sábado, 12 de abril de 2014

¿Porqué Tienes Problemas Económicos? parte 2/2

¿Te mereces ser Próspero? 
Otro aspecto importante para mejorar tu situación económica es creerte merecedor: ¿Te crees merecedor de prosperar económicamente? ¿O no eres lo suficientemente, bueno/a, lista/o, etc.., como para merecer la prosperidad que deseas? 

Cuando tenemos un trabajo que no nos gusta, que nos pagan mal, o no cobramos lo suficiente por nuestros servicios, en algún lugar de nuestra conciencia, creemos que no valemos lo suficiente como para trabajar o ganar dinero realizando lo que nos apasiona. Es necesario creerse merecedor de vivir la vida que nos gusta y tener abundancia y prosperidad.

Para cambiar el Pensamiento Promotor lo primero que hay que hacer es invertir el paradigma pensamiento-palabra-obra. ¿Recuerdas el viejo adagio: “piénsalo antes de hacerlo”?

Bueno, pues olvídalo. Si quieres cambiar un pensamiento raíz, tienes que hacerlo antes de pensarlo.

Por ejemplo: vas andando por la calle y te cruzas con una anciana que pide limosna. Te das cuenta de que está en los huesos y de que sobrevive día tras día. Instantáneamente sabes que, por poco dinero que des, seguramente tienes el suficiente como, para compartirlo con ella. Tu primer impulso es darle algunas monedas. Una parte de ti incluso está dispuesta a meter la mano en el bolsillo buscando algún billete de cien. ¡Que demonios! ¡Será estupendo para ella! ¡Ayúdala!

Entonces, aparece el pensamiento. ¿Estás loco? ¡Sólo tenemos doscientos pesos para pasar el día! ¿Y quieres darle cien a ella? Entonces tu mano empieza a vacilar.

Otra vez el pensamiento: ¡Eh, venga ya! ¡No tienes tanto como para que vayas regalándolo! ¡Por lo que más quieras: dale algunas monedas y lárgate!

Rápidamente buscas en tu otro bolsillo tratando de sacar algunas monedas. Pero tus dedos sólo tantean monedas de a diez pesos. Te sientes turbado. ¡Tú, tan bien vestido y tan bien alimentado, vas a darle a está pobre mujer que nada tiene unos pocos pesos!

Tratas en vano de encontrar al menos una moneda de a cinco pesos. ¡Ah!, aquí hay una, en el fondo del bolsillo. Pero entre tanto has pasado de largo, sonriendo tristemente, y ya es demasiado tarde para volver atrás. Ella no consigue nada; y tampoco tú consigues nada. En lugar de la alegría de ser consciente de tu abundancia y de compartirla, ahora te sientes tan pobre como la mujer.

¿Por qué simplemente no le diste el billete? Tú primer impulso fue ese, pero luego se interpuso tu pensamiento.

La próxima vez, decide actuar antes de pensar. Dale el dinero. ¡Adelante! Tienes suficiente, y conseguirás más. Ese es el único pensamiento que te diferencia de la mujerTú sabes con certeza que conseguirás más, mientras que ella no lo sabe.

Cuando quieras cambiar un pensamiento raíz, obra de acuerdo con la nueva idea que tengas. Pero debes actuar con rapidez, o tu mente matará la idea antes de que te des cuenta. Y lo digo literalmente. La idea, la nueva verdad, morirá ante ti antes de que hayas tenido la oportunidad de ser consciente de ella.

Así pues, actúa con rapidez cuando surja la oportunidad; y, si lo haces bastante a menudo, tu mente pronto hará suya la idea. Y será tu nuevo pensamiento.

Una nueva conciencia es tú única posibilidad. Es tu única oportunidad real de evolucionar, de crecer, de ser de verdad Quién Realmente Eres.

El Agradecimiento 

Otro aspecto importante para sanar nuestra relación con el dinero es ante todo “Agradecer”.

Cuando agradecemos lo que ya tenemos, le estamos diciendo al Universo que reconocemos nuestras bendiciones y abrimos la puerta a más regalos. 

Cuando pedimos desde la carencia, nos estamos concentrando en lo que no tenemos. Si le decimos al Universo, “estoy cansada de este trabajo aburrido y estúpido”, no estamos conectando con la energía de la abundancia. Por el contrario nos estamos conectando con la escasez. 

Sin embargo, si le decimos al Universo, “Agradezco este trabajo porque ha cumplido su misión”, pero ahora me abro a un trabajo que valore mis talentos y aptitudes y que me gratifica también económicamente” En este caso, estamos conectando con la abundancia infinita del Universo, porque sabemos que nos MERECEMOS un trabajo satisfactorio a todos los niveles. 

Escribe una lista de agradecimiento
Una manera rápida de conectar con la abundancia del Universo es escribir una lista, todos los días, de 50 cosas que agradeces de tu vida. Hasta las más insignificantes y que los que vivimos en países ricos, damos por hecho, como: el agua caliente de nuestra ducha, nuestra cama reconfortante y calentita, nuestro abrigo que nos protege del frío, el café que nos tomamos todas las mañanas, el transporte, etc…

Otras Actitudes Importantes que atraen Dinero y Prosperidad:
Honrar tu tiempo y tu valía
Dar y recibir libremente
Abrir tu corazón
Esperar Siempre lo mejor
Actuar con Integridad y honestidad
Aplaudir el éxito de los demás
Tomar las riendas de tu vida
Creer en tu abundancia
Creer en ti, confiar en ti y amarte como eres
Considerarte a ti misma la fuente de toda abundancia
Seguir el camino con alegría y amor
Expresar gratitud y agradecimiento
Pensar en objetivos claros
Centrarte en lo que te apasiona y apostar por ello
Darte permiso para tener bienes materiales
Confiar en tu capacidad de crear abundancia y prosperidad!!!


Quiero que te quedes con esta idea: Lo que logres en tu vida, esta más directamente relacionado a lo que TU CREES que puedes lograr y piensas que TE MERECES, que a tu capacidad personal de generar lo que deseas. Eso lo transmites al Universo y es lo que logras.

Esta en ti lograr ¡una vida llena de PROSPERIDAD Y ABUNDANCIA!

Ver parte anterior

Del Taller de Autoestima de Juan Carlos Fernández. Capítulo 151 Volumén 2: ¿Porqué Tienes Problemas Económicos?

Tienes que ver esto también




1 comentario :

  1. gradioso el articulo y todo lo k dice muchas gracias x transmitirlo y k llegue a todo aquel k lo necesite....gracias..

    ResponderEliminar

Publicar Comentario: