudará en nada, más bien te alejará de la preparación que necesitas para enfrentar la vida.

2. Siempre tendrás la oportunidad de avanzar

Debes tener claro que siempre habrá oportunidades para empezar de nuevo, para trabajar duro y para continuar. Es cierto que en medio de toda dificultad te va a costar ver la luz, pero siempre la habrá. Tu tarea será alcanzarla.

En medio de momentos difíciles, puedes optar por repetir este decreto:

«Asumo mi dolor y mi tristeza, sé que todo está mal, pero, estoy seguro que puedo salir adelante y que todo va a mejorar. Así lo decreto.
Hecho está».
Que estas palabras te sirvan de motivación, pues aunque no lo creas, siempre habrá solución ante toda dificultad.

3. Sigue luchando

La única manera de alcanzar la salida es caminar hacia ella. La única manera de encontrar solución a un problema, es buscándola. Y cuando peor te sientes, es cuando más tienes que trabajar y luchar.

Nadie, pero absolutamente nadie, sale de un mal momento estando sentado y esperando que este pase. Cultiva entonces una actitud de lucha y trata de automotivarte, para así encontrar la mejor salida y la mejor solución.
Habrá días difíciles, pero ten la certeza que todo va a mejorar

4. Jamás olvides tus valores

Para poder mantenerte firme, tendrás que buscar sostén en tus valores. Aquellos que rigen tu vida. Te hablo del respeto, el amor, la libertad, la tolerancia, la equidad, la paz, la honestidad, la responsabilidad y la lealtad. Valores que de cierta forma te han sido inculcados. Algunos más que otros, claro está.

Ahora bien, si sientes que en alguno de ellos tienes debilidades, pues trabaja en su fortalecimiento. Muchas veces, los malos momentos suelen ser los más tentadores para traicionar tus valores y salir corriendo a vivir lo que se te muestra como una inmediata solución. Pero no. No hagas eso.

Como recomendación final. No olvides avivar tu espiritualidad. Pon tu fe en Dios, en el Universo o en esa Divinidad en la que has decidido creer y confía en que saldrás victorioso de toda situación negativa.

👉 💡 ✨Compartamos lo positivo {➕}. ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest!

Lo que otros están leyendo...

Autor: Adrian Alberto ∼ reencontrate.guru