Que hacer frente a comentarios con mala intención

Ayer una muy buena amiga que tiene una página divina, me envió un mensaje un poco molesta por un comentario que había recibido en su página de Facebook. La persona detrás de ese comentario se mantuvo anónima, no era una clienta ni una persona cercana, era alguien que a simple vista quería hacer daño.

Regreso a este tema una y otra vez, porque a diario recibo esta pregunta:
¿Qué hago frente a personas que quieren hacer daño? ¿qué hago frente a trolls? ¿qué hago cuando alguien comenta algo con el afán de herirme? Estos consejos están dirigidos a las personas como ella, pero sirven para todas, aunque no seas una persona conocida, porque siempre hay personas que quieren contaminar el mundo, hacer un daño y especialmente esconderse detrás de las redes sociales.
Este artículo lo escribo desde mi opinión y punto de vista. Como siempre, no es la verdad absoluta y cada quien decide cómo quiere enfrentar las situaciones que la vida pone delante, yo aquí quiero compartir mi forma de ver las cosas. Primero, creo profundamente que tener una cuenta en una red social, tenga pocos o muchos seguidores, no le da a nadie derecho de intencionalmente hacer daño. No es verdad que porque alguien publica su opinión o algo en internet, automáticamente lo hace público y por ende, tiene que atenerse a las consecuencias, una de ellas siendo un comentario mal intencionado o malcriado.
No creo que una cosa justifique la otra. Creo fielmente que somos todos responsables del mundo en el que vivimos y tenemos el derecho a expresar nuestras opiniones con respeto, sin recibir a cambio comentarios mal intencionados. También considero que las personas que creen que porque un comentario es público les da el derecho a enviar mala energía, tienen que saber que la vida es un boomerang y lo que uno pone afuera, se devuelve. La mejor pregunta que nos podemos hacer a la hora de comentar en cualquier lugar es: ¿le hablaría a un hijo/a, amiga, hermana o a mí misma de esta forma?

En segundo lugar, creo que es nuestra responsabilidad cuidar nuestro espacio energético, sea virtual o presencial. Tenemos la obligación individual de cuidar nuestra energía, poner límites y escoger en dónde ponemos nuestra atención. Mi respuesta al mensaje de mi amiga fue, “no le prestes atención, borra y bloquea, sácala de tu espacio energético”. Esta lección me costó a mi mucho tiempo de aprender, siempre que recibía algún comentario con mala energía, inclusive antes de tener Mujer Holística, me costaba dormir y no podía dejarlo ir, pensaba en él todo el tiempo. Ahora, soy más protectora de mi energía. Lo primero que pienso es que quiero esa energía fuera de mi espacio y lo segundo es que busco proteger a las personas cercanas a mi, como a mi equipo, de tener que lidiar también con esto.

La mejor manera es simplemente sacando a esa persona de nuestro espacio, un lugar que hacemos el esfuerzo por mantenerlo lo más limpio y positivo posible energéticamente. Uno no tiene que velar por las personas negativas o los trolls, uno es fiel y tiene que velar por las personas que ama, eso incluye a uno mismo, a su familia, su equipo y también su comunidad, como en el caso mío con Mujer Holística. Nuestra responsabilidad es con ellos, no con los trolls.

Derrite con amor

Envía tanto, tanto, tanto amor, que no queda otra que se den media vuelta y se vayan. Derrite a las personas negativas con amor genuino y verás que todo cambia. Como dice Wayne Dyer, “cambia la manera en que ves las cosas y las cosas cambiarán”. Si te cuesta ver a estas personas con amor, intenta ver la lección y el regalo que ellos te están dando. Puede ser humildad, más amor por ti misma, una oportunidad para establecer límites o una luz sobre algo en tu sombra.


Cuando miras la lección detrás de todo, es más fácil ver la divinidad en ello y por lo tanto, más fácil de extender el amor hacia esa persona o situación. No te enojes por lo que te dicen, ríete e imagina que es la vida jugando un juego contigo, busca la lección y agradece la oportunidad de poder crecer gracias a esta persona.

Encuentra tu centro de poder

Todas buscamos de alguna forma ser queridas y aceptadas, es una de las necesidades de los seres humanos, pero muchas veces pasamos demasiado tiempo y energía preocupándonos por las opiniones de otros. Inclusive a veces lo hacemos de manera inconsciente, repitiendo patrones o queriendo imitar a otros, en busca de la aprobación de la sociedad.

El pilar fundamental para poder ser independiente de las opiniones de los demás es encontrar tu propia verdad y saber quién eres tú. Cuando reconoces quién eres y los valores que te definen como persona y logras vivir desde ese espacio de integridad, te van a importar mucho menos la opinión de otros. En un artículo anterior, dirigido hacia las opiniones de la familia de uno, profundice más en este tema del centro de poder.

Además, cuando vivimos con amor y compasión, nos damos cuenta de que las opiniones de otros no tienen nada que ver con nosotras y más bien tienen todo que ver con ellos. Si no nos gusta lo que las otras personas están diciendo, podemos irnos del lugar sabiendo que estamos honrando nuestra verdad. “Soy totalmente independiente de las opiniones buenas o malas de otros” – Deepak Chopra

Con cariño,
María José Flaqué
Mujer Holistica

0 comments