lunes, 23 de mayo de 2016

5 Frases Inolvidables de los Libros más Leídos de la Historia

¡Tú Fuente de Energía Positiva!

Los escritos permanecen. Las palabras de los libros son como gotas de lluvia que caen para que nuestra mente se llene de pensamientos.

Acá te dejamos una selección de frases de los libros más leídos de la historia, para que te envuelvas y reflexiones con ellas.

1. “Y cuando te hayas consolado, te alegrarás de haberme conocido” – El Principito (Antoine de Saint-Exupèry)

Todas las experiencias o personas, hayan causado sufrimiento o placer en nuestra vida, dan forma a nuestra alma. La pintan de matices y nos enseñan a conocernos. Por eso no dejes pasar esos pequeños e importantes matices, que a final de cuentas definen quiénes somos.

2. “Amor y deseo son dos cosas diferentes; que no todo lo que se ama se desea, ni todo lo que se desea se ama” – Don Quijote de la Mancha (Miguel de Cervantes)

El deseo es generoso en intensidad y fugaz en el tiempo, el amor es un fuego lento con una fuerza incomparable. Con el deseo pedimos y con el amor damos; el deseo es condición y el amor es una declaración. En ocasiones ambos se potencian, pero solo el amor es para siempre.

3. “¡Qué maravilloso es que nadie necesite esperar ni un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo!” – El Diario de Ana Frank (Ana Frank)

Como dice Ana Frank, las ideas maravillosas no deberían sentarse en la sala de espera para ponerse en marcha. Si lo hacen, se volverán perezosas y jamás saldrán de allí.

4. “Nada hay en el mundo, ni hombre ni diablo ni cosa alguna, que sea para mí tan sospechoso como el amor, pues este penetra en el alma más que cualquier otra cosa. Nada hay que ocupe y ate más al corazón que el amor” – El Nombre de la Rosa (Umberto Eco)

El amor ha sido la fuerza que ha impulsado lo actos más nobles pero también actos terribles. Pero al final del camino, permanece la llama del amor en su esencia misma, la bondad, el resto es circunstancial.

5. “No todo lo que es de oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida” – El Señor de los Anillos (J.R.R. Tolkien)

Estamos habituados a crearnos una primera impresión de las personas que conocemos. Una impresión que va a condicionar cómo nos relacionaremos con ellas. Por eso, con las personas, podemos estar ante tesoros que no relucen porque nosotros hemos ignorado su brillo al principio. Lo mismo puede suceder al contrario, por esto, es mejor conocer a las personas, y luego formarnos una imagen de ellas.

Autor: Psicologa Raquel Aldana
Vía: La mente es maravillosa

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: