El arte de ayudar y donar - Simples Ejemplos

¿Cómo prepararte?

Si quieres vivir en sintonía con el Universo, acuerda tus notas en el silencio.

Si quieres tocar la música del amor a la mañana, "acuerda" tu corazón.
Tu corazón es un instrumento maravilloso, que debe afinarse antes de iniciar a tocar en la orquesta de la vida.
Permite a tu corazón cantar de alegría, a tu cuerpo vibrar de amor, a tu alma de tocar la música de la luz: sentirás el coro de ángeles contar para ti y para todos los seres vivientes.
"Si quieres donar: sé un corazón que ama todo y a todos. Si quieres ayudar: sé una niña que juega con todo y con todos. Si quieres consagrarte: sé un alma al "servicio de la luz"

A continuación, unos simples y sencillos ejemplos.
« Hola, soy el árbol que habéis sanado.

Soy feliz porque con mi sombra
puedo dar alivio a cada viajante.
Reforzar con mi savia a quién me abraza.
Acoger entre mis manos los nidos
y entre mis brazos los ardilla.
Hacer que los niños jueguen trepando sobre mis ramas,
hacer soñar quién se apoya a mi tronco.
Si un transeúnte arranca una rama mía, sonrío,
y el día después, si vuelve a pasar, lo recibo y lo amo.
Quizás, un día, acordándose de esto,
comprenderá qué significa el perdón.
Y puedo hacer todo esto,
amando la tierra
que nutre mis raíces,
agradeciendo al cielo
que me ayuda a crecer hacia él,
sonriendo al sol
que hace que tenga la mirada en la Luz. »

« Soy la Rama que habéis plantado.
¡Me he vuelto casi tan grande
como mi mamá…!
Soy feliz porque con mis flores llevo alegría.
Con su perfume embriago así tanto,
que muchas mentes se adormecen…
¡y de esta manera los corazones escuchan,
hablan y cantan libremente!
Y dentro de poco tiempo,
os podré donar también mis frutos sabrosos. »

« Soy el pajarito que habéis vuelto a poner
Gorjeo feliz para poder cantar para vosotros…
He aprendido tantas canciones bellas,
y cada día las cantaré. »

« Soy la Florecita a la cual habéis
calmando la sed.
Soy feliz porque os puedo donar
mis colores y mi perfume.
Si seré cultivada
podré demostrar el Amor a un enamorado,
hacer feliz a un enfermo.
Decir gracias a un amigo,
expresar agradecimiento a una madre.
Alegrar una habitación triste arcarse,
hacer recordar a un Alma
su perfume y sus ‘colores’. »

« Soy el Gatito blanco.
Soy feliz porque conmigo
alguien ha aprendido a acariciar… »
« Soy el Perro marroncito.
Soy feliz de hacer jugar a los niños,
de hacer recordar a los ‘grandes’
el Amor incondicional. »

« Soy la Libélula color plata.
Soy feliz porque he atraído
una mirada al cielo... »
« Soy el Lago azul…
Que hermoso...con mi agua limpia
he renovado tantos cuerpos. »

« Soy la Seta.
Soy feliz porque he dado reparo
a tantas Mariquitas,
y estoy por ser cultivado... »

« Soy la Hierba.
He crecida,
y ahora nutro muchas Ovejitas. »

« Soy la Mariposilla blanca.
Soy feliz
porque recuerdo a mi amiga Primavera,
estoy orgullosa
porque puedo indicar
el camino a quien se ha extraviado… »

« Soy la Hormiguita.
Estoy transportando una gran miga.
Si me tomáis en mano,
os puedo decir cosa se puede hacer
para tener tanta fuerza como yo… »

« Soy la Mariquita.
Si me posáis sobre vuestro corazoncito,
también yo os puedo donar tanto Amor. »
« Soy el Ratoncito gris.
Si apoyáis vuestra cabecilla
sobre la tierra,
mi amigo Topo y yo,
os contamos cosa ocurre aquí bajo. »

« Soy la Ardillita,
estoy jugando con mi amigo Lirón,
usamos como pelotitas
las nueves y las avellanas…
¿Os la podemos ofrecer?
Son tan ricas... »

« Soy la Gaviota.
Soy feliz
porque estoy nuevamente enseñando a volar... »

« Soy el Pececillo azul.
Soy feliz
de jugar a las escondidas con quien se zambulle en el mar. »

« Soy la Playa.
¡Qué diversión!
Con mi arena,
los Niños están construyendo cosas fantásticas. »

« Soy la Piedra.
Soy feliz de donar
mi fuerza a quien me abraza. »

« Soy la Roca.
¡Qué alegría!
Supiera cuantas personas vienen aquí:
meditan y sueñan durante horas… »
« Soy el Muro que habéis vuelto a pintar.
Soy feliz ahora puedo sonreír a los niños
que pasan delante de mí
y recibir a las Lagartijas
que se trepan sobre mí. »

« Soy la Lagartija que habéis salvado.
También yo vengo aquí,
y charlo feliz con amigo Muro. »

« Soy el Sol.
Soy feliz de calentar con mis rayos,
de iluminar el mundo con mi luz,
de transformar el agua en lluvia
que calma la sed. »

« Soy la Nube.
Soy feliz de cambiar continuamente:
¡conmigo fantasean tantos corazones…!
Y estoy orgullosa de poder recordar a las Almas
que, si vuelan muy alto, serán libres...
y nadie las podrá encarcelar… »

« Soy el Viento.
Soy feliz porque puedo transportar las semillas.
Muevo las nubes grises
para hacer que el sol resplandezca.
Levanto las hojas secas
para ayudar a los brotes crecer.
Transporto los pájaros
que viajan de un país al otro.
Cuando lo deseáis,
puedo llevar por vosotros,
a quien está lejos,
Amor, alegría
y todo aquello que existe en vuestros corazones.
Pedídmelo y dadme cada cosa:
correré rápidamente…
feliz de poder donar por vosotros… »

« Soy el Mar.
Soy feliz porque puedo limpiar las playas.
Acompaño con Amor a los navegantes.
Lleno de alegría aquellos que vienen a descubrir
quien vive en mi corazón. »

« Soy la Ola.
Soy feliz
porque hago divertir quien juega conmigo.
Acaricio los pies
de quien se siente demasiado débil para nadar...
o de quien siente temor de zambullirse en el mar. »

« Soy la Abeja.
Soy feliz porque ofrezco mi miel,
y ayudo a las flores a esparcir su polen. »

«Soy la Yedra.
Soy feliz porque puedo hacer compañía
a quien desea crecer conmigo cerca… »

« Soy la Tierra.
Soy feliz de poder acoger todo y a todos.
Por nutrir cada raíz.
Por contener a los viajantes.
Por hacer que los investigadores puedan descubrir mis tesoros. »
« Soy la Estrella.
Soy feliz porque os puedo recordar
la inmensidad del Firmamento. »

« Soy la Luna.
Soy feliz porque puedo iluminar las noches de oscuridad.
Porque con mi apariencia siempre diferente,
recuerdo que lo que ves depende de dónde te encuentras… »

« Soy el Agua del Arroyo.
Soy feliz porque puedo calmar la sed de los sedientos,
jugar con los niños,
charlar con los corazones.
Estoy orgulloso de demostrar que fluyendo,
puedo superar cualquier obstáculo,
corro hacia los prados que me esperan,
alcanzo el océano infinito.

Soy feliz porque mi amigo Sol
me ayuda a subir al cielo,
mi amigo Viento mi lleva lejos,
para alcanzar tierras desconocidas,
y así calmar su sed. »

« Soy el Agua de la Cascada.
Soy feliz porque vivo en la ebriedad del abandono:
me zambullo en el vació... sin saber dónde caeré...
Vivo el éxtasis alcanzando las Altas Cumbres.
Saboreo la humildad
confundiéndome con el océano infinito. »

« Soy la Semilla.
Soy feliz de poder esparcirme por todas partes:
en mí existe la certeza de poder brotar.
Soy feliz porque puedo nacer como Flor entre las rocas,
demostrando así la fuerza de la vida.
Esta certeza
puede ser alimento para el Alma,
como una espiga, nacida de mí,
puede nutrir un cuerpo.

Si me volviera una Flor solitaria en el desierto,
podría enternecer el corazón de un bandido
que notará mi presencia.
Si floreciera en una montaña,
podría hacer olvidar al escalador la fatiga.
Si floreciera y luego marchitara
sin haber visto a nadie,
sería igualmente feliz.
Lo importante es haber sabido
morir como Semilla para nacer como Flor.
Es haber cumplido mi tarea de Flor
abriéndome a los rayos del sol,
emanando mí perfume. »

« Soy la Estrellita de Mar.
Soy feliz porque ahora
puedo recordar que también mis
hermanas, las Estrellitas del cielo,
tienen tanto Amor
para donar... como yo… »

« Soy el Corderito blanco.
¿Venís conmigo al redil?
Esta mi mamá con
todos mis amigos
que os quieren agradecer…
¡Todavía están cantando de alegría!
El Pastor se ha ido a dormir
porque estaba muy cansado:
me ha buscado toda
la noche y todo el día...
Cuando ha vuelto al redil,
estaba exhausto y muy triste...
He corrido a su encuentro:
me ha sonreído feliz y
me ha tomado entre sus brazos
con tanto Amor.
Luego, se quedó acariciándome
durante mucho tiempo... a su lado
estaba mi mamá.
¿Sabéis…? He sentido
su corazón latir fuerte fuerte…
y he visto lágrimas de alegría
correr por su rostro… »
« Soy el Arcoíris colorado.
¡Qué bonito unir los mundos!
Mis colores
son cintas luminosas,
algunas salen de la Tierra,
para llevar al Cielo,
todo aquello que existe
en los corazones
de quien vive aquí abajo.
Otras bajan desde el Cielo,
para donar a todos,
las ofrendas y Amor
de quien vive Allá arriba.
¡Ah! ... Yo estoy
también cuando no me veis… »

« Soy el Hada.
Soy feliz porque tengo la verdadera varita mágica:
el Amor.
Puedo jugar con los Duendes y los Gnomos.
No importa si pocos nos ven.
Nosotros existimos, y esperamos a todos los niños
para jugar juntos… »

“Soy tu Ángel.
Soy feliz porque puedo estar a tu lado,
y caminar juntos hacia la Luz.
Si lo deseas, puedo jugar contigo,
hacer feliz a tu corazón,
hacer volar tu Alma.

Cuando veas a alguien:
envuélvelo con la Luz,
trasmite a su corazón palabras de Amor,
deja libre tu Alma
para alcanzar su Alma.

Cuando encuentres a alguien:
sonríele con simpatía,
salúdalo con alegría,
recíbelo con entusiasmo.

Cuando te encuentres al lado de alguien:
acarícialo con dulzura,
susúrrale tu Amor,
dónale palabras de reconocimiento,
destaca su valor y sus capacidades.

Cuando camines con alguien:
mantén la mirada sobre su belleza,
recuerda su Esencia Divina.
Aliéntalo a conocer
el significado de su Viaje,
acompáñalo a descubrir sus Tesoros,
ayúdalo para que florezca su Esencia.
Prepárate para dejarlo ir dónde desea,
cualquiera sea el momento,
cualquiera sea el motivo.

Soy feliz porque te amo,
y sonrío, orgulloso de ti.”

Comentario

¿Has visto, pequeña Alma,
cuánto, en un solo parque, podemos ayudar y amar?
¡Piensa si vamos por el mundo…!

¡Cuántas cosas nos han enseñado todas
estas magníficas Criaturas…!

Ciertamente podemos aprenderlas de prisa,
¡pero hacerlas… ¡Oh, sí! Nos llevará tiempo, entrenamiento y paciencia…
Quizás, a veces, también podemos olvidarlas…
¡pero aquí están acostumbrados a repetir las lecciones…!

Y llevándolas a la práctica cada día,
seremos capaces en poco tiempo,
las haremos sin dificultad ni fatiga.
Poco a poco, comprenderemos cada vez más
el significado de cada palabra y
la enseñanza de los ejemplos que hemos visto aquí.

¡Pero cuanta alegría donan al corazón
estas dulcísimas Criaturas
expresando su felicidad,
por ser quienes son, como son,
por donar lo que pueden!
Y ninguno de ellos
deseara ser diferente…
No piensan cómo poder donar,
ni qué ofrecer:
¡sencillamente se consagran felices…!

Alma Luminosa, siento que el ángel está llamándonos:
necesita ayuda…
¿Es posible? ¿Pero si es un Ángel?
¡Vamos a ver… quizás no he oído bien…!
Si te resultó de utilidad esta información compártela con tu familia y tus amigos, regálanos un "Me gusta" 👍 y brindanos tu opinión en los comentarios.¡Gracias,amores bellos!🙏
Extraído del libro: Ayudar con la Luz y el Amor
Autora: Satya

0 comments