Usted puede sanar su vida: 15 enseñanzas por Louise  Hay

Si me encontrara de pronto en una isla desierta donde no pudiera tener conmigo más que un solo libro, escogería el de Louise Hay  Usted puede sanar tu vida, que no solo transmite lo esencial de una gran maestra, sino que es también la expresión, poderosa y muy personal, de una gran mujer.

Lo que me interesa destacar es que aquí está todo:
Todo lo que es necesario saber de la vida y sus lecciones, y también como trabajar sobre uno mismo. Y esto incluye la guía referencial que Louise ofrece de las probables faltas anímicas que se ocultan tras el malestar de la enfermedad. 
Una persona que se encontrase en una isla desierta y a quien le llegará este manuscrito en una botella, podría aprender todo lo que se necesita saber para sacar de la vida el mejor partido posible.

1. Somos responsables en un ciento por ciento de todas nuestras experiencias, las mejores y las peores. Después renunciamos a nuestro poder, culpando a otra personas de nuestra frustración.
2. Todo lo que pensamos va creando nuestro futuro. El universo nos apoya totalmente en todo lo que decidimos pensar y creer. Nuestra mente subconsciente acepta cualquier cosa que decidamos creer. El poder universal jamás nos juzgan ni nos crítica, se limita a aceptarnos por lo que valemos, y a reflejar nuestras creencias en nuestra vida.

3. La mayoría de nosotros tenemos ideas absurdas de quienes somos, y muchas, muchas reglas rígidas sobre cómo se ha de vivir la vida. No digo esto para condenarte, ya que todos estamos haciendo lo mejor que podemos hacer en este momento, incluido tú. Así que te ruego que no te menosprecies por estar donde estás.

4. Cuando somos muy pequeños aprendemos a sentirnos con nosotros mismos y con la vida según las reacciones de los adultos que nos rodean. Es así como aprendimos lo que ahora pensamos de nosotros y de nuestro mundo.

5. Cuando crecemos, tenemos tendencia a recrear el ambiente emocional de nuestro hogar de la infancia. Es algo que no está ni bien ni mal; simplemente, se trata de lo que por dentro sabemos qué es un “hogar”. Te tratas a ti mismo tal como te trataban tus padres. Te regañas y te castigas de la misma manera. Si escuchas casi podrás oír las palabras. Además nos amamos y nos animamos de la misma forma.

6. Creo que escogemos a nuestros padres. Cada uno de nosotros decide encarnarse en este planeta en un determinado punto del tiempo y del espacio. Hemos escogido venir aquí para aprender una lección determinada que nos hará avanzar por el sendero de nuestra evolución espiritual. De muy pequeños aprendemos nuestro sistemas de creencias, después vamos por la vida creándonos experiencias que armonicen con nuestras creencias. Evoca tu propia vida y fíjate con cuánta frecuencia has pasado por la misma experiencia. Pues bien, yo creo que tú te la creaste una y otra vez porque reflejaba alguna creencia que tienes sobre ti mismo.
7. El momento del poder es siempre el presente. Lo que importa en este momento es lo que tú decidas pensar y decir ahora mismo, esas palabras han de crear tu futuro. Tal vez tengas conciencia de lo que estás pensando en este momento. ¿Es un pensamiento positivo o negativo? ¿Quieres que ese pensamiento esté determinando tu futuro? Pregúntatelo, date cuenta.

8. Lo único con lo que tenemos que vérnoslas es siempre una idea, y una idea se puede cambiar. Sea cual sea el problema, nuestras experiencias no son más que efectos externos de nuestros pensamientos. Incluso el odio hacia uno mismo no es más que odiar la idea que uno tiene de sí mismo. Esa idea genera un sentimiento, y uno acepta el sentimiento. Cambia de idea, y el sentimiento se irá.

9. Créase o no, nosotros elegimos lo que pensamos. Puede ser que habitualmente pensemos siempre lo mismo, y que no parezca que estemos escogiendo lo que pensamos. Pero hicimos la opción originaria. Podemos negarnos a pensar ciertas cosas. Fíjate con qué frecuencia te has negado a pensar algo positivo sobre ti.

