lunes, 18 de julio de 2016

¿Cómo es el hombre que atraemos a nuestras vidas?

¿Hacia dónde dirige la voluntad, energía y espíritu de lucha el hombre que te acompaña en esta vida?

Es probable que conquistemos a un Hombre a quien le guste tomar la iniciativa, que se destaque por su espíritu de lucha, fuerza, que persiste hasta alcanzar sus objetivos, pero que también puede manifestar defectos como temperamento colérico, explosiones de ira, excitabilidad y precipitación.
La complejidad humana, tanto masculina como femenina es en muchas ocasiones algo que no cabe dentro de un concepto simple, sin embargo a continuación trataremos de esbozar un acercamiento descriptivo sobre la gama de clases de hombre que pueden diferir radicalmente unas de otras, o que pueden también tener similitudes.

Así encontramos aquel Hombre competitivo, que trabaja esforzándose, con ardor y vehemencia, para tener dinero y crearse una situación independiente.

El Hombre que ha llegado a tu vida cumpliendo el rol de hermano, en lugar de pareja.

El Hombre hogareño, a quien le satisface realizar los quehaceres del hogar.

El Hombre de las aventuras amorosas apasionadas y ardientes, a menudo, fugaces y con un fuerte contenido erótico. Que está dominado por las pasiones sexuales, y que después de cometer sus fechorías regresa al hogar como un HIJO arrepentido.

El Hombre que nos convierte en sus enfermeras.

El Hombre pleitista que propicia discordias y enfrentamientos tanto con la familia propia como la de su pareja, estableciendo en general una relación agresiva con el entorno. Al mismo tiempo nos mantiene alejada de nuestra propia familia.

El Hombre que nos convierte en viudas, prematuramente.

El Hombre fanático que impone violentamente los puntos de vista filosóficos, sociales, políticos o religiosos. Tiende a obstinarse en sus ideas, a querer tener siempre la razón.
El Hombre que logra sus triunfos por su perseverancia, y que se enfrenta a las adversidades con gran coraje, creciéndose y dando lo mejor de sí en los momentos difíciles. 

El Hombre que se siente bien compartiendo sus ideales en grupos sociales, políticos y sobre todo deportivos.

El Hombre que frena la agresividad, los impulsos instintivos o los deseos, el que acostumbra a silenciar y no exteriorizar sus emociones provocando la aparición de profundos e intensos resentimientos. Es el mismo hombre que trabaja en la clandestinidad, bien sea desde una prisión física o desde la propia cárcel que se ha construido.

Espero que la precedente descripción de las distintas personalidades en que confluyen múltiples caracteres haya podido servirte para identificar la que corresponde a quien te ha tocado como compañero de vida.

Por la astróloga Olga Castillo del Centro Holístico Reencuentros

Puedes consultar tu carta astral personalizada a la astróloga por Whatsapp al  +51-970880642 o a su correo electrónico presionando aquí




Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: