Astrología: ¿Qué hace enojar a cada signo?

Por mucho que algunos les cueste reconocerlo, todos somos humanos y capaces de mostrarnos irascibles. Hay quien pierde los papeles con facilidad y hay quien, sin embargo, hace gala de un prodigioso aguante pero estalla como un volcán en erupción cuando le tocan la fibra sensible…


Todos y cada uno de los signos del zodiaco son susceptibles de caer en brazos de la ira… para evitar ser víctimas de su furia sólo hace falta conocer qué es lo que les hace reaccionar de manera imprevisible y evitar jugárnosla. Aquí les dejo unas pistas sobre lo que pone a cada signo en el disparador ¿Te sientes reconocido, lunático?

Aries

A los de Aries es bastante fácil buscarles las cosquillas… Y es que son pura energía esperando a que prenda la llama. ¿Sabes que es lo que de verdad les repatea? Que les ganen. No es un secreto que los carneros tienen mal perder. Déjales en evidencia batiéndoles en aquel que consideraban su terreno y tenderán a embestirte con su cornamenta. Pedirán revancha para sanar su orgullo y si te niegas a dársela se enfurruñarán todavía un poco más.

Tauro

Tauro es el signo más paciente y tranquilo de toda la rueda zodiacal. Sacarle de quicio es realmente una proeza, pero sí, se puede, y si consigues hacerlo, su furia será de tal magnitud que te acabarás arrepintiendo de haber tentado a la suerte. ¿Qué es aquello que le pone de los nervios? Que le presiones y le metas prisa. Él decide cómo y cuándo se mueve y a qué velocidad y tú no eres nadie para azuzarle. Rebasar la barrera de la insistencia es como agitar un capote grana y clavarle una dura estocada al más bravío toro de lidia. Avisado estás.

Géminis

Los de Géminis tratan de quitarle hierro a todo y no perder la sonrisa. La mayoría de las veces lo consiguen, pero hay algo contra lo que no pueden luchar: el aburrimiento. Compartir con él o ella las horas muertas le pondrá en el disparador. Necesita acción y la necesita ya. Y si tú no se la das provocará la bronca para al menos así, salir de la monotonía. Y ojo, que es lo suficientemente habilidoso como para convencerte de que en realidad, toda la culpa es tuya.

Cáncer

A Cáncer le repatea que te metas en su vida. Es extremadamente celoso de su privacidad, por lo que su hogar y su familia son sagrados. Inmiscúyete en cosas personales para las que no te ha pedido opinión y le encontrarás tratando de pellizcarte con sus pinzas. Quizás no le veas gritar ni lanzarte los platos a la cabeza, pero su agresividad pasiva se acabará convirtiendo en tu peor pesadilla y terminarás alejándote.

Leo

Con Leo es fácil: Nadie les toca el orgullo. Atrévete a cuestionar su valía, su talento o su honor, y tendrás a la fiera saltándote directamente a la yugular. Y es que los Leo se parecen mucho más al animal que les da nombre de los que imaginamos. Cuando descansan y retozan con sus cachorros nos parecen hasta tiernos, pero una vez se lanzan a la ofensiva son los reyes de la selva. Y mucho ojito con meterse con los bebés de una leona… Será absolutamente implacable con quien ose a tal ofensa.

Virgo

Para poner en el disparador a Virgo, tan sólo tienes que tocarle sus cosas y descolocarlas un poquito… Son absolutos maniáticos con el orden y la limpieza, así que el hecho de que lleves el caos a su vida, será motivo suficiente para que pierdan los papeles. Y ojo, porque llevar el caos a su vida puede ser algo tan simple como tomar un bolígrafo prestado y dejarlo en un lugar diferente al que ellos consideran su sitio. Si no quieres problemas, respeta lo que es suyo.

Libra

A Libra no le gusta nada de nada la indiferencia. Se lo curra lo suficiente por mostrar interés genuino y sincero por el otro, pero a cambio, exige atenciones constantes y se pone de lo más susceptible si no las recibe. Y vale, es demasiado elegante como para lanzarte cuatro gritos o perder los papeles, pero si considera que no le haces el caso que merece, se las apañará para hacerte sentir que le has fallado.

Escorpio

Miéntele a un Escorpio y estás perdido. Y no te digo que intentes no ser descubierto, porque la falta a la verdad será detectada nada más salir de tus labios. Mientras, nuestro amigo con aguijón te mirará con cara de póquer, barajando mentalmente sus opciones de venganza, sin regatear con las dosis de sadismo. Cabrear a un Escorpión no es juego de niños, así que si decides arriesgarte has de saber que no tienen clemencia con quienes les fallan y que puedes salir muy mal parado.

Sagitario

Lo que de verdad revienta a un Sagitario es que intentes constreñirle o limitarle de alguna manera. Ni se te ocurra decirle que no puede, ni se te ocurra dejarle encerrado en casa, ni se te ocurra prohibirle cualquier cosa. En el momento que sienta que le estás intentando atar, no sólo empezará a engrasar el mecanismo de sus alas, sino que te dirá a la cara cuatro verdades bien claras (y crueles) antes de emprender, para siempre, el vuelo.

Capricornio

Para Capricornio el tiempo es oro y si siente que se lo estás haciendo perder, será bastante explícito con su opinión al respecto. Las cabras se toman la vida muy en serio y en su apretada agenda no tienen hueco para tonterías… Como te atrevas a jugar con sus expectativas, le des plantón o le hagas recorrer caminos poco fructíferos, directamente te mandará a freír puñetas y ni siquiera le temblará la voz. Una vez te haya catalogado como persona non grata es bastante complicado que te vuelva a admitir en su círculo social.

Acuario

Si quieres ver a un Acuario furioso, atrévete a justificar la injusticia delante de sus narices. Son soñadores y utópicos por naturaleza y para ellos, todo es posible si se camina en la dirección correcta. El conformismo y las actitudes conservadoras le ponen en el disparador. Insiste en la necesidad de mantener el status quo por comodidad, miedo o equilibrio y querrá mandarte directamente a la guillotina, al más puro estilo Robespierre.

Piscis

A Piscis le gusta la realidad de colores y azucarada y como se la sirvas en crudo y sin edulcorantes, le vas a ver alejarse, nadando contracorriente. Ser demasiado brusco o perder la delicadeza con un nativo de los Peces supone pasar automáticamente a formar parte de su lista negra, esa en la que apunta a las personas que no le caen bien. Tras derramar unas cuantas lágrimas de cocodrilo, desaparecerá con tal maestría de tu vida que llegarás a preguntarte si alguna vez su presencia fue real.

👉 Por favor, eres libre de COMPARTIR a través de tus redes sociales favorita, o vía Whatsapp mediante los botones de la derecha de tu monitor o la parte inferior de tu dispositivo móvil



Autor: Luna Dominante
Fuente: Luna Dominante

Derechos de autor: Este artículo está protegido por derechos de autor, ©Luna Dominante2017, y se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.

0 comments