Neptuno retrógrado: se revoluciona tu subconsciente


A partir de este lunes presta especial atención a tus sueños y a cosas prohibidas.

El 18 de junio del 2018 el lejano planeta Neptuno, regente de Piscis, iniciará un tránsito retrógrado que se extenderá hasta la primera semana del año entrante.Neptuno representa ese mundo subconsciente
Nos ayuda a tener la sensibilidad para entender las artes, la poesía, los misterios de la mente, las fantasías. 
Poéticamente se dice que Neptuno nos enseña el lenguaje secreto de los habitantes del mar, los peces, los delfines, las ballenas y sirenas mitológicas. Lo anterior se infiere por la asociación que se hace con el dios Poseidón de los griegos ya que en la mitología, Neptuno o Poseidón es el dios del mar y señor de las aguas.

Tiene su morada en lo más profundo del mar, donde la visión a menudo es vaga y nos encontramos en un mundo extraño y casi irreal.
Astrológicamente, Neptuno simboliza las ansias de disolver los límites, que hacen del falso ego material una entidad aparte, y de experimentar la unidad íntima con todo el universo. Neptuno representa la sensibilidad y compasión, pero también simpatía inconsciente, apreciación estética, fantasía, imaginación e idealismo.

Sin embargo, como todo en la vida tiene su yin y su yang, sus dos polos, también puede tener su lado negativo y en ese caso se manifiesta con una actitud evasiva e irresponsable con tendencia a tomar refugio en un mundo imaginario y nebuloso.

Precisamente esto es lo que puede ocurrir a partir de este momento con el movimiento retrógrado de Neptuno que debemos conocer para en todo momento mantener la famosa ecuación perfecta: los pies bien plantados sobre la tierra para las cuestiones prácticas de la vida, y la cabeza en lo alto, en lo sublime e incorpóreo para las metas elevadas. En pocas palabras pensar con cabeza y corazón ambos en su justo medio.

El escenario es muy claro: si durante este período mantenemos cabeza y pies sobre la tierra podemos volvernos demasiado materialistas, incapaces de disfrutar la parte sensible de la vida, las manifestaciones del arte, la poesía, la música, la sensibilidad.

Pero, por el contrario, si tenemos ambas cosas en lo alto, cabeza y pies, entonces el vivir en las nubes perdemos noción de lo que es real, descuidamos los aspectos prácticos cotidianos y nos volvemos ilusos y manipulables, de ahí que el equilibrio es lo indicado.

Neptuno ayuda a desarrollar nuestra empatía, esa hermosa cualidad que nos permite ponernos en el lugar de la otra persona, caminar con sus zapatos, entender sus motivaciones y saber escuchar.

También nos lleva al mundo del ensueño y en sus aspectos negativos puede inducirnos a experimentar con drogas, sustancias químicas peligrosas y plantas cuyos secretos conocen shamanes y estudiosos de la naturaleza, pero que en manos de gentes aventureras, inexpertas e irresponsables se convierte en una verdadera maldición.

En ese sentido los incas tienen una expresión: las hojas de la coca en manos del indio es una puerta que abre el camino a la entrada de los dioses, pero en manos de los ignorantes y codiciosos se convierte en una verdadera desgracia.

Neptuno por ende rige todo ese mundo interior y al entrar retrógrado requiere una atención muy especial por parte nuestra para que podamos aprovechar su influencia positiva y alejarnos de su parte negativa.

Debido a que Neptuno permanece durante 14 años en el mismo signo, la interpretación a nivel individual está enfocada en la casa que ocupa y los aspectos que forma con otros planetas como veremos a continuación.

Efectos de Neptuno retrógrado en el elemento fuego

(signos Aries, Leo y Sagitario)

Tiendes al olvido de cuestiones importantes, citas, reuniones con amigos, médicos, sesiones de trabajo, eventos sociales, cumpleaños. Tu capacidad de atención se vuelve algo dispersa por lo que deberás tenerlo todo organizado, en tu agenda personal o en tu teléfono o tableta.

Lo importante es que te cerciores de lo que estás haciendo. Este tipo de descuido u olvido involuntario podría causar problemas sentimentales en tu vida de pareja por la omisión de un aniversario o invitación, y hasta corres el riesgo de "dejar plantado" a alguien. ¿La solución? Revisar todo bien, tomar buena nota de todo.

Efectos de Neptuno retrógrado en el elemento tierra

(signos Tauro, Virgo y Capricornio)

Se crea una especie de onda pesimista o desalentadora que tiende a matar tu entusiasmo cuando vas a realizar algo nuevo. En este caso se cumple lo que en otras ocasiones hemos analizado: no esperar que las cosas salgan bien para empezar a entusiasmarnos sino entusiasmarnos desde el principio para que salgan bien.

Este movimiento retrógrado de Neptuno también te vuelve dubitativo haciéndote dudar de muchas cosas, inclusive de los afectos de quienes te rodean.

¿La solución? No guiarte por apariencias ni por factores subjetivos, y mucho menos por comentarios, chismes o murmuraciones. Apartarte de quienes se pasan todo el tiempo criticándote y desilusionándote, pues solamente así podrás alzar el vuelo.

Efectos de Neptuno retrógrado en el elemento aire

(signos Géminis, Libra y Acuario)

Este tránsito crea inestabilidad en tu elemento. Se acentúa la indecisión de Libra, por ejemplo, y la cortedad del nivel de atención geminiano. Hay cierto tono de inseguridad que puede causarte estrés y ansiedad al pensar constantemente que puedes perder tu empleo, o no conseguir uno lo cual es equivalente, o que quien está a tu lado se puede marchar y apartar de tu vida.

Te agobias también por cuestiones de salud, puedes obsesionarte pensando que padeces de alguna condición seria o poner en peligro tu estabilidad emocional al empeñarte en bajar de peso de forma drástica o conseguir resultados físicos inmediatos.

¿La solución? Respirar hondo, concentrarte en el presente y no empecinarte en hacer en un día lo que lleva tres. Tomar un paso adecuado, un ritmo constante, pero que te de libertad para expansionarte y relajarte.

Efectos de Neptuno retrógrado en el elemento agua

(signos Cáncer, Escorpión y Piscis)

Este movimiento retrógrado en tu elemento agua crea todo un paisaje de ensueño y fantasía y vives con la cabeza en las nubes perdiendo el contacto con la realidad, pensando que los demás ven la vida como tú la ves y que en general no tienes que poner nada de tu parte para ver resultados.

¿Lo mejor? Llamarte al orden mental ahora mismo. Recapacitar, poner esas fantasías en su lugar, ya bien sea en la literatura o en los encuentros que se llenan de poesía a la hora de la intimidad amorosa con la otra persona.

Centrar tu atención en las cosas prácticas sin perder de vista tus sueños. Una vez que lo combinas y equilibras todo estarás neutralizando la acción retrógrada de Mercurio y encauzándola a tu favor haciendo que tu amor sea como un cuento de hadas.

Finalmente, sentirás una fuerte inclinación a querer hacer algo “prohibido” en el amor.
COMPARTEcon tus amigos en tu red social favorita: Google +, Facebook, Pinterest, Twitter o la aplicación WhatsApp y buena vibra para todos ✨✨✨
Autor: Profesor Zellagro
Fuente: Univision.com

0 comments