6 pasos para atraer lo que quieres. Cómo el pensamiento positivo puede cambiar tu vida

El mundo no es diferente. El diferente eres tú.

Existe algo llamado la Ley de la Atracción.  Básicamente, dice: "Lo que pensamos, lo realizamos". Es la idea de que podemos atraer todo lo que queramos a nuestras vidas visualizando los resultados deseados, utilizando afirmaciones, esperando que sucedan cosas buenas, siendo agradecidos y tomando medidas inspiradas.

Cómo piensas determina cómo te sientes

Lo más importante para entender es que tus pensamientos son importantes. Tus pensamientos crean tus sentimientos, tus sentimientos crean tus acciones y tus acciones crean tu vida. Todos están interconectados, sin excepciones.
Piensa de esta manera: si tú eres un atleta corriendo al campo o un profesional corporativo a punto de presentarte frente un equipo de personas, ¿qué ideas crees que producirán un mejor resultado? "¡No estoy listo para esto! ¡Solo quiero terminar con esto! O: "Me he estado preparando para esto, y mi momento para brillar está aquí. ¡Vamos!"

Lo primero que puedes hacer: es centrarte en los pensamientos que te hacen sentir con poder, confianza y capacidad. La forma en que piensas en cualquier momento determina cómo te sientes y actúas en cualquier situación: en una primera cita, en una entrevista de trabajo o cuando asumes un nuevo desafío. Sigue estos seis consejos para comenzar a activar los pensamientos correctos, ahora mismo.

6 pasos para atraer lo que quieres

1. Aclara tus deseos.

No es necesario que sea el 1 de enero para anotar tus objetivos. Puedes comenzar hoy. Pregúntate: para esta época del año próximo, ¿qué te hubiera gustado lograr? Encuentra un tiempo y algo de paz y tranquilidad, y diviértete con este ejercicio. Tu objetivo podría ser "ganar un 20 por ciento más", "visitar un país en el que nunca he estado" o "iniciar mi blog de comida y llegar a 1,000 seguidores". Cuanto más específico puedas ser, mejor. Revisa estos objetivos con frecuencia y ve cómo causan un cambio inmediato en cómo te sientes. Permite que esto te impulse hacia la acción.

2. Cultiva una "actitud de gratitud".

La próxima vez que no puedas dormir, tengas que esperar en una larga fila o encuentres tu mente divagando hacia pensamientos sobre tu ex o el injusto jefe, úsalo como un disparador para crear una lista mental de las cosas, por las que estás agradecido. Incluye ¡cosas Pequeñas! Ve si puedes llegar a 100. ¡Sí, 100!

Algunos de mis recientes pepitas de gratitud incluyen un mensaje de texto inesperado de un viejo amigo, margaritas adelgazantes, un nuevo cliente realmente comprometido, compras de segunda mano, podcasts inspiradores, cosas divertidas que dicen mis sobrinos,  la moda de otoño, tener solo un minuto de espera en el metro y el sentido del humor de mi marido que nunca falla. ¡Incluso escribirlos ahora me da un impulso!

La gratitud desbloquea nuestras vibraciones positivas a través del filtro mejorado, que nos brinda en el mundo. Este filtro nos permite ver cuán buenas son realmente las cosas y nos abre la mente a la posibilidad. Confía en mí: si quieres ser más feliz, esto será mucho más útil que perder el tiempo pensando en personas que no merecen tu preciosa energía.

3. Observa tu diálogo interno.

Cómo te hablas a ti mismo es importante porque tú eres el que escucha. El error que muchos cometemos es que nos enfocamos en lo que no queremos. En lugar de decir: "Estoy cansado de estar enfermo", di: "Me alegra sentirme mejor cada día". En lugar de enfocarte en tu mal sueldo, di: "Estoy abierto a nuevas oportunidades para ganar dinero". ¿Te das cuenta de cómo se sienten diferentes? Si haces esto de manera consistente, también atraerás resultados diferentes.

Crea cinco nuevas declaraciones que tengan sentido para ti. Si estás pasando por una ruptura próxima, podría ser: "Me amo a mí mismo. Me apruebo a mí mismo". Si tienes dificultades para perder peso, intenta "Me encanta mi cuerpo sano y lo trato de esa manera. Me siento bien conmigo mismo." Si tienes dificultades con tu trabajo, repite: "Nuevas oportunidades de trabajo están en camino".

Estas se convierten en tus afirmaciones. Repítelas todas las mañanas. Guárdalas con alarmas aleatorias en tu teléfono, para que aparezcan durante todo el día. Dilas cuando te estás quedando dormido por la noche.

4. Centrarse en lo bueno.

¿Estas molesto con tu compañeros de trabajo? En lugar de pensar en cómo siempre llegan tarde o malhumorados por las mañanas, piensa en lo que hacen bien. ¿Se llevan bien con tus padres o preparan un increíble desayuno dominical? Centrarte en esas cualidades en su lugar.

En lugar de sentirte irritado por la microgestión de tu jefe, recuerda que él está bien contigo, trabajando desde su casa o cómo te dio mayores responsabilidades este año. Cuando te enfocas en lo bueno, acoges más bien. Trata de enfocarte solo en lo positivo y se vocal al respecto durante 24 horas. ¡Verás cómo responde la gente!

5. Visualiza tus sueños.

¿Deseas visitar Francia? ¿Fortalecerte con un nuevo entrenamiento? ¿Enamorarte para fin de año? Con Pinterest a tu disposición, puedes crear un tablero de visión virtual (¡en minutos!) De imágenes que te motiven e inspiren. Permítete sentirte conmovido por las imágenes y estar abierto a incluir aquellas que despierten un interés inesperado en ti.

Organiza eventos en el tablero de visión donde las personas a menudo se sorprenden de lo que se les presenta. Las imágenes nos permiten activar nuestros verdaderos anhelos, no lo que pensamos que "deberíamos querer". A este respecto, también puede ayudarte a determinar tus objetivos.

Recuerda mirar tu tablero de visión con frecuencia y agregarle. Al igual que con tus objetivos, deja que las imágenes te recuerden lo que te importa y alimenta tu energía y pasión para que esto suceda.

6. ¡Ponte a trabajar!

Todo lo anterior debería llevarte a un lugar de inspiración: el "real" que está guiado por tu intuición (no por influencias externas o charla mental incesante). Cuando tengas claro cuáles son tus deseos, habla contigo mismo de una manera poderosa, concéntrate en lo que está funcionando en tu vida y visualiza lo que quieres, no puedes evitar sentirte motivado a tomar medidas. Y ese es el paso final para lograr lo que deseas.

Comprométete a tomar una acción todos los días que te guíe hacia tus objetivos y visión. A estas alturas del año próximo, te sorprenderás de cómo se suman esas 365 acciones.

Enviarás un whatsapp  a esa persona para la que te encantaría trabajar. Pensarás en nuevas formas de cumplir con las posibles fechas. Buscarás chefs que te inspiren a comenzar tu blog. Notarás un nuevo estudio de gimnasia cerca de tu apartamento que no habías visto antes.

El mundo no cambia, tú cambias. Solo tú puedes permitir el flujo de oportunidades en tu vida. Solo tú puedes eliminar los bloqueos negativos en tu mente, que te impiden obtener lo que deseas. Todo depende de ti, mi amigo. ¡Ese es el secreto real, increíble y hermoso!

👍  COMPARTE lo positivo {+} en tu red social favorita 💡

Lo que otros están leyendo...