Conoce los efectos que produce el odio al cuerpo

“Si mis enemigos supieran el daño que se hacen odiándome, no me odiarían”.

Diversos son los grados de manifestación del odio, esa pasión dañina en alto grado, que sólo anida en las almas pobres y ruines, al dar cabida en sí a esa pasión destructiva, por ignorancia de las consecuencias dañinas que habrá de ocasionarle. 
Porque el odio comienza por perturbar la tranquilidad de quien lo siente, por su acción perturbadora sobre las facultades del alma, cuyas vibraciones desequilibrantes afectan la mente y perjudican la salud, por la incidencia de esa vibración enconosa en los sistemas nerviosos y glandulares. Y, a más de dañar la salud de quien da cabida en sí al odio, le convierte en una persona amargada que, en sus relaciones de trabajo, negocios, etc., desbarata oportunidades de progreso por la actitud negativa del afectado y los errores que induce a cometer.

Si conoces la ley de las vibraciones, por consiguiente, eres consciente que los pensamientos y sentimientos son vibraciones (véase física cuántica) que contienen en sí una fuerza benéfica o maléfica, constructiva o destructiva, según su naturaleza. Y siendo el odio un sentimiento cargado de deseos de mal, es destructivo por su propia naturaleza enconosa. Por ello, cada sentimiento de odio es una vibración-fuerza, dañina en alto grado hacia quien se dirija, pero que actúa también contra el mismo que la emite. Y cuanto más odie una persona, más y más se envuelve en esas vibraciones intensamente negativas, desequilibrantes, que le atormentarán. Si pudieras apreciar el aura de una persona vibrando en odios te asombrarías al verla envuelta en un halo negro, en forma de torbellino. Y quien odia, no tiene paz en su mente ni en su alma, ya que ese sentimiento ponzoñoso produce una desarmonía psíquica mortificante, convirtiendo la vida del afectado en un tormento.
Todas esas extrañas misantropías y neurastenias que a veces apreciamos en nuestras relaciones humanas, tienen por causa alguno o varios de esos estados pasionales de odios, rencores, malquerencias, etc., cuyo origen puede ser el egoísmo, envidia, celos, etc. Que son sentimientos frecuentes en las almas mezquinas y ruines. Y cuanto más una persona odie a otra, más se une a ella psíquicamente. Y, ¡paradoja! Cuanto más lejos la desee, cuanto más en ella piense, más la acerca (vibratoriamente); porque, la persona que odia atrae mentalmente hacia sí a la persona odiada, con la fuerza de su pensamiento, y su imagen no le deja vivir en paz, le sigue y le persigue como una sombra, porque ella misma la mantiene en su mente. Y aquí está el tormento. ¿hasta cuándo? Hasta que deje de odiarla.

Puede que alguno, juzgando a la ligera ese fenómeno de la fuerza de atracción, por afinidad, del pensamiento diga: vaya una ley rara. Pero, si se considera que esa ley de vibración y atracción no ha sido creada para ser vehículo de odio, sino de amor, para unir las almas que se aman y contribuir a su felicidad; comprenderá mejor. Cuando el sublime maestro Jesús dijo: “amad a vuestros enemigos”, no estaba enseñando tan solo moral, sino que también una psicoterapia para librarnos de los efectos destructores del odio. Porque, vivir odiando, no es vida; es un tormento. Cuando una persona exclama: “yo no le perdonaré lo que me hizo”; esa persona está cometiendo un gravísimo error, error que puede significarle muchos y muchos años de dolor. Porque, cada vez que se acuerda de ese acontecimiento, perjuicio u ofensa, está impregnando su alma con el magnetismo mórbido contenido en sus propias vibraciones de odio, que irán densificando y oscureciendo esa alma; y a más de que está fortaleciendo esa unión vibratoria con la persona odiada, quien al recibir el impacto de esas vibraciones de odio, percibe también (mentalmente) la figura de quien las envía, reaccionando también del mismo modo, con una andanada de odio, rencor o desprecio, según sea el caso. Y con esa actitud descabellada, ambas partes están destruyéndose mutuamente. ¿no te parece absurda esa actitud? Sin embargo, así acontece con harta frecuencia.

Alguien dijo: “si mis enemigos supiesen el daño que se hacen odiándome, no me odiarían”. Esta frase contiene una gran verdad que todos debieran conocer; y que contribuiría grandemente a liberar al mundo del odio, causa de ¡tantas desdichas!. Porque, aquel que odia está dando poder a su enemigo sobre su tranquilidad, sobre sus nervios, sobre su sueño, su presión sanguínea, su salud toda, y su propia personalidad. ¡meditemos sobre esto! Por ello, insensato es responder al odio con el odio, rencor o malquerencia hacia aquellos que, por lo que fuere, llegasen a odiarnos; y sí con amor, deseos de bien, ya que de este modo, esas vibraciones cargadas de energía psíquica negativa, no penetrarán en nosotros y rebotarán: porque el amor genera energía positiva, conformando un campo magnético de protección. A más de esos efectos perturbadores, con la actitud de odio y malquerencias resultantes, esas personas están conquistando un puesto en las zonas oscuras del astral inferior, al desencarnar. ¡cuán frecuentemente es ver personas que, por ignorancia, son esclavas de esa y otras pasiones absurdas.

¡he aquí, la necesidad de la divulgación de este conocimiento y otros conceptos de verdad! He aquí una oportunidad de progreso espiritual , divulgando éstos y otros conceptos de verdad. Pongamos en práctica esa maravillosa enseñanza del sublime maestro: “amad a vuestros enemigos”. Y con ello quebraréis el poder que sobre vosotros pudieran ejercer a través del odio o rencor. Puede que alguno diga: ¿cómo puedo yo sentir amor por quien me ha hecho daño? Y te pregunto, hermanos muy queridos, ¿no has hecho sufrir alguna vez a alguien o causado daño en algún modo? ¿y no querías que ese error te fuese perdonado y olvidado? De cierto que sí. Entonces…

Y ¿sabías que sólo el amor es productor de perdón? Porque, quien ama, perdona; quien mantiene odio, no perdona. Quien ama y perdona, se engrandece; quien odia, se empequeñece. Quien ama es comprensivo y perdona las ofensas, no dando cabida en su alma a sentimiento alguno de odio que pueda desarrollar un deseo de malquerencia, venganza o represalia, aun cuando en el momento del daño u ofensa perciba ese impacto. ¡sólo las almas débiles y ruines albergan odio! Pide a tus maestros y guías espirituales con fervor, con verdadero deseo de perdonar y anhelo de superación, que te enseñen a perdonar, que te enseñen a amar a quien daño o agravio os haya hecho. Si haces esto una y otra vez, muchas veces. Si así lo haces, con fe y humildad sentida; pronto comenzarás a percibir que una sensación de paz y sosiego inunda todo tu ser. Esa es la señal de haber alcanzado la vibración de amor del cristo. Y un nuevo deseo de bien comenzaras a sentir hacia la persona o personas que por error o falta de control de su emotividad, y aún por ruindad te hayan causado ese agravio o daño. Y no te desanimes si no consigues de inmediato ese propósito digno. Persevera, persevera hasta que hayas establecido la unión vibratoria con la ley del amor universal, generadora de paz y armonía, y liberadora del odio y su secuela de malquerencias y amarguras. Y la paz interna (mental-emocional) aumentará vuestra capacidad intelectual, nuestra alegría de vivir y ansia de progreso. Porque, un alma y una mente despojadas de odios, rencores y malquerencias, con ideales elevados, vibrando en amor fraterno, se exteriorizará en una personalidad más eficiente, ágil y realizadora. Y cada vez que llegue a tu mente, en el comienzo, el recuerdo o imagen del motivo del agravio (que poco a poco irá desvaneciéndose) deséchalo y proyecta sobre esa persona vibraciones de amor, a modo de comprensión y deseos de bien; poniendo todo tu deseo de bien en ese sentimiento, para que esa vibración sea poderosa y le beneficie intensamente, con lo cual te beneficiará a ti mismo.
Cuanto más ames, más felices habrás de sentir; ya que, la ley que es amor, te devolverá ese amor en felicidad. Si das amor, afectos, alegrías, servicio desinteresado (que es amor en acción); eso mismo recibirás en la proporción que das y más aún. Pero, si dominados por una pasión, envidia, egoísmo o amor propio, causas sufrimiento de algún modo o realizas actos de venganza o cometes alguna bajeza; iras acumulando un karma doloroso, y esos mismos daños causados recibiras en la proporción que hayas causado o deseado; porque, la ley es justa. Reten en tu conciencia este axioma; la siembra es voluntaria; pero, la cosecha es obligatoria. Ahora que ya conoces las desventajas (algunas tan sólo) del odio, rencor, malquerencias y resentimientos; comprenderás que, mantener esos enemigos, es un lujo que se paga muy caro.y lo curioso es… sin disfrutarlo. Necesario es saber dar a conocer que, con la muerte del cuerpo físico no mueren las pasiones, antes al contrario, se intensifican; porque, están en la propia naturaleza psíquica que, al dejar la envoltura carnal continúa con los mismos pensamientos, sentimientos y tendencias que mantenía como humano, sin los atenuantes de la vida en la carne. De aquí que, un enemigo en el “otro lado” es mucho más peligroso.

Aquí apegados al plano físico, en nuestra propia atmósfera, se agitan millones y millones de almas de los que fallecieron cargados de pasiones. Son seres atrasados que, por sus bajas tendencias no pueden elevarse y deambulan imantados al ambiente en donde han vivido, e inciden o tratan de incidir con harta frecuencia, en la vida de los humanos; quienes, por falta de vigilancia sobre sus sentimientos y reacciones, pueden ser sus víctimas. A más de esos, existen otros seres de maldad y organizaciones maléficas, compuestas por seres desencarnados que continúan viviendo sus pasiones y tratan de arrastrar a los humanos hacia la maldad y el crimen. Son los demonios a que hacen referencia las iglesias del cristianismo. Y buscan continuar sus gamberradas y la acción de sus odios, rebeldías y maldad de todo género, influyendo en aquellas personas con sentimientos ruines, azuzando sus bajas pasiones. No obstante, esas fuerzas negativas nada podrán hacer en tí si no les das cabida. Las pasiones e imperfecciones humanas, son las puertas de entrada a esas influencias maléficas. No lo olvides. La venganza es un sentimiento de las almas ruines, que les liga con el ofensor o enemigo al pasar el umbral del más allá, ocasionando grandes sufrimientos. Y a más de eso, volviendo a ligarlo como humano, en alguna de las siguientes vidas planetarias.
Aquellos que, impregnados de creencias religiosas, manteniendo todavía conceptos dogmáticos apartados de la verdad, y que obrando mal creen que, arrepintiéndose y confiando sus faltas y actos de maldad a los oídos de un confesor puedan quedar libres de esas deudas espirituales, o indultados por hombres que se atribuyen poderes divinos; están en un craso error. Ni el arrepentimiento, ni la confesión, ni la penitencia les darán el perdón; porque, el perdón no existe en lo espiritual. Existe la ley justa de: a cada cual según sus obras. Y toda transgresión a la ley del amor, produce un desequilibrio en la sección espiritual del causante, cuyo equilibrio tendrá que ser restablecido por el mismo causante: ya por el amor, ya por el dolor. ¡no nos engañemos con espejismos! Termino mi exposición y análisis, con una llamada a tu razón:

Perdona todo agravio y ofensa que te hagan y serás los más gananciosos. ¡Engrandécete por el perdón! ¡Perdona siempre!.

Extraído de la revista ” Amor paz y caridad”

Siéntete libre de dejar tu opinión y comparte con tus amig@s tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp.