¿Rodeado de Toxicidad? 8 Señales para Identificar a Personas Tóxicas

¿Rodeado de Toxicidad? 8 Señales para Identificar a Personas Tóxicas


A veces, sin darnos cuenta, dejamos entrar en nuestra vida a personas que nos hacen sentir mal.

Que nos quitan la energía y la confianza, que nos manipulan y nos lastiman.

Estas personas son tóxicas y pueden afectar seriamente nuestra salud mental y emocional.

Por eso, es importante saber identificarlas desde el principio y alejarnos de ellas lo antes posible.

¿Rodeado de Toxicidad? 8 Señales para Identificar a Personas Tóxicas

Las personas tóxicas son maestras de la manipulación. Pueden ser encantadores y dulces, pero de repente, pueden volverse muy crueles.

Se trata de personas a cuyos conocidos les cuesta creer que pudieran matar a una mosca porque no saben lo que hacen a puerta cerrada.

Las personas tóxicas suelen sufrir trastornos de personalidad no diagnosticados (que rara vez se diagnostican porque no se dan cuenta de que tienen un problema).

Desafortunadamente, las personas tóxicas se aprovechan del buen corazón. Eligen a quienes están dispuestos a dar una segunda o tercera oportunidad, a quienes creen que todos pueden cambiar si son amados. Es una cruel ironía que las personas más amables tarden mucho más en darse cuenta de que están siendo explotadas emocional y psicológicamente.


Estas son algunas de las señales de personas tóxicas. Comprueba si tienes a alguien así en tu vida:

En una relación piden y reciben mucho más de lo que dan.

1. Son egoístas y se preocupan por los demás sólo cuando sirven a algún propósito personal.

2. Siempre deben tener razón, incluso cuando no hablan de nada.

3. Se comportan diferente en público que cuando están a solas contigo.

4. “Cambian” inmediatamente: una persona maravillosa de repente se enfada o se vuelve fría sin motivo aparente.

5. Ponen a sus seres queridos en su contra o intentan convencerlo de que no se puede confiar en nadie más.

6. Mienten regularmente sobre cosas grandes y pequeñas y nunca lo admiten. Pueden engañar a la gente u ocultar deliberadamente sus defectos.

7. Nunca son culpables y siempre víctimas.

8. Puede resultar difícil ver los defectos en los demás (especialmente en aquellos que sólo ven lo bueno en todos e ignoran las señales obvias).

¿Cómo manipulan? Si te sientes así estás con una persona tóxica:

Siempre quieres salvar o arreglar a esa persona. Perdonas su comportamiento. Te sientes terrible con esa persona. Nunca sabes cómo reaccionará y siempre estás tensa. Intentas evitar situaciones que puedan molestarlo.

A menudo parece que no comprendes a la persona. Te sientes culpable cuando se enojan, incluso si no entiendes qué hiciste mal. Nunca sabes si te están diciendo la verdad o no.

Algunas personas realmente necesitan dejarse llevar para mantener la salud y la felicidad. No necesitas tener una relación con una persona egoísta que te manipula y te lastima sutil o abiertamente.

Es increíblemente triste darse cuenta de que un ser querido está envenenando tu vida, pero hay que hacerlo. Puede que te lleve algún tiempo decidir si debes eliminarlo de tu vida, pero si las señales de este artículo te suenan familiares, deberías considerarlo.

Las relaciones pueden ser difíciles y eso es normal. Algunas personas tienen conflictos y eso es normal. No es normal que una relación te cause dolor y afecte tu bienestar. No todo el mundo puede salvarse con amor y bondad, y no es necesario cambiar a nadie. Incluso, si se trata de un familiar cercano, terminar la relación tóxica sin sentir culpa. No será fácil, pero podría ser la mejor decisión de tu vida.

Por Sandra V.


👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡 ¡Asegúrate de guardarlo en tu tablero de Pinterest! Aprende a expandir tu consciencia y observar los cambios positivos en tu vida! Si llegaste hasta aquí, muchas gracias por leernos.


👍Únete a nuestros canales para recibir las últimas publicaciones...


👍Canal de WhatsApp...👇




👍Canal de Telegram...👇


Siguenos en Telegram

⚠️ Aviso: ⚠️ Este contenido es solo para fines informativos y educativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.