Maestro Zen revela cómo es una persona tóxica y enseña cómo tratarlos

Todos tenemos a alguien tóxico en nuestras vidas. Es muy difícil ignorarlos porque de alguna manera saben cómo llegar a ti. Las personas tóxicas son manipuladoras, controladoras, dominantes y no se preocupan por nadie más.

Un Maestro Zen tiene algunos buenos consejos sobre cómo tratar con este tipo de personas, pero primero, definámoslos con estos 9 métodos:

1. Hablan más escuchan menos.

Estas personas son todo acerca de ellos mismos. En realidad, no se preocupan por ti ni por cómo estás. Si realmente te preguntan cómo te va, generalmente es porque quieren que les devuelvas la llamada para que puedan seguir hablando de sí mismos.

2. Nunca se equivocan.

Estas personas tóxicas pueden ser rápidas para juzgar a los demás, pero nunca ven ninguna falla en sí mismas. No pueden admitir que estaban equivocados y nunca se disculpan. Estas personas ni siquiera aceptarán una crítica constructiva, por lo que es muy difícil trabajar con ellos.

3. El drama los sigue.

Podrían decir, que no quieren drama, pero de alguna manera les sigue el dramatismo. Se pelean con la gente (aunque nunca admiten que algo fue culpa de ellos).

4. Fuerzan relaciones.

No quieren estar solos y es por eso que encuentran a alguien con quien tener una relación. Para ellos, no se trata de la conexión o el amor real. Solo quieren a alguien a su lado, quien los apoyará sin importar nada.

5. Su experiencia es la norma por el cual todo debe ser juzgado.

No pueden aceptar que cada uno tenga su propia vida y su modo de ver las cosas. Por ejemplo, cuando les disgusta una películas de terror, no aceptarán que te agrade. Comenzarán a burlarse de ti o te dirán que este tipo de películas son una pérdida de tiempo. De cualquier manera, te harán sentir mal por gustarte el género.

6. Mienten a menudo.

Es parte de su naturaleza. Tienden a torcer la verdad para su beneficio, por lo que siempre se verían bien y nada será su culpa. También mienten sobre cosas pequeñas, como dónde estaban o lo que hicieron, así que sea crítico con todo lo que digan.

7. Carecen de tacto y cortesía general.

Las personas tóxicas no sienten pena por los demás. No son empáticos y no quieren ayudar a los demás. Se trata de ellos y de su vida.

8. Exhiben conductas controladoras.

Necesitan sentirse a cargo, así que si algo no sale como lo planearon, tienden a enloquecer. No les gusta que nadie les diga qué hacer, quieren tener el poder completo sobre los demás, por lo que podría ser muy difícil trabajar con ellos.

9. Les encanta hablar de otras personas.

Viven por el chisme. Les gusta saber todo lo que les está pasando a todos. Intentan obtener todos los jugosos detalles y si no son muchos, tienden a inventarlos para que suenen más interesantes para los demás. Les gusta elevar su autoestima derribando a otros.
Así que probablemente reconociste a algunas personas de tu vida, que actúan de esa manera. La sugerencia más fácil sería mantenerse alejado de ellos, pero no siempre es posible. Entonces el Maestro Zen tiene alguna recomendación, ¿qué deberías hacer?
Él dice que necesitas encontrar tu paz interior y equilibrio, para que no dejes que otros influyan tanto en ti. Las personas que son fuertes por dentro, no pueden romperse desde afuera. Esto significa que si tiene confianza y sabes tú valor, entiendes que si la persona tóxica es grosera contigo, no se trata realmente de ti, sino de él. Tiene sus inseguridades y necesita controlar a las personas. Y realmente empiezas a sentirte mal por la persona tóxica.

Es importante no dejar que la persona tóxica llegue a ti. Siempre tenga en cuenta que él quiere que te  sientas insignificante y pequeño, así que no lo complazca. Mantente fuerte y enfréntalo por sus acciones. Las personas tóxicas generalmente tienen muchos problemas en el interior y cuando alguien tiene el coraje de hablar, entenderán que no son tan poderosos.

Por supuesto, cada situación es diferente y cada persona también lo es, pero lo único que debes recordar es concentrarte en ti mismo y nunca dejar que nadie más te desanime. Cuando alguien está tratando de hacerlo, recuerda que solo te están haciendo sentir mal para sentirse más seguros. Son personas problemáticas, en las que nunca se debe confiar, así que mantén la guardia con ellos.

¿Conoces a alguien así?

Déjanos tu comentario y comparte con tus amigos en tu red social favorita