sábado, 4 de junio de 2016

¿Cómo amarse a uno mismo sin dañar a otros?

Practicar un egoísmo sano supone cuidarse a sí mismo para cuidar a otros, ser libre para poder dar libertad, amarse para poder amar.

La palabra “egoísmo” está asociada con una mala valoración y no es para menos, ya que su significado es “el exceso de yo”, es decir, “un exceso de atención en uno mismo acompañado por la pérdida de cuidado por el bien del otro”.  Todos los seres humanos somos egoístas de nacimiento, está en nuestro instinto de supervivencia.

Es de esperar que, a medida que crecemos, maduramos y nos socializamos, el egoísmo se vaya reprimiendo y aflore la empatía, la solidaridad hacia el otro.
Amarás a tu prójimo como a ti mismo” dice le mandato divino. Sin embargo, hay muchas personas que son educadas en la cultura de la culpa, y terminan complaciendo o ayudando a otros, incluso, a costa de postergar sus deseos y necesidades, sólo porque de otro modo se sentirían culplables.

Entonces, ¿cómo podremos lograr que nuestro egoísmo se exprese en bien nuestro y en bien de todos nuestros hermanos….? Para responderle, necesitamos comprender la diferencia entre el egoísmo positivo y el egoísmo negativo.

Hay Que Cuidarse Más

Aunque pueda sonar contradictorio, algunos psicólogos hablan actualmente de un “Egoísmo Sano”; es más, éste es el título de un hermoso libro cuyos autores son los doctores Rachael y Richard Heller. Allí se explica que dejar de obrar por y para los demás, olvidarse de complacer a los padres, a la pareja o a los hijos y dejar de sentir culpa por negarse a prestar ayuda cuando no se puede o simplemente no se quiere, es la “llave que abre la puerta a la libertad”.

¿Qué nos están proponiendo estos especialistas?¿Un mundo de individuos desconsiderados, perversos o indiferentes al dolor? No. El egoísmo sano enseña que debemos respetar y cuidar nuestra vida para poder ayudar a los demás de manera auténtica y feliz.

Las personas que nunca se niegan a los requerimientos de los demás por miedo a que estos las dejen de lado, las consideren egoístas o causen daño con una negativa, o que para evitar conflictos acceden a todo lo que el resto les solicite, terminan anulándose a ellas mismas. Estas personas se valoran poco y nada, desconocen sus propias necesidades y deseos, tienen alteradas las prioridades, y terminan siendo pisoteadas por los demás, se deprimen y frustran a la larga.

Vemos entonces, que, así como hay un egoísmo negativo, también hay una generosidad tóxica o negativa, como la de estas personas.

Etapas Dela Vida

Así planteado el tema, podríamos tener dudas sobre “qué es y que no es ser egoísta”.

El ser humano tiene en su esencia el egoísmo y también el altruismo. “Altruismo” es la búsqueda del bien del otro aun a costa del propio. Al nacer, lo primero que manifestamos es el egoísmo por una cuestión de supervivencia.

El “egoísmo infantil o primario” se manifiesta en el niño exigiendo que se le atienda a él para satisfacer sus necesidades, deseos o caprichos que pueden ser: alimentos, juguetes, limpieza, protección, cariño… Si no es atendido en forma inmediata, va a expresar su frustración egoísta con llantos y pataleos.

El adolescente, por su parte, se da cuenta que el método infantil ya no resulta y, por lo tanto, y descubre el beneficio del trueque: “Te doy esto si tú me das aquello”. “Te doy mi amistad si tú me apoyas”…. Al aceptar este intercambio, ambas partes se sienten satisfechas.

Ya en la madurez, es de esperar un “egoísmo altruista”, es decir, al adulto le reconforta hacer el bien, el ser generoso, el ayudar a quien le necesita. Es en el aprecio que le dan que encuentra la mejor satisfacción.

Egoísmo Tóxico

Sin embargo, no siempre el ser humano madura psicológicamente ni evoluciona espiritualmente como es de esperar. También, hay personas con graves distorsiones de su crecimiento que se expresan en cuatro actitudes profundamente negativas.

Actitudes negativas

1.- El egoísmo avaro que no quiere compartir nada con los demás y bloquea el paso hacia cualquier forma de colaboración.

2.- El egoísmo posesivo o ladrón que anula o restringe el crecimiento normal de otras personas.

3.- El egoísmo perezoso que se expresa en una permanente apatía, encerrándose sobre sí mismo. Generalmente, va acompañado de muy baja autoestima.

4.- El egoísmo manipulador que se disfraza de una fingida generosidad, pero sólo busca el propio provecho; éste es el peor.

Estas cuatro distorsiones no nos llevan a ningún crecimiento personal, sino que lo bloquean totalmente. Si nuestro “yo egoísta” no cae en ninguna de estas cuatro actitudes negativas, entonces nuestro “egoísmo” no es tóxico, no es pecado.

Muchas veces, hemos escuchado: “No seas egoísta. Eso es un pecado”. Ahora sabemos que el egoísmo es pecado solo cuando nos encerramos en nosotros mismos y no estamos abiertos al amor y al perdón hacia el prójimo. Debemos esforzarnos siempre por llegar a ese “egoísmo altruista” que nos exige amar al prójimo como a nosotros mismos. Pero, para llegar a él, debemos antes ejercitar ese egoísmo positivo o sano que no hace amarnos y respetarnos.

Ejemplos de la vida

• La conducta del defraudador es una claramente egoísta —busca sistemáticamente satisfacer el interés propio haciéndose de una cantidad de dinero, lo que ocasiona un daño intencional y directo en terceros fácilmente identificables.

• La conducta de una persona que busca empleo y lo obtiene en la empresa que quiere —es obvio que ha buscado su interés personal, lo mismo que el empleador, pero han sido dañados los otros candidatos que no fueron seleccionados para el puesto en esa empresa Esta conducta podría ser egoísta sólo en el caso de que el candidato seleccionado hubiera usado mentiras, engaños, amenazas en su meta. Si compitió honestamente, no puede ser una conducta egoísta a pesar del daño que sufrieron quienes no fueron elegidos

• La conducta de una persona que decide ir al cine a pasar un rato de diversión —su acto busca el bien personal y no hay afectados visibles al menos. Sin embargo, podría ser egoísta en caso de que la persona tuviera un compromiso, como ir a la graduación de su hijo, en donde el hijo sufre un daño por la ausencia del padre.



Fuente: RevistaPredicciones.cl

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: