5 cosas con las que ya haces el mundo un mejor lugar

¿Alguna vez al caminar por la calle, haz visto a alguien que te inspira? Tanto te inspiró que fue hasta contagioso. Pues esto también se aplica al ver un acto de bondad, al ver personas ayudando o haciendo un bien mayor.
Una pequeña demostración de humanidad puede generar una cadena de solidaridad.

A continuación unas ideas simples para ayudar y en consecuencia contagiar un comportamiento solidario y positivo.

1. Planta un árbol en algún espacio público

Imagina una ciudad llena de árboles. Cada ciudadano con el suyo. Árbol que aprende amar, respetar y cuidar.

Con ciudades tan a falta de verde, comencemos plantando un árbol. Si se genera una cadena de solidaridad, podemos imaginar esa ciudad llena de árboles como la nuestra.

2. Juega con los perros de la calle

Esa felicidad de estar caminando en la calle y de la nada encontrarse con un muy buen amigo. !Tú pana!

La próxima vez que estés caminando y te encuentras con un perro callejero…salúdalo, acaríciale, conversa con el. Al rato, van a generar una gran amistad.

Muchas de nuestros mejores amigos del reino animal están abandonados en la calle y estarían felices de compartir un buen rato.

3. Comparte unas palabras con alguien en situación de calle

Posiblemente lo más interesante de las relaciones humanas es conversar.

Lamentablemente este intercambiar de ideas, pensamientos, historias hasta chistes es poco frecuente. Si nos fijamos, se conversa muy poco y siempre entre “pares”, no entre todo tipo de personas. Hay que fomentar dialogar entre todos…jóvenes, viejos, gente que vive del mar y por sobre todo quienes viven de nuestra generosidad. Generar dialogo transversal es indispensable para hacer de este mundo un mejor lugar. Impulsa esa conversación, de seguro la generosidad se va sentir para ambos lados.

4. Regala una flor a un total extraño

Imagina un desconocido te regala un hermoso girasol mientras paseabas. Pero lo más bello es que esta persona lo hace para hacernos sonreír, ver sonrisas sinceras. Para ver nuestra mejor perfil.

Haz la prueba, regala una flor. Son sonrisas contagiosas.

5. Recoge basura en tu camino

Una moneda, la más valiosa, se cruza tu camino, ¿la recoges? Sin darnos cuenta nos cruzamos constantemente esa moneda al caminar, pero no la recogemos, al contrario, la vemos como basura…literal.

Por qué más valioso que cualquier moneda es vivir en una ciudad limpia. Veamos la basura tirada como nuestra oportunidad de contribuir en mantener nuestros barrios hermosos y para dar el ejemplo a otros.

Con mínimos detalles logras hacer el mundo un mejor lugar. Ve al desconocido como un amigo, un parque como tu jardín, una sonrisa como un regalo…un acto humano como el primer paso para humanizar en mundo en el que vivimos.

Como siempre, si has encontrado útil esta publicación de blog , comparte en tu red social favorita y siéntete libre de dejar un comentario. Gracias!
Via: El vaso medio lleno