Los mandamientos de la nueva sociedad despierta

A continuación te presentamos los cinco comportamientos amorosos cuando se es plenamente consciente.

1. Protección de la vida:

Me comprometo a proteger la vida y a reducir la violencia en mí, en mi familia y en la sociedad, incluyendo personas, animales, plantas y minerales.
No mato o maltrato a ningún animal, ni siquiera para la alimentación, tampoco los consumo fomentando la violencia y el dolor entre las especies.
Me comprometo a no discriminar a nadie, a no tener comportamientos fanáticos, o con apegos ideológicos, manteniendo apertura mental.

2. Felicidad verdadera:

Ejercito la justicia social y la generosidad. No robo, ni exploto a ningún ser vivo. Reconozco que la felicidad de los demás está ligada a la mía y viceversa. Trabajo por mi felicidad, desarrollando el don de la compasión, del amor y estando presente en cuerpo y mente.
Elijo vivir de una profesión justa que reduzca el sufrimiento del planeta y contribuya al bienestar de todos.

3. Amor Verdadero:

Mantengo una conducta sexual responsable que proteja y respete a las personas, las parejas, las familias y hogares y los niños, protegiéndolos de abusos sexuales, y otras conductas irrespetuosas. Reconozco que el amor y el deseo sexual son diferentes y que las relaciones sexuales irresponsables generan dolor. Las relaciones sexuales sanas deben basarse en el amor, el respeto y la honestidad. Controlo mi energía sexual, cuido y mantengo limpia mi energía sexual.

4. Palabra amorosa y escucha profunda:

Aprendo a hablar con amor y a escuchar atentamente para aliviar el sufrimiento humano y aportar paz a mi vida, a mis relaciones y a la sociedad. Mantengo un habla bondadosa para restablecer la comunicación y la reconciliación. No diré nada con cólera, diré la verdad y no mantendré conversaciones que generen discordia o la división entre las personas.

5. Transformación y sanación:

No tomo venenos que intoxiquen mi cuerpo o mi mente y no consumo programas de televisión, películas, revistas, música, páginas de Internet o conversaciones que contengan venenos como violencia, sexualidad irresponsable, odio o maltrato.

Me alimento sanamente en cuerpo y mente y para ello practico la observación profunda de lo que consumo. Tampoco consumo nada para huir del sufrimiento, la ansiedad o la soledad, en ese caso buscaré mi sanación. Consumiré solo aquello que sea nutritivo para mí y para la conciencia colectiva del planeta.
No me alimento de comida que le haya producido dolor a algún ser vivo, que incremente el calentamiento global o perjudique la sostenibilidad del planeta.

Los 5 comportamientos anteriores son un legado recuperado por el Budismo ZEN, trabajados por el Buda en su tiempo, sin embargo estas acciones son de “naturaleza universal, a-temporal y son la manera de responder a los condicionamientos nocivos de la sociedad”.

Thích Nhất Hạnh (maestro zen, activista por la paz, nominado para el Premio Nobel de la paz.)

Compartamos y comencemos a trabajarlo en cada uno de nosotros !!!!

María Paula Vélez ©
Fuente: mariapaulavelez.com