sábado, 5 de diciembre de 2015

Cuando el dinero NUNCA alcanza. {Feng Shui}

Cuando en tu vida predomina la sensación de escasez y nunca experimentas la vivencia de ser prospero porque el dinero parece esquivar tu puerta o escurrirse entre tus manos, es hora de revisar el Feng Shui de la casa.

A menudo escucho expresiones como "gano para pagar las cuentas  "Me va bien pero nunca puedo tomarme vacaciones" "Tengo rachas en que gano mucho dinero pero no duran y luego lo pierdo todo". Estas dificultades para mantener una vida prospera, se vinculan con mandatos familiares, trabas emocionales y bloqueos energéticos. Detrás de ellas, están la incapacidad para disfrutar, un bajo nivel de conciencia de merecimiento, la culpa, la creencia de que ser rico está mal, todos patrones mentales que no generan actitudes adecuadas para el éxito.
Desde el Feng Shui, podemos trabajar estos esquemas de escasez. La experiencia me ha mostrado que ver con ojos de extraño el habitad cotidiano, nos permite detectar energías toxicas a las que nos hemos acostumbrados.

Mover un mueble de lugar, decidirse a pintar o a tirar aquello que no nos sirve, reparar una grifería o instalar más iluminación son actos de voluntad que implican salir de una zona de confort. Estos cambios espaciales nos dan doble retribución: por un lado sentimos la satisfacción de haber superado la inercia de la rutina (dimos un paso)

y, por el otro, disfrutamos del bienestar que favorece un ambiente más acogedor

Pero lo increíble de todo esto, es que las consecuencias tangibles no se dejan esperar y el dinero comenzar a fluir de manera más apropiada y abundante

Por ejemplo, para corregir una baja conciencia de merecimiento hacia el dinero, recomiendo y trabajar en el sector norte del living, que corresponde a la trascendencia social. Allí debemos dejar una luz (energía de fuego) encendida día y noche. En el Oeste de la sala (área de la comunicación con el inconsciente o con el niño interior) es aconsejable tener un equipo de audio (energía metal) encendido todo el día para activar el disfrute.

Si el problema son las pérdidas cíclicas de dinero, entonces hay que chequear todas las griferías, reparar las pérdidas de agua y humedad, tapar los desagües y colocar cortinas en las ventanas. Pero también es fundamental revisar la orientación de la cama y de las hornallas de la cocina, nunca deben quedar mirando hacia la dirección Chueh Ming o Anikilación de tu número Kua.

Cuando la entrada de la vivienda hay cuadros o esculturas que representan escasez o cuando en el área del dinero (noreste del living) hay imágenes que proyectan sensación de miseria, esto indica que los habitantes tienen una percepción no prospera de sí mismos. También revela un fuerte mandato familiar sobre las cuestiones económicas, esta creencia envía al Universo un mensaje similar a "no quiero recibir abundancia".

Para corregir esto hay que quitar a conciencia las imágenes de escasez y en su lugar, colocar otras que irradien abundancia. Puede tratarse de un paisaje de cascadas o una embarcación de velas desplegadas avanzando por un mar azul y tranquilo, con un cielo despejado.
El hall de entrada es otra zona estratégica, cada vez que llegamos a casa, su energía nos recibe y transmite mensajes poderosos. Aquí sugiero colocar un mándala de colores intensos o un cuadro de un campo florecido.

Recuerden siempre: cada vez que se sorprendan a ustedes mismos con pensamientos o palabras negativas respecto a su situación económica, reemplácenlas inmediatamente por afirmaciones positivas “Tengo dinero, lo merezco y disfruto. Soy prospero"



Patricia Traversa
Directora Centro Oficial de Feng Shui Profesional
Autora del libro "Cambie Su Vida con Feng Shui"
Imagen: Bargainsandgiveaways.com

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: