Oráculo: ¿Qué necesito ver, en estos momentos de mi vida?

Decía Alejandro Magno que “Conocerse a uno mismo es la tarea más difícil porque pone en juego directamente nuestra racionalidad, pero también nuestros miedos y pasiones. Si uno consigue conocerse a fondo a sí mismo, sabrá comprender a los demás y la realidad que lo rodea”.

A través del autoconocimiento aprendemos a desenvolvernos con eficacia en la vida y a afrontar nuestro día a día de manera óptima. Saber realmente cómo somos, qué sentimos o qué metas queremos alcanzar son capacidades que se asocian a la inteligencia interpersonal.
Nuestro equipo de Paramujeres, te trae en el oráculo de hoy, tres cartas. Elige la que más te atraiga y a continuación observa qué tiene para decirte.

Carta # 1

Has estado últimamente teniendo inconvenientes para relacionarte con las demás personas, pues probablemente, te has convertido en una persona muy crítica, ello te lleva a entrar en una pequeña dificultad de acordar con la gente y hay quienes se han alejado mucho de ti, hacerse juicios mentales sobre las personas no te ayuda, necesitas abrir más tu mente, para conocerlas mejor y eso te abriría un mundo armónico y con mucha prosperidad. Inténtalo no hagas juicios prematuros sobre las personas, date tu tiempo primero para conocerl@s bien.

Consejo:

En la vida debemos aprender a ser comprensivos y en ocasiones, a adaptarnos a los demás. Cada uno de nosotros tiene que ser capaz de volverse flexible.
Antes de ver la vida de los demás, fíjate en la tuya. Vamos por la vida escuchando y viendo a los demás, luego nos es muy fácil dar nuestra opinión. Antes de abrir la boca la siguiente vez piensa cómo va tu vida. No lo tomes a mal, mejor ve esto como un ejercicio de autoevaluación.
La mayoría de las veces criticamos en los demás lo que no nos gusta de nuestra vida. Quizás no lo aceptas así de entrada, pero piénsalo en profundidad: ¿juzgas la forma en que viste tu amiga porque sientes que tú no puedes hacerlo, aunque lo deseas?  Aquello que criticas dice mucho más de ti de lo que crees.

Carta # 2

Hay una fase de tu vida, que se encuentra ya casi en su etapa final, ya está por terminar, pero aun no te decides a darle el punto final. Pues medítalo mucho y toma ya la decisión, probablemente lo mejor para ti sea que esa etapa se concluya y se dé por terminada, cerrada y concluida. Alargar mucho un final a veces te ayuda a que tu destino te lleve a un reintento continuo que llega a buen punto, pero por lo general cuando ya sabes muy dentro de ti que algo ha finalizado es porque ya está en el pasado. Pon la vista en el futuro.

Consejo:

Dedica tiempo a “dejar ir”, a aceptar lo que no pudo ser y no se olvidó. Vacía tus cargas y deja el espacio necesario para lo nuevo que está por llegar. El pasado es historia, sirve para tomar aprendizaje, pero jamás dejes que te estanque, porque el “ahora” no tiene nada que ver con el “ayer”.

Las personas cambian, evolucionan, aprenden de los errores y cada tiempo nuevo que tienes por delante es una oportunidad para el desarrollo, para ser quien quieras ser y no necesariamente quien fuiste ayer.

Ten en cuenta que soltar te proporciona la posibilidad de tener las manos y todo el ser libre para acoger lo nuevo, sin nada que nos ate o nos impida recibir y ofrecer. Suelta todo aquello que no te ha permitido hacer los progresos  requeridos.

Carta # 3

El amor siempre está presente en tu vida, siempre te rodeas de mucha gente que te ama y te adora, si tienes pareja es el momento de avivar mucho la llama candente de tu corazón y hacerle sentir a esa persona que existes solo para causarle felicidad. Si te encuentras sol@ en estos momentos el amor ronda, está por allí, siempre está, lo que pasa es que no le prestas atención, pon tu energía en ello y verás como muy pronto tendrás junto a ti, ese ser que te hará sentir muy especial. Dale un chance a quienes tu intuición te hace sentir bien y a esa persona le gusta estar cerca de ti.

Consejo:

Todos tenemos en mente el que sin lugar a dudas, es nuestro amor ideal. Atribuimos a esa imagen física una gran cantidad de valores, de rasgos perfectos donde se escondería la mayor de las felicidades.

Soñar no es malo, nos inyecta parte de esa ilusión que todos necesitamos para andar por este mundo complejo y a veces difícil. Ahora bien, a la hora de pensar en ese amor que necesitas, hazlo con los pies en el suelo y la mente abierta.

La clave es construir vínculos que funcionen, que sean armónicos con nosotros mismos y donde se respete el crecimiento personal, a la vez que el de la propia pareja.

Con amor,
Equipo Paramujeres