Después que tocas fondo, lo único que queda es ir hacia arriba

A veces, nuestros peores momentos pondrán nuestras prioridades en una perspectiva. A veces, nuestros peores momentos nos harán darnos cuenta de que tenemos que hacer algún cambio.

A veces, nuestros peores momentos serán los puntos de inflexión que pueden lanzarnos en otra dirección.

De hecho, cuando alcanzamos el fondo una vez, ya no podemos mentirnos a nosotros mismos. No podemos seguir fingiendo que estamos bien.
No podemos seguir fingiendo que nuestros modos de vida están funcionando. Necesitamos hacer algunos ajustes. Necesitamos dar un paso atrás, mirar todo lo que estábamos haciendo mal y tomar la iniciativa.
Cuando nos encontramos en discusiones desagradables con amigos tóxicos o miembros de nuestra familia, podría ser el verdadero impulso que necesitamos para eliminar a estas personas de nuestras vidas para siempre.

Cuando tenemos algunos problemas con nuestro jefe de los que queríamos alejarnos por muchos años, podría ser nuestro impulso necesario para dejar nuestro trabajo y también para perseguir nuestros sueños.

Cuando rompamos con la persona con la que pensamos que vamos a pasar nuestras vidas, podría ser nuestro impulso necesario para vivir por nuestra cuenta o movernos por nuestro país.
Nuestros peores momentos pueden ser bastante difíciles de manejar, pero pueden inspirar los cambios más grandes, más hermosos y útiles. Pueden lanzar nuestras vidas en una dirección completamente nueva.

No debemos buscar forros plateados la próxima vez que nos pase algo terrible. Se nos permite lamentarnos, llorar, gritar e incluso maldecir.

Se nos permite estar realmente molestos por todo lo que nos sucedió. No debemos omitir la fase de duelo, ya que es una parte importante de nuestro proceso de curación

Sin embargo, una vez que tengamos la capacidad de limpiar nuestras lágrimas y pensemos con toda claridad, debemos recordarnos que este podría ser el peor momento posible de nuestras vidas, pero que no es el final de nuestras vidas también. Esto podría ser realmente el comienzo de nuestras vidas y los momentos en que comenzamos de nuevo o volvemos a empezar.

Nuestros peores momentos nos darán el coraje necesario para perseguir lo que siempre hemos deseado, ya que no hay nada que podamos perder. También podríamos tomar algunos riesgos. También podríamos tomar riesgos por nosotros mismos. No habrá nada que nos detenga más.

Perder a nuestro mejor amigo o nuestro novio o también nuestro trabajo podría ser lo peor que haya ocurrido en nuestras vidas. Sin embargo, mirando hacia atrás, lo peor podría ser lo mejor que haya sucedido en nuestras vidas también.
Si rompemos con una persona ahora, podríamos abrirnos a conocer a alguien nuevo  o al amor de nuestras vidas en el futuro cercano. Perder nuestro trabajo podría darnos la oportunidad de comenzar a trabajar el trabajo de nuestros sueños en un futuro cercano también.

Eso, de hecho, no significa que recuperarse de nuestras pérdidas será fácil. Podríamos tener momentos difíciles entre nuestro presente y nuestro futuro donde estamos más felices que nunca, sin embargo, es importante recordar que los peores momentos posibles de nuestras vidas inspirarán algunos de los cambios más importantes.

También te puede Interesar...

Comparte con tus amigos en tu red social favorita: Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp.