En los periodos de fatiga desesperada se toman las mejores decisiones

En los periodos de fatiga desesperada se toman las mejores decisiones


La vida tiene sus etapas de desafíos y esfuerzos extenuantes, donde el agotamiento parece cubrirnos como una densa niebla.

No obstante, hay una creencia que sugiere que justo en esos periodos de fatiga profunda y aparentemente desesperada, podemos encontrarnos en una encrucijada crucial de nuestra existencia.

Cuando nos sentimos exhaustos, cuando las fuerzas parecen abandonarnos, es cuando, sorprendentemente, podemos tener una mayor claridad.

En los periodos de fatiga desesperada se toman las mejores decisiones

En el cansancio extremo, nuestros muros se desmoronan, las máscaras caen, y las superficialidades de la vida se disipan, lo que nos deja frente a frente con nuestro ser más auténtico, con nuestras necesidades y deseos esenciales.

Se dice que el Universo nos observa especialmente en esos momentos. Tal vez porque sea entonces cuando estamos más abiertos a escuchar, más susceptibles a recibir señales que en otras circunstancias ignoraríamos.

Se cree que nuestra conexión con el Todo se fortalece, y esto nos da la capacidad de discernir con más precisión qué es lo que realmente vale la pena en nuestra vida.

En esta desnudez del alma, las decisiones que tomamos pueden ser más honestas y genuinas.

No estamos eligiendo desde el miedo, la arrogancia o la competencia, sino desde una humildad que nos conecta con lo que verdaderamente somos. Y es aquí donde el Universo, según esta visión, nos ha estado esperando, listo para apoyarnos en la transición a un nuevo capítulo.

Por ello, en momentos de fatiga sin esperanza, es importante recordar no juzgarnos con dureza.

En lugar de dejar que el sentimiento de rechazo a uno mismo se apodere de ti, podemos tratar de abrazar esa fatiga como un llamado a la introspección y al cambio.

La vida nos está pidiendo que prestemos atención, que tomemos de la mano las oportunidades de transformación que se nos presentan, incluso en los momentos más oscuros.

Sería, por tanto, un período no de resignación, sino de reevaluación y potencial renovación, donde las decisiones portan la promesa de un alineamiento más fiel con nuestro propósito y destino más profundos.



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram