7 consejos que te ayudarán a no preocuparte con aquello que no puedes controlar

¿Te sientes molesto cuando no puedes cambiar algo? Tal vez, varias veces al día, quizás más. Esto te impide ser feliz y te lleva a una vida estresante.

Por esta razón, en este artículo, te  daremos algunos consejos sobre cómo dejar de preocuparse por las cosas que no puedes cambiar en tu vida.

Aunque no puedes controlar todo en tu vida, puedes controlar tus reacciones a eso. Lo mejor que puedes hacer para dejar de preocuparte es separarte de las cosas que te suceden y prestar atención a la forma en que reaccionas ante ellas.
Nunca sabemos lo que nos puede pasar. La vida causa pérdidas y tragedias, experimentamos angustia, estrés y traumas, pero no podemos controlar la vida. No podemos controlar dónde nos llevará nuestra vida mañana.
No puedes controlar lo que pasa en tu vida. Independientemente de tus decisiones y planes, siempre habrá influencias externas que afectarán las situaciones en las que te encuentras. Además, en la mayoría de los casos, independientemente de tus planes y decisiones, hay algunas cosas que nunca se pueden predecir.

Sin embargo, puedes controlar tus pensamientos, palabras, sentimientos y reacciones. Lo único que puedes controlar es a ti  mismo y la forma en que respondes ante cada situación.

Lo que sí podemos controlar son nuestros pensamientos. Es decir, podemos controlar cómo vemos nuestra vida, cómo vemos el mundo.

A continuación 7 consejos que te ayudarán a dejar de preocuparte por aquellas cosas que no están bajo tu control:

1. No te preocupes por si habrá problemas. Sabemos que habrá muchos, pero siempre encontraras la manera de resolverlos.

2. Aunque no puedes controlar lo que te sucede, puedes controlar la forma en que reaccionas. Es de suma importancia comprender que el estrés se produce a partir de la forma en que pensamos y respondemos. Esto significa que puede disminuir los niveles de estrés controlando tu propia actitud.

3. Mantente atento y sigue respirando profundamente. Una cosa siempre se vuelve mejor si intentas obtener lo mejor de la forma en que resulta.

4. No hay nada en las cosas que no puedes controlar. Solo te impide seguir adelante en tu vida.

5. Elige siempre la belleza sobre la negatividad, la gracia sobre la impaciencia y la presencia sobre la preocupación

6. ¡Estás vivo! así que toma un control de todo lo que está bien y deja ir lo que está mal. Acepta, explora, aprende, cree y experimenta todos los días.
7. Al preguntarte qué puede pasar o pudo haber pasado, perderás lo que está pasando ahora. Cuando te preocupas, usas mal tu energía. En lugar de preocuparte por lo peor, piense en lo mejor y cómo puedes lograrlo.

“Cada mañana tiene dos asas, podemos tomar el día por el asa de la ansiedad o por el asa de la fe” Henry Ward Beecher.

Gracias por tomarte el tiempo para leer este artículo. Si has encontrado esta información útil, por favor compártela con tus amigos y familiares.
Ilustración: Valeria Docampo