Cómo los Buenos Pensamientos Pueden Mejorar tus Relaciones

Cómo los Buenos Pensamientos Pueden Mejorar tus Relaciones


La vida está llena de desafíos y obstáculos que debemos superar para alcanzar nuestros sueños.

A veces nos sentimos frustrados o desanimados por las circunstancias que nos rodean.

Olvidándonos de lo que realmente importa.

Para lograr el éxito, tanto personal como profesional, es necesario tener una visión clara de lo que queremos.

Y cómo vamos a conseguirlo.

No podemos dejar que las opiniones o actitudes de los demás nos afecten o nos distraigan de nuestro propósito.

Cómo los Buenos Pensamientos Pueden Mejorar tus Relaciones

Yo misma he vivido esta experiencia en mi carrera. Cuando empecé a trabajar en una empresa multinacional, me encontré con muchas dificultades y resistencias por parte de mis compañeros y superiores. Sentía que no me valoraban ni me respetaban por mi origen humilde y mi falta de experiencia.

Sin embargo, no me rendí ni me dejé intimidar por ellos. Sabía que tenía un potencial enorme y que podía demostrarlo con mi trabajo y mi dedicación. Me fijé una meta muy ambiciosa: llegar a ser la directora general de la empresa en cinco años.

Para lograrlo, tuve que trabajar duro, aprender constantemente, mejorar mis habilidades y ampliar mis conocimientos. También tuve que cultivar una actitud positiva y optimista ante los problemas y los retos.

Me inspiré en la frase del gran Mahatma Gandhi: "Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo". En otras palabras, no esperé a que las cosas cambiaran a mi alrededor, sino que yo misma provoqué el cambio con mi ejemplo y mi liderazgo.

Un día, un colega se me acercó para confesarme su profunda envidia hacia mí, porque yo había logrado ascender rápidamente y él seguía estancado en el mismo puesto. Esta situación estaba afectando negativamente a su rendimiento y a su salud.

Durante nuestra charla, le expliqué cómo había conseguido llegar hasta donde estaba y cuáles eran los principios que guiaban mi vida y mi trabajo. Le hablé de la importancia de tener una visión clara de lo que se quiere y de cómo se va a conseguir. Le dije que no se dejara influir por lo que pensaran o hicieran los demás, sino que se enfocara en sus propias metas y objetivos. Le aconsejé que adoptara una actitud positiva y constructiva ante los desafíos y las oportunidades. Le cité la frase de Gandhi y le animé a que fuera él mismo el cambio que quería ver en el mundo.

Sus creencias cambiaron sus acciones y, por supuesto, esto le benefició enormemente. A partir de ese momento, este colega dejó de tener envidia y resentimiento hacia mí y empezó a trabajar con más entusiasmo y dedicación. Se propuso nuevos retos y objetivos, tanto personales como profesionales, y los fue cumpliendo poco a poco. Su rendimiento mejoró notablemente y su relación conmigo se volvió más cordial y colaborativa.

Si te enfocas en objetivos que van más allá de tus problemas, podrás vivir plenamente.

⚠️Aviso Importante: ⚠️ Este contenido se proporciona solo con fines informativos y educativos. No debe interpretarse ni usarse como sustituto del diagnóstico, consejo o tratamiento profesional. Si tienes preocupaciones o dudas, consulta siempre a un especialista de confianza.



👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


Únete a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas publicaciones...

Siguenos en Telegram