Tu gato no es solo una mascota, podrías estar compartiendo una conexión espiritual

“Si un gato hablara, sería para decir cosas como 'oye, no veo ningún problema aquí' ”.-Roy Blount Jr.
Uno no pasa mucho tiempo pensando en ello, pero los gatos son más que unas mascotas o animales que vemos en las calles o tenemos en casa.
Siempre ha habido algún tipo de significado místico asignado a los gatos y por una buena razón. Si lees sobre el antiguo Egipto y el ocultismo, ellos sabrían exactamente cuán significativos son los gatos, espiritualmente.

Se cree que tienen campos de energía muy intensos, por lo que siempre se sienten atraídos por las personas con habilidades especiales y auras.
También hay una creencia general de que a los gatos no les gusta mezclarse con los humanos, pero la ciencia dice lo contrario. Un estudio reciente señaló que los gatos disfrutan de estar en la compañía con los humanos, más de lo que nos podríamos imaginar.

El estudio observó a  50 gatos que se mantuvieron separados de cualquier tipo de interacción humana durante una semana con todas sus necesidades satisfechas y luego se reenviaron a la compañía humana, lo que aceleró sus respuestas de manera inmensa.
También se conoce que los gatos perciben todo tipo de cosas en su ambiente. Pueden sentir cuando su dueño están bajos de energía, o si hay espíritus alrededor. La inmensidad es genial!.

También son grandes abrazadores, porque exudan vibraciones calmantes y hacen que la persona a la que están abrazando esten súper cómodas. Se cree además, que son maestros de la meditación y podrían cambiar tu vida notablemente.

En primer lugar, son profesionales en algo conocido como “Siestecitas”, que significa esencialmente que se van a dormir cuando se enfrentan a un conflicto para llegar a un lugar de completa calma para asegurarse de que están preparados para enfrentar lo que esté sucediendo.

En segundo lugar, son expertos en “enfocarse”, lo que significa que hay algunas cosas que pueden distraer a un gato cuando están obsesionados con algo.
Son grandes observadores. Por último, siempre están cantando, es el ronroneo. Les ayuda a atraer la energía que más les conviene a mantener la calma en todas las situaciones.

Si los animales pudieran hablar, el perro sería un compañero torpe sin pelos en la lengua; pero el gato tendría la extraña gracia de no decir una palabra de más” -Mark Twain

Si te agradó el artículo, ayúdanos a difundir!