Mensajes de alegría: Recuerda sonreír

Como dicen que “a mal tiempo, buena cara”, nosotras hemos decidido seguirlo a rajatabla. Los mensajes de alegría sirven para animarnos a nosotras mismas, para transformar el día a alguna amiga o para levantar el ánimo de nuestra pareja. En nuestros mensajes para todos también tenemos mensajes de alegría para seguir sonriendo.

Mensajes de alegría: todo por una sonrisa

A veces nos cuesta recordar que tenemos suficientes motivos para ser felices. Los mensajes positivos son una gran fuente de energía para entender la felicidad ”Hacer lo que te gusta es libertad. Que te guste lo que haces es felicidad”. Y si quieres vivir inmersa en la alegría, el primer paso es una sonrisa ”Primero sonríe, ya encontrarás después el motivo”.

Las sonrisas son fundamentales en el día a día. Nunca la olvides, métela en el bolso antes de salir de casa, envía algún mensaje chistoso y prepárate para un día feliz ”No sabía que ponerme…y me puse contenta”. No lo dudes más, porque tu día va a depender de tu actitud. Y si piensas que estás teniendo un mal día ”Si la vida no te sonríe…hazle cosquillas”, ocúpate de transformarlo por completo.
La felicidad es un asunto que requiere profundas reflexiones”Si un día la tristeza te hace una invitación, dile que ya tienes un compromiso con la alegría”. Pero que sean profundas no quiere decir que sean complicadas. En algunos mensajes lindos encuentras que el secreto de la felicidad es más sencillo de lo que pensabas ”Dale a cada día la posibilidad de ser el mejor de tu vida”.

Y ni no terminas de creértelo, eso de que la alegría es una actitud, revisa algunos mensajes espirituales “El tiempo que pasas riendo es tiempo que pasas con los dioses”. No desaproveches nunca la oportunidad de mantenerte feliz, no dejes que se te escape ”Que la alegría te acompañe; extiende las manos y tómala cuando pase”

También te puede Interesar...


Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares.
Por: Legolas Elrond
Fuente: rincondeltibet.com