Hacer Posible lo Imposible Parte 1/2

Hacer Posible lo Imposible Parte 1/2


"El futuro tiene muchos nombres: para los débiles es lo inalcanzable; para los  temerosos lo incierto, pero para los valientes representa la oportunidad." - Víctor Hugo 

A pocos días de haber comenzado el año, la mayoría de las empresas ya estarán trabajando en su plan de negocio para este año, buscando alcanzar los objetivos propuestos-Habrá en ese plan, proyectos y metas más o menos desafiantes, establecidas según sea el panorama económico, los recursos disponibles… o lo que sus directivos crean posible alcanzar. 

Pero… ¿que hay de usted? ¿Ya tiene listo su “plan de éxitos” para este año? ¿Que cosas se propone alcanzar? ¿Que es lo que desea lograr? Seguramente el 31 a la noche brindó pensando en las metas que se propondría lograr este año e intercambió, con sus familiares y seres queridos, el deseo de que todos vieran coronadas sus aspiraciones. 

Pero con las resoluciones y los deseos de fin de año suceden básicamente dos cosas: 

o bien pedimos poco para no decepcionarnos o bien, ante lo que consideramos la desmesura de nuestros sueños, nos autocensuramos pensando que es imposible y nos limitamos a desearnos mutuamente más felicidad, prosperidad, salud y otras vaguedades que nada hacen por encender en nosotros la motivación que nos impulsa a la acción. 


Lo que creo, CREO 
Cuando permitimos que las limitaciones que percibimos sean el abismo que nos impide concretar nuestras metas y sueños, olvidamos una lección fundamental que la historia de la humanidad se ha empeñado en enseñarnos una y otra vez: la mayoría de las limitaciones son mentales. Son nuestras CREENCIAS las que determinan lo que somos capaces de CREAR

Las creencias -tanto las limitantes, como aquellas que nos permiten ir un paso más allá y descubrir nuevos caminos-son muy poderosas y se esparcen como un virus en todas las direcciones. La infección que generan es muy resistente y, si no se la detiene a tiempo, sus efectos suelen ser devastadores. 

Esto es especialmente cierto en el mundo de las empresas, donde la frase "eso aquí no funciona" o "siempre hemos hecho las cosas de la misma manera" son ya un clásico de mundo empresario. 

Y sin embargo, muchas veces sucede que alguien -o algunos -, con creencias muy distintas, demuestran que es posible hacer lo que todos consideran imposible y con ese sólo acto nos abren a todos un mundo lleno de nuevas posibilidades. Por eso, para este nuevo año que está comenzando, permítame desearle que este sea para usted, un año “imposible”. 


Para que pueda surgir lo posible, es preciso 
Intentar lo imposible una y otra vez. 
Herman Hesse 


¿Cuáles son las creencias que lo detienen? 
Convertir en posible lo imposible no es sencillo… pero tampoco es demasiado complicado. Sólo hace falta reemplazar nuestras creencias limitantes por otras que nos “habiliten” y que nos permitan ver el mundo desde una nueva perspectiva. Al ver la realidad desde un nuevo ángulo, podemos ver entonces nuevas posibilidades, actuar de manera distinta y por lo tanto, obtener nuevos resultados. 

¿Cómo hacerlo? El primer paso es que hoy mismo-y antes de que los hábitos y la rutina lo lleven a transitar los mismos caminos de siempre -usted se decida y haga una auditoria de sus creencias. Respecto a lo que desea lograr, pregúntese ¿cuáles son sus creencias? ¿Lo ayudan a avanzar?, ¿le resultan funcionales? si la respuesta es sí, pues, siga con ellas. Sólo es cuestión de tiempo y perseverancia para que usted logre lo que se propone. Pero si sus creencias no le son funcionales y lo detienen como un pesado lastre, si solo puede ver los obstáculos y nunca las posibilidades, pues entonces… ¡cámbielas!! Sí, así de simple. Busque otras que no sólo lo pongan en marcha sino que le permitan avanzar con determinación y entusiasmo. ¿Cree que es imposible hacer esto? Tiene razón. ¿Cree que es posible? ¡Tiene razón!! 

"Pueden, porque creen que pueden" -  
Virgilio, poeta romano (70-19 a. de C.) 

¡Busque evidencias para apuntalar sus nuevas creencias… o para confrontar las viejas!. Cuando tenemos una creencia solemos buscar constantemente evidencia que la respalde y de que estamos en lo cierto. Así, cualquier hecho, por más intrascendente y poco relacionado que sea, nos sirve para justificar lo que se convierte en nuestra “profecía autocumplida”. Tenemos que recordar que la vida es neutra y que somos nosotros con nuestras interpretaciones los que abrimos o cerramos posibilidades, los que generamos placer o sufrimiento, los que creamos los “se puede” y los “no se puede”. Dado que esto lo hacemos en forma inconsciente, pruebe hacer de forma consciente lo contrario: busque evidencia que contradigan sus creencias. De seguro las hallará por doquier, si busca… esperando encontrar. 


"Todo lo que una persona puede imaginar, otras podrán hacerlo realidad" - 
Julio Verne 



La historia del mundo nos demuestra que todos los avances de la humanidad han nacido como un sueño imposible. Un sueño imposible en la mente de alguien que primero creyó en su sueño y que luego, lo concretó. Lo bueno es que son pocos los que lo han hecho solos. Cada imposible derrotado abrió el camino para nuevos logros y nuevos descubrimientos, replanteándole a toda la humanidad, lo que es posible y lo que no. Volar era imposible, hasta que llegaron los hermanos Wright y con su histórico vuelo en Kitty Hawk, abrieron el camino de la aviación moderna. La iluminación eléctrica era imposible, hasta que un perseverante Edison -de quien se dice que hizo más de 10.000 experimentos hasta lograr la lamparilla eléctrica que funcionara-literalmente, “nos ilumino” a todos.. Los viajes espaciales eran imposibles, pero primero una perra rusa llamada Laika y más adelante la voz de Neil Amstrong llegando desde la luna a través de millones de televisores en blanco y negro nos confirmaban que una nueva era había comenzado: “Éste es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. 

"Los imposibles de hoy serán los posibles de mañana" - Konstantin Tsiolkovsky (1857-1935). 
Pionero de la cohetería rusa, “Padre de la Cosmonáutica".
Mire a su alrededor. Todo lo que lo rodea era imposible. Desde la computadora en la que lee esta nota, pasando por el DVD en el cual ve sus películas, hasta las últimos avances de la medicina, el reciente vuelo de una empresa privada al espacio o la revolución de la electrónica, la robótica o la genética, por sólo nombrar algunos “imposibles” que son ya una realidad. 


Si mira hacia atrás en su propia vida, seguramente usted mismo logró realizar lo que en algún momento creyó imposible: Aprendió a caminar. Aprendió a manejar. Tal vez domine un 2do idioma y hasta un 3ro. Se ha convertido – o se convertirá – en padre o madre. Tal vez haya estudiado y logrado un título universitario, a pesar de no contar inicialmente con los recursos económicos para estudiar o con el apoyo de su familia. Tal vez usted haya creado una empresa de la nada… o esté aún por crearla Ha superado desafíos. Se ha enfrentado con éxito a dificultades que hubieran detenido a otros. ¿Ha colaborado para poner en marcha proyectos que no hubieran sido posibles si usted – y otros – no hubieran creído posibles?. 

¿Ha logrado metas laborales y profesionales o está ahora mismo en camino de lograrlas?. Usted ha podido – y puede – lograr cosas que hace 20 años ni se hubiera imaginado. Tiene ante usted montones de evidencias para contrarrestar sus creencias negativas o para apuntalar las que le permitan lograr lo que en algún momento ha considerado como imposible.

“Imposible es aquello que no se ha hecho nunca hasta que alguien lo hace.”

Pero tal vez usted necesite más evidencias. Tal vez esté usted convencido de que su caso es distinto, sus recursos más escasos, sus posibilidades menores, sus desafíos más grandes…

Del Taller de Autoestima Volumén 1 de Juan Carlos Fernández