miércoles, 14 de enero de 2015

¿Qué asuntos pendientes tengo y no he tenido tiempo de resolver?

"Entre todas las deudas, la más sagrada es la del reconocimiento " –Benjamin Franklin


Venimos a resolver cosas…. y tú ¿Qué pendientes tienes?



Cuando me pongo a estudiar información sobre Abundancia, Prosperidad, Ley de la Atracción y Sincrodestino, me hago conciente de que somos seres creadores y que la única limitante a todo lo que deseamos, es nuestra particular forma de pensar, nuestros juicios y creencias, moldeados por un medio ambiente muy limitado. Por generaciones nos han hecho creer muchas cosas que nos separan de nuestro poder creador.


Esta conducta humana desgraciadamente tiene la intención de tener poder de unos cuantos sobre la mayoría, al limitar nuestras capacidades, algunos tienen poder sobre otros y nos han inventado grandes historias para inculcarnos miedo y temor.  “Entre más miedos tengas, menos cosas haces en tu vida”.

Nuestra mente es un “instrumento muy poderoso”, pero también es nuestro peor enemigo, cuando se trata de manifestar la abundancia. Porque si tú crees que no puedes algo, entonces definitivamente “NO PUEDES”, pero si haces algo y te das cuenta de que puedes, entonces empiezas a ver las cosas diferentes y te das cuenta de que “TODO ES POSIBLE”. Y cuando tienes el poder de manifestar, entonces ganas confianza, te llenas de fe, de amor y no hay límites.

También leyendo sobre temas de espiritualidad una y otra vez observo que nuestro planeta es una gran escuela, en donde todos venimos a resolver cosas. Sabemos que si estamos en una escuela de aprendizaje, es porque tenemos que resolver y hacer ciertas tareas. Y por más evolucionado que seas, si estas en este plano, es por que debes resolver cosas. Hay tiempo para todo, inclusive para descansar y tomar vacaciones, para pasarla bien y divertirnos, puede ser un viaje agradable o desagradable, pero invariablemente de cómo decidas hacerlo, siempre tendremos cosas por resolver.

Cada uno de nosotros tenemos nuestra propia lista, para algunos, esta lista parece como la del supermercado, una lista larga llena de cruces y palomitas, para otros, es una lista corta, pero escrita con letras de sangre, temas fuertes que venimos a solucionar, lo que es un hecho es que nadie se escapa de esta lista de pendientes, NADIE.

Y así como aseguro que si estás en este plano es porque tienes cosas que resolver, también aseguro que si estás leyendo este correo es por algo. Y este correo tiene un objetivo muy claro: Darte opciones, darte algunas herramientas para solucionar cosas. Somos seres creativos con capacidades ilimitadas para resolver problemas, pero también somos seres increíblemente creativos para generar y ver problemas en todos lados.

Espero que este correo lo leas con atención, estoy seguro que te va a servir de mucho:

Lo peor que podemos hacer con información valiosa es ignorarla, o pensar “No tengo tiempo”. Si lo piensas bien, lo único que haces es dejar esa lista a un lado (por un momento), y como en la escuela, si sabes que mañana tienes examen, lo peor que puedes hacer es decir, luego estudio.

La vida nos ha enseñado una y otra vez que nuestra lista de pendientes no se borra por el simple hecho de olvidarla o de hacerla bolita y tirarla al cesto de la basura, estará allí esperándote. Inclusive se sabe que al morir los asuntos no resueltos, son una carga energética que se manifestará en la siguiente encarnación. A esto se le llama karma.

Esta lista esta allí en tu inconsciente, cuando duermes y sueñas, surge una y otra vez, en forma de miedos, temores, bloqueos, angustia. El tiempo es algo relativo, pero este instante es el único momento conciente que tienes y es el único que puedes aprovechar para hacer algo por tu lista de pendientes.

Empecemos de una vez. Te voy a dar una serie de frases, “pretextos” o simplemente comentarios que hacemos todos los días y que constantemente nos apartan de llevar a cabo una tarea conciente para ir borrando pendientes de la lista. La idea de este ejercicio es que observes tu situación actual, ¿cuánto tiempo llevas posponiendo eso que te has propuesto?, ¿cuánto tiempo llevas quejándote de algo que no resuelves?, ¿cuántas veces no te has atrevido a hacer algo por miedo o desidia?

Frases limitantes que usamos constantemente:



1.- No tengo tiempo


Problema: Si ayer no tuviste tiempo, si hoy no tienes tiempo, seguramente mañana tampoco lo tendrás.

Solución: Organiza tu día, haz una lista de las principales actividades que tienes que realizar. Ponle tiempo a las cosas. Si tu horario de trabajo es de 9:00 a 7:00, llega puntual y salte puntual. Lo más importante eres tú y si no organizas tu vida, dentro de 10 años te vas a dar cuenta de que seguirás haciendo las mismas cosas y no has conseguido las cosas verdaderamente importantes de tu vida. Hay personas que a los 80 años se dan cuenta de que pasaron toda su vida atendiendo asuntos de otros, y después entran en una crisis existencial, al darse cuenta de que han perdido los mejores años de su vida. Y nunca tuvieron tiempo de hacer las cosas que más deseaban.


Ejemplo: Hay muchas personas que buscan pareja, pero nunca se dan el tiempo de conseguirlas. Tienen un trabajo esclavizarte y pasan todo su tiempo trabajando. Amigos y amigas, le dicen, ándale “fulanito, fulanita”, vamos a una reunión, a un curso, de vacaciones. Y la respuesta es “no tengo tiempo”. Esta afirmación realmente anula todo intento de que suceda algo diferente. Yo te recomiendo que utilices la frase “me voy a dar tiempo para esto o aquello”, “siempre tengo tiempo libre”, o “busco tener tiempo libre para mí”.

2.- No tengo dinero / No tengo empleo

Problema: el 90% de la población tiene deudas y vive al día, lo sabemos. Pero la pregunta es ¿quieres vivir siempre sin dinero?, o ¿quieres tenerlo y hacer tus sueños realidad?

Solución: El problema del dinero es un problema emocional y de creencias. Tenemos muchos juicios respecto al dinero, falsas creencias y en muchas religiones, el dinero está ligado negativamente al pecado. La solución es analizar que emociones, que bloqueos, que limitantes te impiden tener más dinero. Inclusive vivimos atrapados en un sistema en donde, no nos damos tiempo para pensar en cómo generar más dinero. Mucha gente después de perder su empleo se da cuenta de que tenía habilidades para desarrollar otros negocios, inclusive mucha gente gana mucho más dinero en un nuevo negocio que en años de trabajo en un empleo tradicional. Perder un empleo, no trabajar por un tiempo, puede ser una excelente oportunidad para darte cuenta de las oportunidades que antes no veías.

Dentro del proceso de crecimiento humano y de la conciencia, hay 7 niveles de conciencia. El nivel más básico de conciencia tiene que ver con la solución de los problemas de supervivencia y de resguardo físico, y aquí es donde esta el dinero, el siguiente nivel de conciencia trata sobre las relaciones y la parte emocional, después de ello viene la autoestima, el logro y la diferenciación, y el último nivel es el bien común, el servicio. Si dentro de los planos de conciencia, no podemos pasar de los problemas económicos, difícilmente alcanzaremos un nivel más alto de evolución.

En esta parte hay muchas soluciones y casi todas tienen que ver con la educación financiera. ¿Qué tanto sabes del manejo de dinero?, ¿Sabes la diferencia entre ahorrar e invertir?, ¿Sabes que es un activo y un pasivo?, ¿Cuántas fuentes de ingresos tienes?, sabes cuál es tu punto de equilibrio como persona?  Recuerda, esto es una escuela y para lo que no sabes, hay cursos, escuelas, maestros que te pueden enseñar todo sobre el manejo del dinero.

3.- Tengo mucho trabajo / Estoy muy ocupado

Problema: tener mucho trabajo no es sinónimo de bienestar. Inclusive la gente que trabaja 10 o más horas diarias, es más propensa a sufrir enfermedades fuertes que los que trabajan menos tiempo. El exceso de trabajo no es saludable.

Solución: Lo ideal es crear sistemas de trabajo en donde generemos más recursos con menos trabajo. Para muchos esto es imposible, para un inversionista, es su estilo de vida. Desgraciadamente en la mayoría de los empleos modernos tú dejaste de ser un “ser humano” y te has convertido en un “equipo o maquinaría más de tu organización”, el día que les falles, simplemente te reemplazarán. Hay muchos casos de la vida real que confirman esto, las empresas buscan que tú seas más productivo para que las utilidades se vayan al consejo directivo, no para tu bienestar familiar.

La solución es complicada si piensas como empleado. Hay que cambiar la mentalidad a inversionista o dueño de negocio, si no te das un tiempo para ti mismo y no analizas tu futuro real dentro de una organización, lo más seguro es que quedes atrapado en un sistema moderno de esclavitud para toda tu vida. Y esto no es un cuento ni es un chiste, muchísimos adultos de más de 50 años, han trabajado toda su vida esperando jubilarse o retirarse y ahora se están dando cuenta que ya no les alcanza su “fondo para el retiro” para nada, simplemente para subsistir miserablemente. Y estas estadísticas están allí, búscalas, los sistemas de retiro están desapareciendo o quebrando en muchos países.

La solución es que vas a tener que empezar a buscar formas alternas de generar mayores ingresos o resignarte a tener mucho trabajo toda tu vida, dejando a un lado cosas muy importantes como tu familia, tus amigos, tus hijos, tu pareja. Si tienes estos tres problemas: “No tengo dinero”, “No tengo tiempo” y “tengo mucho trabajo”, al mismo tiempo, te pido un favor. “Deja de hacer lo que estás haciendo” y date un par de días de vacaciones, tu vida está en riesgo. No es broma, estamos llevando al máximo los niveles de estrés y las enfermedades están allí, nuevamente las estadísticas están allí y no fallan.

4.- Tengo un compromiso

Problema: muchas personas inventan compromisos constantemente. Si analizamos la palabra “compromiso”, es algo a lo que te comprometes. Para mí, tu principal compromiso eres tú mismo.

Solución: Analiza tus prioridades, ¿qué es más importante para ti en este momento?. Si tus compromisos son eventos sociales en donde normalmente terminas escuchando las mismas conversaciones, los mismos problemas, las mismas telenovelas, tienes que hacer algo al respecto. En muchas ocasiones el ambiente que se genera en un compromiso social, es de crítica, de chisme y de pocas soluciones a tus problemas reales.

Desgraciadamente vivimos en una sociedad de apariencias, en donde es más importante llegar en un buen auto, que tener sabiduría o madurez, mucha gente valora más lo externo que lo interno. Es importante evaluar lo que un compromiso realmente te deja como ser humano. Si hay un verdadero compromiso, este debe de ser contigo mismo.

Por último, te cuento que todos tenemos un sistema de auto-evaluación integrado. Así es. Todo lo que acabas de leer lo puedes comprobar tu mismo con algo que tienes a la mano. Tu cuerpo, tu cuerpo es la manifestación de lo que eres, de lo que has hecho y de lo que te falta por hacer. Los dolores, la enfermedad, los padecimientos, las contracturas, el cansancio, la falta de energía, todos y cada uno de ellos son avisos de que algo no está bien en tu interior.

Reflexiona un poco, ¿qué asuntos pendientes tengo y no he tenido tiempo de resolver?, ¿cuándo los vas a empezar a resolver?, ¿cómo los vas a resolver?, ¿es importante resolverlos?.

Espero que esta información te lleve a tomar acción en las cosas importantes de tu vida.


Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 303 Volumén 2: ¿Qué pendientes Tienes?

Tienes que ver esto también




No hay comentarios :

Publicar Comentario: