El símbolo que elijas te dirá en qué fase de la vida has ingresado

A medida que atravesamos las diferentes fases de la vida, nuestras personalidades pasan por muchos cambios duraderos. 

Esto es parte integrante de la experiencia humana y ninguno de nosotros puede evitarlo incluso si lo intentamos. Algunos pueden estar atrapados en una fase por más tiempo que otros. Curiosamente, estas fases de la vida no dependen de la edad de una persona para que ocurran o no. Puedes ingresar a ellas a cualquier edad, ya que la edad no tiene nada que ver aquí. Carl Jung, un psiquiatra y psicoanalista de Suiza y una de las figuras más influyentes en el campo de la psicología, nos dice que estas fases dependen de nuestras personalidades individuales y de los caminos que debemos tomar.

Para obtener más información acerca de la fase de su vida a la que ha ingresado en este momento, eche un vistazo a todos estos símbolos y elija el que más resuena con usted. Déjese llevar por su instinto y no analice en exceso los símbolos. Confíe en ellos y su subconsciente le mostrará la elección correcta.
Una vez que haya encontrado el símbolo que le parece importante, desplácese hacia abajo para leer y descubrir su significado.

1. La fase atlética

Las más inmaduras de todas las diferentes fases de la vida, los rasgos que se encuentran más comúnmente en aquellos que actualmente atraviesan la fase del atleta son la auto obsesión y el narcisismo. Es un momento en que la gente está demasiado preocupada por su aspecto y su figura, y nada más importa. Debido a su inmadurez, las personas en esta fase viven como si el universo girara a su alrededor y solo a ellos. Están ciegos a las luchas de los demás y dado que esta también es una fase egoísta, tampoco les interesa saber nada al respecto.

Irónicamente, aunque el narcisismo es un rasgo clave de esta fase, también lo son la autocrítica y la falta de autoestima. Aunque son dos extremos, van de la mano durante la fase de atleta. O el ego de la persona es más grande que la vida e imposible de desinflar o no tiene confianza en sí mismo. Constantemente piensan en su apariencia y si han cometido algún error en la forma en que han elegido presentarse. Por lo general, las personas en su adolescencia están atrapadas en esta fase, pero esto también es cierto para aquellos que fueron criados por narcisistas. El primero está más obsesionado consigo mismo, pero los últimos son demasiado propensos a la autocrítica.

2. La fase espiritual

Es la última fase para experimentar en esta vida y es la fase del espíritu. Ahora nos damos cuenta de que hay más en el universo aparte de las cosas que hemos encontrado en este mundo material. Si bien la riqueza, las relaciones, los objetos hermosos y los éxitos han sido importantes, su espiritualidad comienza a prevalecer sobre todo lo demás. Ahora más que nunca, sientes tu conexión con el universo.
Nuestra unidad con el Espíritu omnipresente se expande lentamente en nuestra conciencia y nos damos cuenta de que somos simplemente seres de energía que viajan a través del espacio. Como está hecho de energía, la vida tampoco tiene principio ni fin. El viaje simplemente tendrá que continuar. Una vez que haya ingresado a la profunda paz del espíritu, su vida se centrará en iluminar su luz en el lugar más oscuro y ofrecer alimento y compasión sin esperar nada a cambio. Te encontrarás buscando enseñar y guiar a otros para que ellos también puedan entrar en esta etapa que tienes la bendición de experimentar. Es un final, pero también es un comienzo nuevo y alegre.

3. La fase de Guerrero

Al soltar la etapa de atletismo, la gente generalmente pasa a la fase del guerrero. Hay más madurez en esta fase a medida que aprenden que son responsables de las consecuencias de sus propias acciones y también reconocen su responsabilidad ante las personas que los rodean. La fase de guerrero es cuando comienza el aprendizaje. Aprendemos a aplicar el conocimiento que hemos tenido el privilegio de recibir y usar para mejorarnos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea. Algunas de las lecciones pueden ser duras, pero son necesarias de todos modos.
El éxito, las ambiciones y el impulso para cumplir los objetivos propios también caracterizan esta fase. No se llama fase de guerrero por nada ya que aquí mientras aprendemos a convertirnos en luchadores en todos los sentidos de la palabra. Comenzamos a reducir nuestro propósito en este planeta y los modos y maneras de lograr ese propósito. Poco a poco nuestros planes para el futuro comienzan a cristalizar y experimentamos un gran crecimiento personal. La motivación necesaria para esforzarse más para ver que esos planes salgan a la luz también se encuentra en esta etapa y la sabiduría que aprenda será invaluable más adelante.

4. La fase declaratoria

Haciéndonos madurar ahora a pasos agigantados, la fase declaratoria te lleva mucho más lejos que los dos anteriores y puede ser difícil digerir todo este cambio de una vez. Esta es la etapa de la vida que está destinada a que traigas tu propia descendencia al mundo. En la etapa anterior, aprendió a responsabilizarse por usted y por los demás, por lo que ahora es el momento adecuado para que se le confíe el cuidado de otra vida. Puede ser aterrador, pero también es un momento muy emocionante.
Más que tener hijos y educarlos correctamente, esta etapa también te hace pensar en lo que les estás dejando atrás. Te darás cuenta de la importancia de dejarles un legado del que puedan estar orgullosos. Por lo tanto, es el momento adecuado para examinar todos tus logros pasados ​​y cómo han afectado tu vida y especialmente las vidas de tus seres queridos. Si bien quieres que tus hijos sean un orgullo para ti, también deseas asegurarte de que serás el tipo de padre del que ellos se enorgullecerán y estás listo para hacer los cambios necesarios para que eso suceda.

¿Cuál símbolo elegiste?

Cuéntanos en los comentarios! y comparte con tus amig@s tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp.

Recuerda: ¡Sonreír, agradecer y abrazar tu vida!
Aviso : este artículo tiene solo un propósito recreativo y no tiene base científica ni puede sustituir ningún análisis psicológico del sujeto. Estas evaluaciones, incluso si fueron elaboradas según un criterio estadístico, tienen un carácter de curiosidad y entretenimiento.


Tienes que ver esto también