11. En nuestros peores momentos, pensamos: “Yo no sirvo…” y con frecuencia, a eso le añadimos “no hago ningún esfuerzo” o “no lo merezco”. ¿No es cierto? Tú, ¿no dices muchas veces, o das a entender o sientes que no eres lo bastante bueno?. Pero, ¿para quién, y de acuerdo con las normas de quién? Todos sufrimos de odio hacia nosotros mismos y de culpa.

12. El resentimiento, la crítica, la culpa y el miedo son las reacciones más dañinas,y causan más problemas que ninguna otra cosa. Estas cuatro cosas son las que provocan los principales desarreglos en nuestro cuerpo y en nuestra vida. Son sentimientos que se generan en el hecho de culpar a otros en vez de asumir la responsabilidad por nuestras propias experiencias. Liberar el resentimiento llega incluso a disolver el cáncer. Esto puede parecer simplista, pero es algo que he visto y experimentado personalmente.
13. Podemos cambiar nuestra actitud hacia el pasado. El pasado ya no se puede cambiar, pero si podemos cambiar nuestra manera de pensar en él. Es una tontería que nos castiguemos en el presente porque alguien nos hizo sufrir en un remoto pasado. Para renunciar al pasado, debemos estar dispuestos a olvidar. Es probable que no sepamos perdonar, y también que no queramos perdonar; sin embargo, el simple hecho de decir que estamos dispuestos a hacerlo inicia el proceso de curación: “te perdono por no ser como yo quería que fueras. Te perdono y te dejo en libertad.” Quién se libera con esta afirmación eres tú. Deja en paz el pasado y perdona a todos.

14. Somos nosotros los creadores de todo lo que llamamos “enfermedad” en nuestro cuerpo. Toda enfermedad proviene de no haber perdonado algo. Cada vez que enfermamos, debemos buscar en nuestro corazón qué es lo que necesitamos perdonar. Perdonar significa renunciar, dejar en libertad. No tiene nada que ver con ningún comportamiento externo; es simplemente no seguir aferrado a algo. No es necesario que sepamos cómo perdonar, lo único que hace falta es que estemos dispuesto a hacerlo.

15. Cuando nos amamos realmente a nosotros mismos, es decir cuando nos aceptamos y aprobamos exactamente tal como somos, todo nos funciona en la vida.
Es como si por todas partes se produjeran pequeños milagros. Nuestra salud mejora, atraemos hacia nosotros más dinero, nuestras relaciones se vuelven más satisfactorias, y empezamos a expresarnos de manera más creativa. Debemos estar dispuestos a empezar amarnos. Aprobarse y aceptarse a sí mismo en él ahora es la clave para hacer cambios positivos. El amor a nosotros mismos, comienza por no criticarnos jamás por nada. La crítica nos inmoviliza en la pauta misma que estamos intentando cambiar; entendernos y ser amables con nosotros mismos nos ayuda a salir de ella.

En la infinitud de la vida, donde estoy, todo es perfecto, completo y entero. Creo que es un poder mucho mayor que yo, que fluye a través de mi en cada momento del día. Porque sé que en este Universo hay solamente Una Inteligencia, me abro a la sabiduría interior. De esta Única Inteligencia provienen todas las respuestas, toda curación, todas las soluciones, toda creación nueva. En ese Poder y en esa Inteligencia confío, sabiendo que todo lo que necesito saber se me revela y que todo lo que necesito me llega en el momento, el lugar y el orden adecuados. Todo está bien en mi mundo.

La vida es realmente muy simple: Recibimos lo que hemos dado.

Para poder continuar brindándote información, por favor,ayúdanos a COMPARTIR con tus amigos y recuerda dejarnos un "Me gusta" 👍 y brindanos tu opinión en los comentarios.¡Gracias!🙏
Adaptación: Uma Stolver
Imagen: Amanda Cass Vía: interser.ning.com